Mucha gente considera que en caso de Apocalipsis zombie los primeros auxilios no serian unos conocimientos importantes de poseer, ya que todo el mundo sabe que si un zombie te muerde, estás muerto.

PAS_01

Nada más alejado de la realidad.

No me refiero a la afirmación categórica de que si un zombie te muerde ya estás muerto, de la que por otra parte también podríamos debatir largo y tendido, sino al hecho de menospreciar los conocimientos sobre primeros auxilios.

Saber aplicar unos primeros auxilios es uno de los conocimientos más importantes que podemos poseer en nuestra cómoda vida cotidiana, ya que nos permitiría poder salvar la vida de alguien, así que tanto más en caso de holocausto zombie.

El principal problema en caso de ataque zombie radica que los primeros auxilios se basan en la existencia de una cadena asistencial formada por diferentes eslabones, entre los que existe uno encargado de prestar la asistencia definitiva y el tratamiento adecuado que permita al herido recuperarse física y psicológicamente de las lesiones y secuelas que padezca y del que, lamentablemente, con casi toda seguridad careceremos en tales circunstancias.

Pero no por ello hemos de dejar de conocerlos y aplicarlos, ya sea porque a veces no será necesaria la existencia de dicha asistencia definitiva o porque aunque lo sea y sin disponer de la misma, siempre será mejor aplicar unas primeras curas por muy espartanas que sean, ya que aumentarán las posibilidades de supervivencia del herido, que quedarse de brazos cruzados.

Y si todo lo argumentado anteriormente no os convence sobre la necesidad de conocer sobre primeros auxilios en caso de Apocalipsis zombie, pensad que como mínimo si os podrá ser de gran utilidad en vuestra vida pre-apocalíptica.

Aparte tengo ganas de escribir sobre ello y crear una nueva categoría exclusiva, aunque encuadrada dentro de la de técnicas de supervivencia, por aquello que siempre le da más glamour y caché a la web.

Sobre el planteamiento de esta nueva categoría, tras pensarlo detenidamente y a pesar de la filosofía de nuestra web de explicar los conocimientos de supervivencia centrados en caso de ataque zombie y no limitándonos a repetir lo que se pudiese leer en otras webs sobre los mismos conocimientos para situaciones más habituales, en este caso particular sí que hemos considerado pertinente hacer un breve repaso de los conocimientos más generales, para de esta forma asentar una base que nos permitiera posteriormente ampliarla con otros conocimientos sobre primeros auxilios más avanzados.

De todas formas, por lo breve y somera que será, creemos conveniente, muy conveniente, que asentéis esta base de primeros auxilios no solo mediante los conocimientos que pudieseis obtener de nuestra web sino mediante la realización de un curso especializado como los que imparte la Cruz Roja u otros organismos similares.

Así ya, sin más dilación, vayamos al meollo del asunto.

PAS: Proteger, Avisar y Socorrer

PAS_02

El objetivo de los primeros auxilios es el de mantener las constantes vitales de la víctima, no agravando su situación ni la de las lesiones que tuviese y, de ser necesario, posibilitar y facilitar el transporte a un centro sanitario done pudiera recibir la asistencia definitiva.

Todo ello ha de realizarse con tranquilidad, teniendo en cuenta los diferentes factores o variables que han ocasionado el incidente, moviendo a la víctima con gran precaución y sólo lo imprescindible, no haciendo más que lo indispensable y solo aquello de lo que estemos totalmente seguros de hacer.

Los primeros auxilios se llevarán a cabo mediante tres fases, denominadas proteger, avisar y socorrer o PAS, siendo la eficacia con las que las realicemos crucial para determinar la utilidad de los primeros auxilios que apliquemos en la persona afectada.

Proteger

Consiste en prevenir el agravamiento de la situación, protegiendo a la víctima y al mismo que socorre de los peligros del entorno del accidente, creando un entorno seguro para atenderla. Para ello quién va a socorrer a la víctima debe cerciorarse de los posibles peligros que puedan afectarlo tanto a él como a la víctima y tomar las medidas necesarias para eliminarlos, protegerse de ellos o minimizar sus consecuencias.

En el caso concreto que nos atañe, un apocalipsis zombie, múltiples y variados serán los peligros que acechen tanto al herido como a quien lo vaya a socorrer, ya que nos encontraremos en un entorno altamente hostil, pero sin lugar a dudas el más frecuente será el de la presencia de zombies. Éstos limitarían o, según las circunstancias, podrían imposibilitar la posibilidad de aplicar los primeros auxilios a la víctima, por lo que resulta perentorio protegerse de su amenaza pero con la cautela de hacerlo de manera discreta para que no se atrajeran más. Por ello, en caso de no poder disimular o camuflar nuestra posición ni ser posible protegernos interponiendo algún elemento físico entre ellos y nosotros, quedando pues como último recurso el neutralizarlos, esto se debe realizar de la forma más silenciosa posible. Llegados el caso y, valorando la situación, se podría llegar a la decisión de evacuar rápidamente al herido hasta un lugar más seguro o discreto en el que atenderlo correctamente (como por ejemplo, en el caso de verse casi copados por un nutrido grupo de zombies).

