Menú Cerrar

Cómo sobrevivir en un piso

Barrer, fregar el suelo, quitar el polvo, limpiar el cuarto de baño, fregar los platos, poner lavadoras, cocinar, ordenar, hacer la cama, planchar, etc. Son unos de los tantos quehaceres diarios que pueden convertir nuestra vida en un verdadero infierno…

SP1

…o así será hasta que leas este fantástico artículo que hemos preparado para hacer que todas las tareas domésticas se tornen más fáciles y amenas.

Picaste…¿De verdad te lo habías creído? Aquí hablamos de cosas serias e importantes, como la supervivencia zombie, no de nimiedades.

Así que si eres un poco desastre con las tareas domésticas, acéptalo y busca una solución (vivir como un gorrin@, limpiar más o pagar a alguien para que lo haga), pero hagas lo que hagas, no dejes de prepararte para el Apocalipsis Zombie.

Un piso como refugio

¿Por qué escoger un piso como refugio en caso de un ataque zombie? Seguro que este ha sido el primer pensamiento que os venido a la cabeza, ya que un piso representa la antítesis de lo que todo el mundo consideraría como un refugio, tanto en el caso de un Apocalipsis Zombie como en el de otros desastres posibles.

Pero lo cierto es que la inmensa mayoría de los que nos preparamos para sobrevivir a los zombies, incluyendo el que suscribe estas palabras, se vería obligado a utilizarlo como refugio por una sencilla razón: no tenemos la pasta suficiente para costearnos un refugio anti zombie en condiciones, es decir, un refugio ubicado en una remota localización pero bien comunicado, autónomo energéticamente, con capacidad de producir alimentos y sobretodo seguro ante el ataque de los zombies (y de los merodeadores), por lo que nos tendremos que contentar con nuestra residencia habitual.

SP2

Sí, ya sé que me diréis que existen lugares así a los que nos podremos desplazar en caso de Apocalipsis Zombie, pero una de dos, o estarán abandonados, con lo cual mayoritariamente no serán aptos para vivir salvo una gran remodelación/ adaptación/preparación (algo difícil de hacer en caso de AZ) o estarán ocupados por sus legítimos o ilegítimos propietarios, lo cual podría dar lugar a letales problemas de convivencia.

Así pues, aunque estos lugares existen y los tendremos en cuenta, solo podemos contar con lo que realmente disponemos. Y la mayoría, de lo que disponemos es de un piso donde vivimos (en futuros artículos trataremos otras viviendas como refugios).

Otros motivos por los que utilizar el piso como refugio, aparte del hecho que sea nuestra residencia habitual, pueden ser muy variados, abarcando desde una recomendación gubernamental que nos obligue a quedarnos en nuestros domicilios (en los primeras etapas de un ataque zombie, por ejemplo) hasta que un buen día nos levantemos para ir a trabajar más tarde de lo habitual y nos encontremos con que el Apocalipsis Zombie ha acontecido.

Además, considero que sería muy negligente no prepararse para sobrevivir a los zombies en una de las localizaciones en donde mayor tiempo pasamos y que, por así decirlo, podría convertirse con bastante probabilidad en nuestra primera línea de defensa y supervivencia ante los zombies.

Supervivencia a corto plazo

Sea como sea, salvo que seamos muy afortunados, dispongamos de mucho espacio y nos hayamos preparado muy a consciencia, hemos de tener claro que en un piso solo vamos a poder sobrevivir a corto plazo, básicamente porque no dispondremos de espacio suficiente para generar alimentos ni conseguir agua, con lo que solo contaremos con lo que hayamos almacenado previamente y con lo que pudiéramos encontrar en el futuro, suministros finitos en todo caso.

Por lo tanto debemos tener clara la temporalidad de este tipo de refugio, lo que no quiere decir que tengamos la prioridad de abandonarlo, pero sí que seamos conscientes que posiblemente llegará el momento en el que tendremos que hacerlo.

