Ya llegó el frío. Este año ha tardado, pero parece que finalmente ha llegado. Menos mal que el AZ todavía no ha acaecido y podemos disfrutar de una de las mayores comodidades de nuestra sociedad: la calefacción.

EP1

¿Pero que sucedería si no fuera así? Aquí os dejamos una sencilla solución, la estufa de los pobres (candle heater).

Este invento, que al parecer se remonta a los albores de la 2GM, se ha visto empujado a primera plana de la actualidad al haberse convertido en viral un video en el que se explica su construcción y funcionamiento.

Debido a ello también se ha generado un acalorado debate, principalmente sobre su supuesto poder calorífico y sobre si resulta realmente más barato calentar una habitación de esta forma o con otro tipo de calefacción (gas, electricidad, gasoil, …). Debates a banda sobre su coste económico, que en caso de AZ poco nos importaría, y habiendo comprobado en la práctica su eficacia, aunque limitada hay que señalar, consideramos pertinente daros a conocer este ingenioso invento para que podáis contar con él como recurso para sobrevivir a las frías noches que sin duda se darán durante el AZ.

El sistema de funcionamiento es sencillo y se basa en aprovechar el calor generado por 4 velas de té. Para ello solo se necesita las susodichas 4 velas de té, las cuáles podrían ser cambiadas por otras de otro tipo, una bandeja o soporte resistente al calor y dos tiestos de diferentes tamaños (que uno quepa dentro del otro).

ep2

Las velas se colocan en el recipiente que hace de soporte, se encienden y se coloca encima el tiesto más pequeño, de forma que las cubra pero que no tape completamente la entrada de aire. Se tapa el agujero que tiene el tiesto pequeño en el centro (desagüe) y se cubre todo con el tiesto grande, de forma que también queden entradas de aire.

De esta forma se consigue que el poder calorífico de las velas se concentre en el tiesto pequeño, el cuál a su vez calentará el aire que se encuentra en el espacio comprendido entre uno y otro tiesto, circulando y calentandose por convección.

Como siempre es mejor una imagen que mil palabras, aquí os dejo el video en el que se explica su construcción y funcionamiento:

Como se puede ver, se pueden realizar variaciones sobre el mismo principio:

ep3

Puntos en contra

Como he mencionado anteriormente, se ha generado un gran debate entorno al uso de este sistema de calefacción. Dejando de banda si resulta más barato económicamente comparado con otros sistemas basados en gas o electricidad, cosa irrelevante en caso de AZ, deberíamos centrarnos en si resulta o no eficaz para calentar y si no resulta peligroso su uso, tanto por posibilidad de iniciar un incendio como por generación de CO y CO2.

Por lo que he podido leer en los diferentes artículos que he consultado, cada vela daría entre 40-52 W, lo que correspondería a 320- 408W (las cifras son muy dispares, hay quien llega a afirmar que cada vela podría producir 80W). Según algunas afirmaciones, basadas en los diversos cálculos en las que se basan, esto sería suficiente para calentar una estancia de unos 15m3 , suponiendo que estuviera bien aislada del exterior, unos 12º C por encima de la temperatura externa. Otras afirmaciones indican que su bajo poder calorífico sería insuficiente…

Respecto a la producción de gases perniciosos y al consumo de oxigeno, hay quien afirma que 5 velas de ese tipo necesitarían alrededor de 150 litros de oxigeno para quemar, produciendo a su vez 100 litros de CO2 y 100 litros de vapor de agua. Esa producción de CO2 en una habitación del tamaño anteriormente citado, 15 m3, equivaldría a una concentración de 1000 ppm de CO2, superando el límite de 800 ppm establecido para considerar que la calidad del aire es buena y acercándose a la cifra de 1400 ppm considerada como indicadora de una mala calidad de aire. Según esta misma afirmación, sería necesario ventilar la habitación cada 22’5 minutos, es decir, casi 3 veces por hora, lo que imposibilitaría subir la temperatura de la misma.
Otras afirmaciones alertan de la grave posibilidad de iniciar un incendio al golpear el invento, produciendo que se derramase su contenido, o que directamente la parafina de las velas entrara en ignición debido a la alta temperatura que adquirirían dentro de la “cámara de combustión”.