PAS_03

El siguiente peligro ante el que nos podremos encontrar y del que nos debemos proteger es el de la presencia de otros supervivientes hostiles, aún cuando no hayan realizado todavía ningún tipo de acto violento contra nosotros, ya que precisamente podrían aprovechar la ventaja que supone que estemos ocupados atendiendo a un herido para atacarnos. Las directrices a seguir son las mismas que con los zombies, pero teniendo en cuenta que con casi toda seguridad son más rápidos y ágiles que éstos, mucho más astutos y posiblemente cuenten con armas con las que atacarnos a distancia. En el caso en concreto que dispongan de este tipo de armas, y especialmente las de fuego, es necesario neutralizar dicha amenaza de la forma más eficaz y rápida posible, posibilitando de esta manera la extracción de la víctima de la zona de amenaza, aunque de ello ya hablaremos con más detenimiento en futuras entregas.

Otras posibles amenazas son los peligros que han originado el propio accidente o lesión o los que se deriven del mismo (una explosión puede provocar heridos inicialmente y posteriormente por el derrumbe de estructuras cercanas, quemaduras por iniciar un incendio o como consecuencia de la atracción de zombies a la zona).

Como se aprecia, esta primera fase es de vital importancia ya que de no tenerse en cuenta, las consecuencias finales pueden ser mucho peores que las iniciales.

Aunque pueda parecer vil y egoísta, el primero que ha de protegerse es el propio superviviente que acude a socorrer a otro, ya que manteniéndose con vida es la única manera que tiene de prestarle una ayuda eficaz al herido, así como a otros posibles heridos, y evitando a su vez que otros supervivientes se pongan en peligro al tener que socorrerlo a él.

Por su parte la víctima, siempre que las circunstancias se lo permitan, puede intentar protegerse a sí misma, poniéndose a cubierto de la actividad hostil de la zona, escondiéndose o llegando a lugar seguro.

Avisar

También algunas veces aparece como alertar y consiste en comunicar la situación al contacto adecuado para conseguir ayuda lo más rápidamente posible.

Esto es crucial ya que sin una ayuda externa que pueda realizar la asistencia definitiva, de nada nos sirve aplicar los primeros auxilios ya que difícilmente podremos aplicar también el tratamiento definitivo por nosotros mismos, con lo que la víctima acabará falleciendo. Por ello se permanecerá cerca del herido para poder realizar las maniobras de urgencia necesarias y solo nos separaremos de él el tiempo imprescindible para conseguir ayuda (de ser dos personas quienes asistan a la víctima, uno de ellos la asistirá y el otro avisará).

Obviamente, si ya en el mundo normal dicha asistencia sanitaria puede tardar tiempo en llegar según las circunstancias en las que se dé el accidente, tanto más sucederá en caso de holocausto zombie, siendo lo más probable que directamente no exista o sea muy exigua. Pero en fin, seamos optimistas y pensemos que si contamos con ella y por lo tanto hemos de avisarla.

PAS_04

En el mundo pre-apocalíptico lo más sencillo es llamar al 112 (número de emergencias gratuito, con cobertura prioritaria y que puede llamarse desde cualquier móvil aun cuando esté bloqueado; ignoro qué número es el que corresponde a otras partes del mundo para activar el sistema de emergencias correspondiente) aunque existen otras opciones como postes de SOS en carretera, columnas DEA, comunicadores de ascensores, APPs que te georeferencian y activan los sistemas de asistencia, pulsadores de asistencia remota, etc. En un mundo plagado de zombies, en el que los sistemas de comunicaciones hayan caído, lo más seguro es que tendremos que comunicarnos vía radiofónica con algún enclave o refugio que conozcamos y que nos pueda brindar la ayuda que necesitemos.

La persona que avise del incidente debe:

– Identificarse dando nombre y número de teléfono o forma de contactarla, tanto porque las llamadas anónimas no inspiran confianza como para poder volver a contactar con el alertante en caso que la comunicación se interrumpa o se necesiten datos complementarios.

– Indicar el lugar en el que ha ocurrido el incidente de la forma más precisa posible (dirección, coordenadas UTM, distancias a otros puntos de referencia, etc.).

– Indicar el tipo de incidente ocurrido y las circunstancias del mismo, así como el número de afectados y su estado.

