Ya sea por ahogamiento, sobredosis o inhalación de substancias tóxicas, ataque al corazón o porque un zombie un tanto especial ha decidido meterle un puño en la boca a nuestro compañero hasta que deje de respirar, la reanimación cardiopulmonar es una técnica básica que todo el mundo debería conocer.

rcp01-01

Tan básica que si por mí fuera, haría que fuese obligatoria aprenderla en el colegio.

¿Qué es la reanimación cardiopulmonar?

La reanimación cardiopulmonar, de ahora en adelante RCP, es el conjunto de maniobras que se practican en caso de parada cardiorrespiratoria, de ahora en adelante PCR, con el objetivo de evitar la muerte de la persona que la ha sufrido.

Con la RCP hacemos llegar aire a los órganos vitales, especialmente el cerebro, realizando ventilaciones con aire respirado y haciendo circular la sangre oxigenada por bombeo del corazón mediante las compresiones torácicas.

La RCP ha de iniciarse lo antes posible una vez sufrida la PCR, ya que la celeridad en su aplicación aumenta las posibilidades de recuperación de la víctima. Esto es así porque desde el mismo instante en el que se produce la PCR, y por tanto dejan de llegar sangre y oxígeno al cerebro, empieza a producirse la muerte de neuronas que lo componen. Así, las posibilidades de supervivencia de una persona en función del tiempo tras sufrir una PCR vienen reflejadas por la Curva de Drinker:

rcp01-02

Como se aprecia, en poco más de 6 minutos la afectación del cerebro es tal que casi es imposible la recuperación del paciente. Por todo ello, como ya he dicho anteriormente, es muy importante iniciar la RCP lo antes posible y preferiblemente antes de transcurridos 4 minutos desde la PCR para evitar daños cerebrales graves.

30:2, el algoritmo de la RCP básica

rcp01-03

30 compresiones y 2 ventilaciones.

Así de claro, así de simple. Más adelante ya veremos algún pequeño matiz, pero de momento memorizar esa relación de compresiones y ventilaciones, porque podéis salvar la vida de alguien con ello.

Las compresiones se realizan de rodillas al lado de la víctima de la siguiente manera:

rcp01-04

1) Colocar el talón de una mano en el centro del pecho de la víctima (a la altura del pecho).

2) Colocar la otra mano encima de la primera, entrelazando los dedos de ambas y manteniéndolos hacia arriba.

rcp01-05

3) Inclinarse sobre el pecho de la víctima manteniendo los brazos rectos y extendidos (con los codos bloqueados) y la espalda recta.

4) Aprovechando el peso de nuestro propio cuerpo, presionar para comprimir el esternón unos 4-5 cm y a continuación dejar de presionar, pero sin perder el contacto entre nuestras manos y su esternón, de tal manera que el tórax recupere su posición inicial.

rcp01-06

Esto sería una compresión y deberían realizarse ciclos de 30 compresiones con una frecuencia de unas 100 compresiones por minuto, durando en cada una el mismo tiempo la presión y la liberación del tórax.

rcp01-07

Las ventilaciones o insuflaciones se realizan, una vez abierta la vía aérea, de la siguiente manera:

1) Tapar la nariz de la víctima, pinzándola con los dedos índice y pulgar.

2) Inspirar una vez y colocar nuestros labios alrededor de la boca de la víctima, sellándolos con fuerza.

rcp01-08

3) Insuflar el aire en la boca de la víctima de la boca a un ritmo constante, aprox. durante un segundo, comprobando que se eleve su pecho (de esta manera se “transfieren” unos 500-600 cc de aire que contiene suficiente oxígeno, entre un 16-18 %, para mantener la oxigenación de los órganos vitales).

4) Retirar la boca de la de la víctima y comprobar si su pecho desciende, es decir, expulsa el aire insuflado.

rcp01-09

5) Repetir los pasos del 1 al 4 e inmediatamente reiniciar el ciclo de 30 compresiones torácicas.

Es importante que, aunque no sea indispensable, es aconsejable utilizar algún método barrera entre las bocas de la víctima y de la persona que la socorre para evitar el posible contagio de enfermedades, ya sea directamente por vía aérea o por contacto con los fluidos que pudiera haber como consecuencia del tipo de lesión que presente la víctima (actualmente existen diferentes modelos de este tipo de elementos de barrera). En caso de duda sobre la posibilidad de contagio y/o falta de método barrera, la persona que socorre no está obligada a realizar las insuflaciones (se considera que en dicho caso las compresiones torácicas ya comprimen lo suficiente los pulmones para que realicen por ellos mismos el ciclo de inspiración/ expiración mínimo para la oxigenación de los órganos vitales).

Abrir la vía aérea

Como he mencionado al principio al hablar de las ventilaciones o insuflaciones, es primordial mantener la vía aérea abierta.