A la práctica

Como he mencionado anteriormente, los dos puntos que nos interesan es su eficacia, es capaz de calentar correctamente, y su inocuidad, no es un peligro potencial por asfixia o iniciador de un incendio.

La estufa calienta realmente. En el tiesto exterior se pueden colocar las manos y se notará caliente, pero el interior alcanzará tal temperatura que deberá ser retirado con el auxilio de alguna herramienta o utensilio bajo pena de producir serias quemaduras. A pesar de lo relativamente fácil que resultaría saber cuál es el aumento de temperatura que produce, lo cierto es que durante las pruebas no tuvimos la precaución de contar con el auxilio de un termómetro, así que no podemos reflejarlo mediante una cifra, pero sí mediante sensaciones: lo suficiente como para dar cierta calidez a un típico dormitorio individual.

Respecto al consumo de oxígeno, ciertamente ha de consumirlo para su combustión, pero más consumiría un fuego a tierra o una estufa de leña o carbón. Y sobre el CO2, el cálculo mencionado anteriormente y del que se deducía que la concentración sería de 1000 ppm y que por lo tanto se tenía que ventilar la habitación 3 veces /hora, no ha tenido en cuenta que dicha concentración se daría tras haberse consumido totalmente las velas, es decir, tras unas 4 horas de combustión, con lo que en todo caso solo sería necesario ventilar entonces. Aparte, antiguamente las velas se utilizaban, y en grandes cantidades, como fuente de iluminación, y me cuesta creer que la gente de entonces muriera intoxicada por el CO2 que generaban. De todas formas, que la habitación o refugio a calentar contase con un respiradero, creo que sería una buena opción. Curiosamente, de las dos pruebas que realizamos, sólo se notó un leve mareo en la de más corta duración, 4 horas, no notándose ningún síntoma en la de más larga duración (8 horas).

En fin, sea como sea, es un recurso de supervivencia tan válido como pueda serlo cualquier otra calefacción que se base en la combustión de un combustible (fuego a tierra, estufa de carbón, estufa de queroseno), eso sí, con sus ventajas y desventajas particulares.

Quiero agradecer a Olga por mostrarme esta curiosa estufa y a Sergio por haberse encargado de la parte práctica.

Fuente de la información y de las imágenes

La información e imágenes de este artículo han sido extraídas de las siguientes webs:

Noticia original en el confidencial.com

Artículo en contra en castellano en malaprensa.com

Artículo debatiendo su uso ( en inglés).

Artículo sobre otro tipo de estufa de velas (en inglés).

Imágen de portada.


3 Comments on “Estufa de los pobres”

You can track this conversation through its atom feed.

  1. Sammy says:

    Joder, al precio que se va a poner la luz y teniendo en cuenta que toda mi calefacción es eléctrica estoy por probarlo…

  2. Kreinox says:

    Yo lo he probado en casa y si que note que se calentaba, pero puse el termómetro y vi que solamente subió un par o tres grados, sin embargo la sensación térmica era mayor. por otra parte he de decir que el primer día me maree un poco pero no se si debido a la estufa o no, porque también estaba resfriado.

  3. sedz says:

    Creo que comparada con una fogata da muychas mayores ventajas, con la fogata uno se puede intoxicar mas facil, y nesesita mas combustible, un incendio es mas facil de iniciar y es visible, en cambio esta estufa es mucho mas facil de ocultar, y su eficacia tal vez no sea nada del otro mundo, pero para donde yo vivo, esa pequeña diferencia podra hacer que paresca finales de invierno cuando a penas es principio (o mediados)

Deja un comentario

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>