Una manera de imaginarse cómo se podria expandir una epidemia, ya sea de un virus zombie o de cualquier virus, es echar la vista hacia atrás y ver qué ha ocurrido en la antiguedad.

Precisamente vamos a hablar hoy de la que ha sido una de las mayores pandemia en la historia de la humandidad, la que asoló Europa en el siglo XIV y mató a cerca de un tercio de la población europea. Aproximadamente 25 millones de muertes tuvieron lugar sólo en Europa junto a muchas otras en África y Asia. Algunas localidades fueron totalmente despobladas con los pocos supervivientes huyendo y expandiendo la enfermedad aún más lejos.

La mayor parte de los científicos cree que la peste negra fue un brote de peste bubónica, una terrible enfermedad que se ha extendido en forma de pandemia varias veces a lo largo de la historia. La peste es causada por la bacteria Yersinia pestis que se contagia por las pulgas con la ayuda de la rata negra (Rattus rattus), que hoy conocemos como rata de campo. Dejó marcada la población Europea a mediados de la Edad Media, por la falta de higiene y por la medicina poco avanzada que existía (Casi ninguna).

La peste bubónica

La peste bubónica es una enfermedad infecciosa aguda extremadamente rara y su nombre procede de la palabra latina bubon que significa ingle.

Se trata de una zoonosis (enfermedad que afecta particularmente a los animales, y que puede ser transmisible al hombre) de la que aún se producen brotes en regiones donde las condiciones de la vivienda y de higiene son deficientes.

Tras un periodo de incubación de entre dos a ocho días, aparece bruscamente un cuadro de fiebre, cefalea (dolores de cabeza), escalofríos y astenia (debilitación del estado general). Después de algunas horas o días los pacientes notan la presencia del bubón, que es una adenopatía dolorosa al tacto, de 1 a 10 cm. de diámetro, que se localiza generalmente en las regiones inguinal, axilar o en el cuello y que en ocasiones pueden supurar.

La palpación de la adenopatía (inflamaciones de los ganglios) produce un dolor muy intenso y por debajo de la piel se palpa una masa firme y no fluctuante. Con frecuencia se acompaña de hepatoesplenomegalia (hígado y bazo anormalmente grandes) y es muy dolorosa.

Debe sospecharse la existencia de peste bubónica cuando una persona tiene síntomas tales como adenopatía, fiebre, escalofríos, cefalea y agotamiento extremo con antecedentes de posible contacto con roedores, conejos o pulgas afectadas.

Tratamientos y recomendaciones

La primera medida a tomar es aislar al paciente, para iniciar un tratamiento sintomático y de sostén. Para mantener este tratamiento se administra mucha agua al paciente para reponer líquidos y estabilizarlo.

El tratamiento antibiótico debe iniciarse lo antes posible, con estreptomicina como antibiótico de elección. La gentamicina, y tetraciclina son útiles cuando no se dispone de estreptomicina; el cloramfenicol debe administrarse en los casos de meningitis y de hipotensión pronunciada.

Los bubones remiten sin necesidad de tratamiento local, pero durante la primera semana de tratamiento pueden volverse fluctuantes y aumentar de tamaño y puede ser necesaria su incisión y drenaje.

En caso de epidemia se deberán administrar antibióticos por vía parenteral y aislar 48 horas a aquellos que presenten fiebre o tos de corta evolución. Los antibióticos preferidos como profilaxis en caso de epidemia de peste son las tetraciclinas o las sulfamidas.

La profilaxis (prevención) en áreas endémicas se basa en evitar la picadura adoptando medidas de protección contra roedores y pulgas. El control ambiental disminuye el riesgo de que las personas sean picadas por pulgas de roedores y otros animales infectados. Para prevenir los brotes de peste hay que adoptar medidas sanitarias para disminuir la población de ratas y otros roedores.

Así que ya se vé, la falta de higiene fué la causante de crear un caldo de cultivo para que la peste se expandiese gracias a las alimañas. ¿Puede ser que hoy en dia ocurra lo mismo? Probablemente no, al menos en lo que a higiene se refiere, pero puede ser que estemos contribuyendo a facilitar la expansión de otro tipo de infección, porque las hay de muchos otros tipos, y en el caso de una epidemia zombie, lo primero y más importante tiene que ser aislar la infección.

En próximos artículos iremos analizando otras infecciones que se propagan de manera diferente.

Datos médicos obtenidos gracias a Wikipedia y al artículo del Dr. Gustavo Castillo en la web Entorno médico.


4 Comments on “Epidemias: La peste negra”

You can track this conversation through its atom feed.

  1. TustyBrain says:

    Hola. Me pregunto si alguien ha hablado de Dead Set en este blog.
    Gracias.

  2. DoctorZ says:

    Creo que se hizo alguna anotación pero hace tiempo, cuando no habia tanta información como ahora.

    Queda apuntado para hacer una actualización sobre el tema, gracias!

  3. Esmeralda says:

    Todos han hablado de mil tipos de pandemia y del caos que han o podrían generar. Pero han pensado en nuevos tipos de enfermedades y convulsiones a causa de los CELULARES y su adicción! pues si, vi este video y la verdad es que me pareció loco no haberlo pensado antes
    http://www.youtube.com/watch?v=1d9N1Tf-6JA&feature=g-user-u

Deja un comentario

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>