Siempre debemos sospechar que todo paciente inconsciente presenta obstrucción de la vía aérea superior como consecuencia de la atonía muscular, que hace que la lengua caiga hacia atrás obstruyendo la laringe, o por la presencia confirmada de cuerpos extraños.

rcp01-10

Así, deberemos hablar de las técnicas de apertura como de limpieza de la vía aérea en caso de obstrucción, siempre que los cuerpos extraños sean visibles y fácilmente extraíbles, no debiendo realizar barridos ni búsquedas a ciegas de cuerpos extraños en la cavidad bucal.

Para conseguir la apertura de la vía aérea se recomienda la maniobra denominada frente-mentón, que se realiza empujando hacia arriba el mentón con los dedos índice y corazón, colocados bajo la barbilla, mientras que la otra mano se coloca sobre la frente y a continuación se empuja ambas hacia atrás, produciendo la extensión de la cabeza y el desplazamiento de la mandíbula arriba y adelante, con lo que la lengua se despega de su base y permite el paso de aire.

rcp01-11

Esta maniobra está indicada en todos los casos de pérdida de conocimiento, pero ante un accidentado traumático y con posibilidad de lesión cervical, realizaremos una especie de maniobra frente mentón pero evitando la hiperextensión del cuello.

Para ello, con la víctima tumbada boca arriba, colocaremos una mano en la frente de la víctima inmovilizando su cabeza y evitando la hiperextensión, mientras que con los dedos índice y corazón de la otra, colocados justo debajo del mentón, procederemos a elevar la mandíbula abriendo la boca.

Existen otras maniobras, como la triple maniobra modificada (también llamada subluxación mandibular) o la tracción mandibular (también llamada avance de mandíbula y que se realiza inmovilizando de igual manera la cabeza con una mano en la frente, pinzando la mandíbula con el dedo pulgar de la otra mano y estirando de ésta hacia arriba), pero son maniobras más difíciles de ejecutar, requieren de socorristas mejor preparados y, mal realizadas, pueden causar daños cervicales severos.

Una vez abierta la vía aérea, se realizará el barrido digital exclusivamente cuando se haya verificado la presencia de sólidos que la comprometan y jamás se realizará para buscar a ciegas objetos extraños en la laringe.

El barrido digital se llevará a cabo con un único dedo flexionado en gancho, con el que se retirará cuidadosamente, desde el interior al exterior y sin penetrar en la laringe, los sólidos que pudieran comprometer la vía aérea.

rcp01-12

Y bueno, esto es todo por el momento, nos quedamos aquí en la explicación/ descripción de las técnicas a utilizar de la manera que explicaremos en la siguiente entrega, cuando hablemos del protocolo a seguir en caso de PCR y analicemos con más detalle, como no, las particularidades a la hora de aplicarlo en caso de Apocalipsis Zombie.

Soy consciente que me he dejado en el tintero una técnica de auxilio muy importante, la técnica de Heimlich, utilizada para “desatascar” la vía aérea en caso de ingestión de un sólido y evitar de esta forma una PCR, pero considero que dicha técnica merece una entrada específica para ella sola (que me comprometo a escribir).

Así que hasta la próxima.


3 Comments on “Reanimación cardiopulmonar (RCP)”

You can track this conversation through its atom feed.

  1. Sedz says:

    Es util parenderla (yo habia tomado hace poco un curso con paramedicos), no valla a ser como en el chiste:
    “estan un grupo de cinco personas caminando por la calle, cuando redepente uno se toma el pecho, y se cae, todos seres queda viendo, hasta que llegue uno dice: ¡Rapido! esta en paro, ¿alguien sabe dar RCP?. Uno de los del grupo dice: Si, el. Y señala al del piso”.
    Algunas otras cosas útiles a saber (sea AZ o no): Detener hemorragias, maniobra Hemlimt (muy mal escrita, no recuerdo como es, pero es para quitar obstrucciones de la garganta)

  2. DoctorZ says:

    Un gran post, colega.
    Saber este tipo de maniobras deberia estar en el ABC de cualquier superviviente.

    Eso si, cuidado: creo que en ramo sanitário se desaconsejan las insuflaciones si no se puede hacer de forma segura.
    Es decir, en los kits de RCP de los primeros auxilios hay unos protectores para que nuestra boca no se toque con la de la persona que se está reanimando, para evitar contagios.

    No voy a decir que a saber lo que se ha metido esa persona antes por la boca, pero toda via de entrada/salida de fluidos es una via de contagio.

  3. Sedz says:

    Como bien dijo DoctorZ, por cuestiones de salud es mejor no tener contacto directo boca-boca, más en caso de un AZ, que igual y no era un mareo con caida, si no una reanimacion en toda regla, y el desdichado en turno no solo se pone a pocos decimetros de la boca, si no que se la pone mas facil acercandose a un mas…
    Usar tal vez alguna mascarilla (como las que usan rescatistas, paramedicos y en algunos hospitales) seria algo mas seguro, se evitan contagios de bacterias comunes (eso si hay que lavarla despues), y no es tan “proximo” el contacto.

Deja un comentario

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>