– Indicar el tipo de asistencia que se les está realizando o se les va a realizar.

La persona que avise no cortará la comunicación hasta que así se lo indique el centro con el que ha comunicado, respondiendo de la forma más breve y precisa posible a todas las cuestiones que éste le planteé y siguiendo en todo caso las indicaciones que le dé.

Socorrer

Es la tercera acción incluida en el PAS y consiste en atender a quién lo necesite a la espera de la llegada de la asistencia sanitaria adecuada.

De haber varios heridos, se debe atender en primer lugar al afectado que más riesgo o gravedad presente y/o el que más se beneficie de nuestra intervención.

Las situaciones en las que se han de aplicar nuestros conocimientos de primeros auxilios son situaciones tensas, por lo que en todo momento debemos mantener la calma, tranquilizando y dándoles confianza tanto a la persona auxiliada como a sus familiares y amigos.

También, frente a este tipo de situaciones, puede que no nos sintamos capaces de actuar, pero pensemos que siempre podemos ser útiles evitando que la gente se aglomere, controlando el tráfico, señalizando el lugar del incidente, vigilando para evitar nuevos daños, recabando datos sobre los heridos o su evolución y transmitiéndolos a quién pertoque…hay muchas cosas que se pueden realizar en beneficio del accidentado aún cuando no se conozcan o no se esté seguro de aplicar las técnicas de primeros auxilios.

Se tendrá mucho cuidado al mover a las personas afectadas, ya que en estos primeros momentos es muy probable que no conozcamos el alcance de sus lesiones, con lo que podríamos causar daños mayores y empeorar su estado. Por ello solo moveremos o manipularemos a la persona afectada en casos de extrema necesidad y siempre para prevenir un mal mayor.

Durante la fase de socorro, el principal objetivo es mantener las constantes vitales de la persona afectada hasta la llegada de la asistencia médica. Por ello se vigilará el estado y evolución de los heridos, realizando aquellas acciones necesarias para mantener o recuperar las constantes vitales, observando y actuando en la medida de lo posible sobre el estado de consciencia, la dificultad o ausencia de respiración y/o circulación, la presencia de hemorragias y la aparición del shock (de las constante vitales ya hablaremos en la próxima entrega, pero por el momento solo las mencionaré para que sepamos de qué estamos hablando: riego sanguíneo, respiración, temperatura y consciencia).

PAS_05

Dificultades y factores específicos en un AZ

En caso de Apocalipsis Zombie existirán una serie de factores específicos que afectarán o dificultarán la asistencia de las personas heridas que no se dan en el mundo pre-apocalíptico habitual (como mucho en áreas remotas y de difícil acceso o en situaciones de combate).

La primera de ellas es, al contrario de lo que puedan pensar algunos, la posible inexistencia de un servicio de emergencias o sanitario que se pueda hacer cargo de la evacuación y posterior tratamiento definitivo de la/s persona/s afectada/s, el cuál muchas veces requerirá de unos medios y/o conocimientos muy especializados para realizarlo.

La siguiente dificultad con la que nos encontrarnos al asistir a una persona herida en caso de ataque zombie es, esta vez sí, la presencia de muertos vivientes por doquier, así como también la presencia de otros supervivientes que se muestren poco amistosos y/o cooperantes, cuando no directamente beligerantes y violentos, con nosotros. En definitiva, la presencia de grupos hostiles, zombies y/o personas, que hagan asumir un riesgo adicional a quien socorre y que puede llegar a impedir que lo haga.

Por otra parte también nos encontraremos ante la limitación material, ya que solo dispondremos del material con el que carguemos y que posiblemente, por la situación en la que nos encontremos, será muy exiguo o no el más indicado.

Y por último, las condiciones físicas debilitantes que pueden afectar tanto a la persona accidentada como a quien la socorre, tales como desnutrición, deshidratación, cansancio extremo, estrés, ambiente extremadamente frío o caluroso, presencia de lluvia o nieve, malas condiciones lumínicas, etc.

En definitiva, y ya a modo de resumen y conclusión, tanto en el caso de encontrarnos en medio de un Apocalipsis Zombie como estar paseando plácidamente por las calles de una ciudad pre-apocalíptica, y a pesar de las dificultades que nos podamos encontrar especialmente en el primer caso, con los primeros auxilios se pretende evitar las llamadas “muertes evitables”, que no son más que aquéllas cuya mortalidad alcanza el 100% pero que a su vez pueden evitarse con la aplicación de unas técnicas sencillas de aprender y realizar y que requieren asimismo de poca experiencia previa para realizarse con éxito.


No Comments on “Primeros auxilios”

You can track this conversation through its atom feed.

No one has commented on this entry yet.

Deja un comentario

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>