Otra de las características, ya mencionada de pasada anteriormente, es que solo podremos contar lo que dispongamos dentro del mismo, por lo que es conveniente ir almacenando suministros básicos y necesarios en la mayor cantidad posible, ya que no sabemos, a diferencia de otras catástrofes, cuánto tiempo podría durar nuestra reclusión debida a la amenaza de los zombies.

Sobre que suministros almacenar, recomiendo aplicar la regla de oro en supervivencia del 3…3 minutos sin aire, 3 días sin agua y 3 semanas sin alimentos es lo que puede llegar a sobrevivir un ser humano promedio. A partir de aquí que cada uno haga sus cuentas, pero que sobretodo planifique con antelación.

Planes con antelación

La primera premisa básica de todo refugio es que ha de protegernos de la amenaza a la que nos enfrentamos y a la que deseamos sobrevivir, en este caso, los zombies.

Por lo tanto lo primero que debemos hacer es garantizar la imposibilidad que los zombies nos alcancen dentro de nuestro refugio, tanto provenientes del exterior como de pisos o edificios colindantes.
Para ello cerraremos bien todos los accesos que existan, tales como puertas (las cuáles nos arrepentiremos de no haber cambiado por otras más robustas o blindadas), ventanas sin rejas que estén a una altura accesible, zonas de acceso desde los balcones de las viviendas vecinas, patios de luces, accesos desde el parquing comunitario, etc., con los materiales y herramientas que cuidadosamente hayamos ido almacenando para este fin. Quizás sobre mencionarlo, pero los pisos ubicados en las plantas superiores disponen de una protección extra con respecto a los que se encuentran en las plantas bajas.

Lo siguiente a tener en cuenta es no convertir nuestro refugio en una ratonera sin salida, para lo que deberíamos tener preparada una o varias rutas y formas de salida y entrada alternativas, ya sea mediante el uso de cuerdas, escaleras de aluminio, tirolinas, paracaídas, etc. Los motivos por los que podríamos querer salir pueden ser variados, desde que los zombies hayan penetrado en nuestro refugio hasta que la seguridad del mismo se vea comprometida por incendios, vecinos poco amistosos u otras eventualidades.

SP4

Una vez garantizada la seguridad del refugio, lo siguiente a tener en cuenta sería el almacenamiento de agua y víveres, disponer de un sistema independiente de iluminación, calefacción y/o preparación de alimentos, a poder ser procurarse una fuente de energía alternativa, así como prever otras condiciones particulares de cada caso en concreto (medicamentos particulares, comida para bebés o mascotas, etc).

Agua y alimentos

Aunque a pesar que cuando el AZ acontezca nos dé tiempo de llenar bañera, bidet y otros recipientes con el agua del suministro todavía no interrumpido, deberíamos haber sido suficientemente previsores como para almacenar un mínimo de 2 litros/día por ocupante, ya que será con esta reserva con la que realmente podremos contar. No estaría de más, aparte de almacenar agua directamente, preparar todo lo necesario para recoger las agua pluviales y reutilizarlas, así como disponer de un sistema de filtrado o purificación que permita tratar cualquier agua cuya salubridad no podamos garantizar de origen. Recomiendo guardar los envases de agua vacios ya que pueden ser muy útiles.

De ser posible debería dejarse beber lo necesario a cada uno según sus necesidades, no racionándose el consumo de agua por debajo de ¾ de litro al día (de ser necesario es más aconsejable reducir la actividad y mantenerse fresco, para disminuir al máximo la deshidratación).

Al contrario, para usos higiénicos deberemos restringir mucho el consumo de agua, utilizando la mínima indispensable y, en todo caso, priorizando el uso de aguas recuperadas o no tratadas (no aptas para consumo) en función del uso concreto que les queramos dar y consumiendo, bebiendo, el agua cuya potabilidad esté garantizada. Por ello podremos consumir el agua almacenada en las tuberías, la obtenida del calentador de agua sanitaria (siempre y cuando éste no haya sufrido daños) y las de la descongelación de los cubitos de hielo pero destinaremos a otros usos el agua contenida en los radiadores, en las calderas de calefacción, la del depósito del WC, en la piscina o fuentes ornamentales, así como cualquier otra cuya procedencia sea dudosa o desconocida y no podamos tratar convenientemente.

