Menú Cerrar

Mes: enero 2010

Crónica de la novela «Zoombi»

Y digo crónica porque no me gusta llamarlo crítica, más que nada porque no hay nada a criticar, y siempre me ha hecho gracia el uso que se le da a la palabra. Bueno, al trapo.

Debido a mi «otra vida» (si, los que administramos este blog tenemos otras vidas, lo del frikismo se lleva en la sangre pero hay que comer) no he tenido tiempo ni de actualizar el blog como se merece ni de leer todo lo que tengo pendiente en mi montaña de libros.

Pero queria hacer un alto en mi camino para hablaros del libro Zoombi, de Alberto Bermúdez. Como bien ha definido el propio autor, se trata de una novela de zombis diferente. ¿Y qué la hace diferente? Vamos a echar un vistazo:

Zoombi

  • Se desarrolla en un pueblecito de España de nombre nunca mencionado, así que podria perfectamente ser el tuyo.
  • La narración, pese a ser del tipo diario en primera persona, es diferente a lo que había leído con anterioridad en este estilo.
  • El carisma de los personajes. Parece mentira como hasta se les llega a tener cariño y a temer realmente por sus vidas cuando las pasan canutas. Además, es de los pocos libros de los que acabo recordando los nombres de más de cuatro personajes, lo que para mi ya lo ha hecho grande.
  • Tiene un sentido del humor muy de aquí, a lo zombies party pero a lo ibérico, creando situaciones que nos pueden llevar a lo absurdo.
  • Es capaz de hacerte sonreir durante la mayor parte del relato, algo muy difícil en una novela.
  • Casquería. Toda novela, relato o película de zombies tiene vísceras en abundáncia, y esta no podía ser menos… igual hasta más escatológica que de costumbre.

Es difícil hablar de ello sin decir nada del libro porque no quiero hacerlo, quiero que sus futuros lectores disfruten de la sorpresa tanto como yo al leerlo.

El libro ha sido editado en primera instáncia por el própio autor, cosa que ya podéis imaginar que le ha llevado muchísimo trabajo (podéis mirar cómo fué el proceso leyendo su amenísimo Writing Off) y que para mi, solo por eso, ya merecía ser leído el primero, con lo que instantáneamente pasó a ser el primero de la pila.

La sensación al empezar a leer es mayormente de curiosidad, porque me despertaba mucha a medida que iba avanzando en la lectura. A decir verdad me gusta hablar del libro en términos de «escenas» como si de una película se tratase, ya que las situaciones propuestas por el autor están muy bien descritas y hacen volar tu imaginación, haciendote estar en medio de la escena, viendo a los personajes, sus reacciones y hasta imaginarte lo que deben esta pensando sin que el narrador nos lo diga.

En resúmen, para mí debería ser uno de los imprescindibles en cualquier biblioteca de aficionados al género.

Marcha Zombie Madrid 2010

La Marcha Zombie Madrid 2010 va tomando forma y promete ser uno de los acontecimientos zombísticos del año, como ya lo fué del año pasado. Será el próximo 27 de febrero.

Ya podeis comenzar a inscribiros para ser Fotografo a concurso o ser Zombie a Caracterizar.

Si, uno puede ser las dos cosas fotografo y zombie, zombie y fotografo concursando, justamente es lo que nos gustaria que el fotografo-zombie fuera uno mas en esta Marcha Zombie Madrid 2010.

Zombies una vez inscritos recibireis en el plazo de un par de semanas la CITACION con la hora para maquillaros el sabado 27, los primeros inscritos seran los ultimos en venir a maquillarse ,tenemos plazas limitadas asi que por favor ser puntuales y si alguien no pudiera asistir ese dia a esa hora POR FAVOR avisarnos para poder dar la hora a otra persona. Iremos dando las horas de atras adelante cuanto mas tardeis en inscribiros mas tendreis que madrugar para maquillaros.

Debeis de llegar a LKM-La Casa del Maquillaje en c/Jorge Juan 85 bjo Izq ya vestidos con vuestro zombie asi seremos todos mas rapidos en caracterizaros y podremos cumplir con las horas dadas.

Flyer

Uno de los videos promocionales, creado por Cementerio de Histórias:

Desayuno con Alberto Bermúdez, autor de Zoombi

Café sangriento

Aprovechando nuestra proximidad geográfica, este miércoles mañana he podido compartir un café con Alberto Bermúdez, el autor de la novela Zoombi que será publicada esta primavera por Dolmen.

Después de ver que tenemos más cosas en común de las que habíamos imaginado, hemos estado hablando de lo difícil que lo tienen los nuevos autores para ver publicado su trabajo. Siempre se considera a lo inglés un producto superior ya solo porque está en inglés, mientras que multitud de trabajos de calidad pueden no llegar a ver la luz.

La solución para ello es hacer lo que ha hecho Alberto, la autoedición. Es un camino duro, pero ya se sabe que nunca nadie regala nada por nada. Imaginar la cantidad de horas de trabajo que hay detrás de escribir un libro, sumadlas a la cantidad de horas que puede haber maquetando ese texto para imprimirlo en un libro, hacer el encarga ala imprenta y una vez hecho, ponerse a distribuirlo por librerías.

Podéis ver un poco como ha ido yendo todo gracias a su Writing Off (podéis descargarlo aquí o en la web del autor), donde nos cuenta cómo empezó todo. Creo que es de lectura obligada, para todos los que piensen «ey, me gustan los zombies, voy a escribir un libro» (es lo primero que se suele pensar cuando te gustan los zombies… :P) y para los lectores, tanto de nuestro blog como de su libro.

Estoy seguro de que os gustará.

Por nuestra parte, ya repetiremos con otro café otro dia. Seguiremos informando.

La bóveda del fin del mundo

Así es como se llama el depósito más grande del mundo de semillas (Doomsday Vault). Este depósito está situado en el archipiélago noruego de Svalbard, y está gestionado por la Global Crop Diversity Trust.

Entrada a la bóveda

Me recuerda a Alien vs Predator…


Se creó en 2007 para salvaguardar la biodiversidad de las espécies de cultivo que sirven como alimento. Tras un túnel de 130 metros de profundidad excavado en piedra arenisca están los almacenes con capacidad para 2.000 millones de semillas, que sólo serán extraídas en caso de que la espécie se agote o destruya. Mientras tanto, estarán conservadas a -18 grados, lo que garantiza una baja actividad metabólica y un perfecto estado de conservación durante siglos.