Este año estoy muy contento porque el proyecto HAZ 2016 está resultando mucho más exitoso que el anterior HAZ 2015.

HAZ2016_2_01

Como mínimo presenta un estado mucho más verde y frondoso.

Bueno, sobre todos aquellos preparativos y buenas intenciones que expliqué que realizaría para aumentar el éxito del HAZ 2016, al final solo realicé la mitad de lo que había previsto. No utilicé fibra de coco y solo añadí estiércol de caballo (mezclándolo con el sustrato) y humus de lombriz (esparciéndolo en una capa superficial y mezclándolo ligeramente) en las dos maceteras más distales, quedando la más proximal sin ningún tipo de abono ni aportación extra de nutrientes.

Esto lo hice así ya que en esta macetera había ido echando restos de verdura que consumía y había plantado ya unas cuantas cebollas y ajos que se me habían florecido y brotado o secado. De hecho lo había ido plantando a lo largo del invierno, sobreviviéndome todas las cebollas y los ajos que así planté (incluyendo un brote de cebolla con la mínima parte de cebolla desechada que os podáis imaginar). Creo que también planté algún tomate florecido y puede que algún resto de patata, aunque esto no lo puedo asegurar (en las dos últimas semanas ha aparecido y crecido una mata que creo que es una patatera, pero no puedo asegurarlo). Como las plantas aquí plantadas estaban en buen estado e incorporar el abono hubiese requerido de voltear todo el sustrato y arrancarlas, pues decidí dejarlo como estaba y experimentar a ver qué diferencias había con las otras en las que sí lo había hecho.

HAZ2016_2_02

En estas dos maceteras a las que sí añadí estiércol de caballo, ya madurado por aquello de evitar los malos olores y facilitar la incorporación de los nutrientes al suelo (y que compré en un gran supermercado, cosa que desaconsejo, mejor en una tienda especializada, porque luego resulta no ser de la calidad que uno esperaría e incorpora trozos de madera, vidrio o plástico que dudo mucho un caballo halla digerido y posteriormente excretado) planté 3 matas de tomateras en cada una, y una extra en la macetera no abonada, y sembré maíz, proveniente de una bolsa de maíz para palomitas (no del de las bolsas ya preparadas para meter directamente en el microondas sino del de hacer en la sartén de toda la vida): 4 siembras directas por macetera, incluyendo la no abonada, de dos granos en cada siembra (por garantizar el brote).

HAZ2016_2_03

La idea era que las propias plantas de maíz sirvieran de estructura en la que aguantar las matas de tomateras, pero calculé mal los tempos y como veréis al final las tomateras han acabado por “asfixiarlas” solarmente (han crecido más que éstas y no les dejan llegar la luz del sol).

Sobre la periodicidad del regado, lo he realizado mayoritariamente un día sí y uno no, pocas veces cada día, y mirando siempre de distribuir el agua del regado de la forma más uniforme y lenta posible, para que se incorporase bien y no se encharcase, aunque esto no ha sido del todo posible ya que la regadera de la que dispongo, de tamaño industrial, no lo facilita precisamente (y el invento que hice con una garrafa vacía de plástico no resulto salir tan bien como me esperaba). Con todo, solo se produjo una vez el episodio de “drenado masivo” del agua de regado que tan frecuentemente se produjo el año pasado, y por los que pido perdón públicamente a mi vecino de abajo, y que en su momento me hizo pensar que me estaba excediendo con el regado. Curiosamente se produjo en la macetera no abonada, es decir, la que mantenía las mismas condiciones que las del año anterior.

Cómo están las cosas

Las tomateras han tirado todas para adelante, aunque una está aguantando a duras penas y dudo que llegue a desarrollarse lo suficiente como para dar frutos. Se trata de la que el plantel era el más escuchimizado y ya venía casi muerto, motivo por el cual entiendo que me vendieron un mata extra (pedí 6 y me dieron 7). Precisamente ésta extra es la que mejor aspecto y porte presentaba y la acabé plantando en la maceta no abonada, básicamente porque ni había previsto plantar más e 6 matas ni me había dado cuenta que tuviera más de 6 planteles hasta que me quedé con el séptimo en la mano. Actualmente todas las tomateras excepto la escuchimizada, se han desarrollado de forma más o menos idéntica, sin que pueda establecer diferencias significativas debido a su ubicación en una macetera abonada o no o en una localización en la que le dé más o menos el sol, aunque hay que señalar que las que se encuentran en las posiciones en las que menos insolación les llega, han desarrollado las ramas inferiores buscando la luz del sol y haciendo que las matas adopten una significativa forma de v (a todos los efectos es como si tuviera dos troncos principales).

HAZ2016_2_04 primer tomate

Sobre el maíz, han brotado en todas las maceteras y en todos los lugares de siembra excepto en uno de la macetera situada en medio, concretamente el punto de siembra localizado más al SE. No puedo establecer un patrón que explique por qué ha sido así, al igual que tampoco puedo explicar por qué ha habido casi tantos casos en los que ha salido un solo brote (5) como en los que han salido los dos brotes que eran de esperar (6). Tampoco parece seguir un patrón lógico influenciado por la luz del sol, ya que han brotado casi tantos brotes en la macetera con más insolación (7) como en la que menos (6), siendo precisamente en ésta donde se han desarrollado con mayor vigor (5 de los 6 brotes contra 2 de los 7 en la macetera con mayor insolación). Esta situación se ha visto agravada por la ya mencionada asfixia solar a la que se han visto sometidas por el crecimiento de las tomateras, poniendo en serio peligro su supervivencia (ya veremos si alguna llega a desarrollarse completamente). Para el año que viene ya sé que he de sembrar mucho antes el maíz.

Sobre los frutos, todavía no he recogido ninguno. El maíz no ha acabado de desarrollarse, y ya veremos si lo hace, y aunque las tomateras hace tiempo que lucen unos incipientes tomates, éstos no acaban de crecer y madurar. Y peor aún, los que han salido últimamente han desarrollado la típica mancha negro-marrón en la base que evidencia un crecimiento anormal debido a un exceso de nutrientes y/o agua.
Y adoptar la medida de reducir el regado no ha sido muy acertada, ya que ha coincidido con un par de días de mucho, mucho calor y las plantas se han resentido sin lugar de dudas ( a ver si consigo que se recuperen).

HAZ2016_2_05

Así que actualmente, transcurridos dos meses y una semana, el aspecto que presenta el HAZ 2016 es el que se puede apreciar en la imagen de la portada, y su evolución la siguiente:

Siembra/ plantado (30/04):
HAZ2016_2_03

1 mes aprox. (05/06):
HAZ2016_2_06

Casi dos meses (23/06):
HAZ2016_2_07

2 meses (01/07):
HAZ2016_2_08

Actual (09/07):
HAZ2016_2_01


2 Comments on “2 meses del HAZ 2016”

You can track this conversation through its atom feed.

  1. Pelos says:

    ¡¡Hoy primer tomate de la temporada!!
    Algo pequeño pero muy sabroso..:P

  2. ToniZ says:

    Lo que les pasa a los tomates puede ser podredumbre apical, también llamada peseta del tomate.

    Se produce por falta de calcio en el suelo o dificultades en su absorción (por exceso o defecto de riego).

    https://www.planetahuerto.es/revista/como-combatir-la-podredumbre-apical-o-peseta-del-tomate_00355

    http://www.magrama.gob.es/ministerio/pags/biblioteca/hojas/hd_1983_06.pdf

    http://www.lahuertinadetoni.es/cultivo-del-tomate-plagas-y-remedios/

Deja un comentario

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>