Sobre los métodos de tratado del agua, serían los típicos de toda situación de supervivencia, los cuáles repasaremos en un artículo independiente debido a su importancia, pero ha de quedar claro que para no enfermar de disentería, cólera, tifoidea, etc. no se ha de consumir ninguna agua de potabilidad dudosa que no haya sido tratada, y por consumir me refiero a ingerir, lavar o preparar alimentos, lavar platos, lavarse las manos o cepillarse los dientes con ella.

SP3

Respecto a la comida, lo prioritario sería consumir aquellos alimentos que sean perecederos, para evitar se echen a perder, principalmente los que se encuentran en el frigorífico o en el congelador. A continuación, ir consumiendo los alimentos almacenados intentando mantener una dieta lo más variada posible pero teniendo en cuenta sus fechas de caducidad.

Si una característica importante de los alimentos almacenados vendría determinada por su lejana caducidad, otra característica importante a tener en cuenta sería su posibilidad de ser consumida sin necesidad de cocinarla, lo que en caso de interrupción del suministro de gas o electricidad sin disponer de un método de cocción alternativo sería esencial. Mientras se disponga de medios para cocinar, vale la pena consumir los alimentos que se tengan que elaborar y reservar los otros para cuando no se dispongan de medios suficientes.

Como regla general aplicar el sentido común y no comer ningún alimento con un color, textura, aspecto u olor sospechoso, ni ningún alimento que pareciendo en buen estado, haya estado contenido en un recipiente o lata que esté inflada, golpeada o oxidada o si ha entrado en contacto con agua u otras fuentes de contaminación posibles

Por último, respecto a la comida, es muy importante mantener una estricta higiene tanto con los utensilios con los que se prepara o consume, así como con las manos y con los residuos que se generen, no debiendo estar estos en el mismo espacio donde se almacenen, se preparen o se consuman los alimentos.
Sobre las cantidades a almacenar, siempre serán pocas, y deberíamos priorizar los alimentos enlatados, envasados, secos, curtidos, curados, etc. que no necesiten refrigeración para su conservación ni cocción o preparación. Calculad unas 1500-2500 calorías por persona/día, en función de su actividad y constitución, e id haciendo cuentas, recordando que el agua, más que la comida, será el factor limitante que nos haga tener que salir de nuestro refugio (3 días sin agua y 3 semanas sin comida, pero con agua).

He olvidado mencionar que tanto el agua como los alimentos sería aconsejable almacenarlos en un lugar seco, fresco y fuera de la acción directa de los perjudiciales rayos del sol.

En futuras entregas acabaremos de abordar los temas que hemos dejado pendientes sobre cómo sobrevivir a un Apocalipsis zombie utilizando un piso como refugio.

Fuentes de las imágenes

Imagen 1: eslife.es
Imagen 2: Atlas Survival Shelters
Imagen 3: csmonitor.com
Imagen 4: Supervivencia.org

3 Comentarios

  1. ToniZ

    ¡Muy buen artículo! Aunque encuentro a faltar ciertos aspectos que espero se expliquen en las futuras entregas, tales como sistemas de aviso, fortificaciones, etc.

    Sobre el agua, ¿realmente es posible sobrevivir con 2 litros al día por persona? ¿Podrías citar la fuente que indica esta cantidad?

    Gracias.

  2. Pelos

    Lo cierto es que hay muchas diversas fuentes que citan otras tantas dispares cantidades de agua/persona/día necesaria para sobrvivir (desde los 2 litros a los 7), algunos de los cuales son variasciones lógicas en función de si se tiene en cuenta solo el agua para beber o también para asearse, cocinar, etc. pero otras no.

    Así que he mencionado la que he adoptado yo por referencia, por ser la más baja que he encontrado (y por tanto la mínima) y que corresponde a la que indica la FEMA en su manual ¿Está Listo? (Are yo ready?), con el correspondiente redondeo al pasar de galones a litros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *