Archives for Octubre, 2006

Cadena trófica (del griego throphe: alimentación) es el proceso de transferencia de energía alimenticia a través de una serie de organismos, en el que cada uno se alimenta del precedente y es alimento del siguiente… Cada nivel de la cadena se denomina eslabón. En una cadena trófica, cada eslabón obtiene la energía necesaria para la “vida” del nivel inmediato anterior… Teniendo en cuenta estas premisas, la cadena trófica de todo ecosistema formado por un conjunto de seres vivos, en los que unos depredan sobre los otros, puede ser representado por una pirámide donde los organismos se situan en uno u otro nivel dependiendo de su grado de depredación sobre el resto de organismos con los que interacciona y siendo la amplitud del nivel que ocupan directamente proporcional al número de organismos que lo conforman. Así en la base de la pirámide, el nivel más amplio, se situan los organismos denominados “productores”, aquéllos que no depredan sobre ningún otro organismo (forman el nivel inferior de la cadena trófica), y en orden ascendente se van colocando los “depredadores” en niveles que decrecen conforme nos acercamos a la cúspide. Éste es el lugar destinado al “superdepredador” del ecosistema (nivel superior de la cadena trófica); de esta manera un gran número de “productores” mantienen a un número muy reducido de “superdepredadores”. Mi mayor problema no es que actualmente haya pasado a formar parte del nivel inferior de la cadena trófica, sino que la puta pirámide se ha invertido: sólo estoy yo para darles de comer a un gran número de “superdepredadores”…


El hambre ya no es lo único que me acecha desde los rincones más escondidos de mi subconsciente. La soledad y precisamente el miedo ha estar solo para el resto de mis días, que quizás no sean muchos, es lo que está minando mi determinación de seguir adelante. Todo va de mal en peor….


Parece mentira como en tan poco tiempo empiezas a echar de menos ciertos “lujos” que pasan desapercibidos en nuestra vida cotidiana. Agua corriente (sin necesidad de ser caliente), una luz que se enciende al dar el interruptor, el plato precocinado calentándose con el leve rugido del microondas, la música sonando por la casa, bajar a la calle para ir a buscar una barra de pan… Todo esto se ha perdido desde esta mañana.


Hoy he amanecido como el día, triste y lluvioso. Mientras que el sol pugnaba por escapar del abrazo de los grises nubarrones, yo ni me planteaba el salir de entre las sábanas que me ataban. A pesar de repetirme constantemente que hacia ya varias horas que me tendría que haber levantado, la cama y yo estábamos fusionados… Tenía tan poco ánimo por levantarme como el sol por lucir en un cielo despejado. Ni tan siquiera el hecho de tener tres días de fiesta por delante me ha hecho sentir mejor. Quizás sea por haber trabajado todo el finde, incluyendo el puente que no he podido disfrutar, quizás sea por la fecha que se cierne sobre mi cabeza, quizás sea porque para ella no existo, quizás… “Poate ca e ploaia”.


Hace tiempo ya hablamos del mítico videoclip de Michael Jackson, Thriller. Ese video que dejó atrás a una juventud traumatizada, esas generaciones infantiles que por aquel entonces lo veíamos y nos escondíamos detrás del sofá, gran parte de ellos somos ahora fans de los zombies. Quién lo iba a decir! Parece ser que en India […]