ext02-01

Bueno, como el otro día me extendí en demasía, hoy explicaremos las técnicas de primeros auxilios que nos servirán para extraer o movilizar al superviviente herido y que consisten en portes o acarreos y las camillas, dejando para otra entrega, debido a su especificidad, la explicación sobre la maniobra o arrastre de Rautek.

Como ya ha transcurrido bastante tiempo desde que fue publicada la primera parte, en la que hablamos de las consideraciones generales de movilización y de los arrastres en particular, aquí os dejo un enlace con el mismo para que refresquéis vuestra memoria.

Portes o acarreos
Como se mencionó en el anterior artículo, el porte y acarreo suele ser la técnica de movilización/ extracción preferida en el ambiente civil, pero en caso de Apocalipsis Zombie, y al tratarse del porte/ acarreo de un superviviente, no es tan interesante de utilizar ya que el herido irá cargado con equipo que los dificultará, por el peso y volumen extra que acarrea, de igual manera que lo dificultará el propio equipo que cargue el rescatador, además de la muy posible necesidad del mismo de utilizarlo para defenderse de los zombies.

No obstante es importante conocer esta técnica ya que puede ser utilizada en caso que el terreno dificulte o imposibilite los arrastres, siempre y cuando la “relación” corporal entre herido y rescatador/es lo permita, es decir, pueda/n moverse cargando con su peso (y su equipo) más el del herido (y su equipo).

Como norma general los portes/ acarreos suelen ser menos dolorosos para el herido que los arrastres, pero por el contrario no permiten a los rescatadores hacer un uso eficaz de su arma larga o de cuerpo a cuerpo. Algo bastante importante en caso de AZ y de verse acosado/s por la pluralidad de enemigos que podríamos encontrarnos en este escenario. Pero no obstante, según de que porte se trate, sí que permitiría un uso bastante eficaz de un arma de fuego de mano (tal y como veremos en el momento de su explicación).

Además, al cargar con un peso importante, es necesario que el mayor esfuerzo se realice con las piernas y no forzando la espalda, o de lo contrario podrían producirse lesiones en el portador. Puede que sea obvio, pero como el equipo portado, tanto por el herido como por el rescatador, dificulta los portes y acarreos, liberarse de todo aquél equipo que no sea necesario y del que se pueda prescindir (algo por otra parte bastante improbable en caso de AZ) los facilitará sobremanera.

Posiblemente el porte más habitual que nos viene a la cabeza sea el denominado el porte del bombero, en el que el rescatador pasaba uno de sus brazos por la entrepierna del herido mientras que con el otro cogía uno de los brazos del herido y se lo cargaba sobre sus hombros, quedando el cuerpo del herido encima de éstos y transversalmente con respecto al cuerpo del rescatador. Pues hemos de olvidarlo…si bien es cierto que con un solo brazo, el pasado por la entrepierna, se podría sujetar al herido controlando su brazo, lo que a su vez permitiría al portador usar una arma de fuego corta, la disposición transversal del cuerpo del herido, sobresaliendo por los laterales del portador, dificultarían y/o podrían provocar golpes o lesiones en el herido, especialmente en la cabeza, en el caso de tenerse que desenvolver por zonas cerradas o angostas como podrían ser callejuelas, pasillos, puertas, escaleras, etc.

02-metodo bombero

Por lo tanto es mucho mejor adoptar el denominado porte o acarreo de Hawes.

En él el rescatador se ha de agachar levemente, flexionando las piernas y manteniendo la espalda recta, y a continuación se apoya al herido en su espalda, como si lo quisiera montar a caballito, pasando los brazos del mismo por encima de sus hombros, de tal forma que las axilas del herido queden en contacto con ellos, y utilizándolos como elemento de fijación y control, lo cuál puede realizarse con un solo brazo, en este caso el que no empuñe el arma (dicho brazo se pasa por encima del brazo del herido del mismo lado, quedando así éste aprisionado entre el brazo y el pecho del rescatador, y con la mano de ese mismo brazo del rescatador se agarra la muñeca del otro brazo del herido). Ya para finalizar, el rescatador levanta al herido con la fuerza de sus piernas, sin forzar la espalda, y se desplaza con él a cuestas con la total seguridad de que por muy angosto o estrecho que sea por donde pase él, por ahí pasará el herido sin golpearse. Y además disponiendo de un brazo libre para ser utilizado, ya sea empuñando un arma, abriendo una puerta o utilizando un walkie-talkie.

03 hawes
04 Hawes

Sólo dos cosas a tener en consideración al realizar este porte, bueno tres si tenemos en cuenta lo ya explicado sobre realizar el esfuerzo con las piernas y no con la espalda. Primera, es muy importante que los hombros del rescatador se apoyen en las axilas del herido, o lo más cercano a ellas, o en caso contrario los brazos del herido se podrían quebrar o romper debido a la fuerza de palanca que su propio peso ejercería sobre ellos. Y segundo, es aconsejable que la cabeza del herido descanse o apoye en el lado contrario al del brazo del rescatador que ha quedado libre, ya que si este empuña un arma y la dirige hacia arriba cuando se desplaza (temple index o arma a la sien), ésta invariablemente encañonará a la jeta o la cabeza del herido con las funestas consecuencias que un tiro accidental podría tener (esto también sería aplicable en caso de portar un arma de golpeo).

Este sería el principal tipo de porte/ acarreo a realizar en caso de ser un solo rescatador, pero como en casi todo, cuanta más gente mejor. Como es obvio dos rescatadores podrán cargar con mayor facilidad y velocidad a un herido, utilizando diferentes técnicas entre las que actualmente destaca, por estar últimamente tan en boga todo lo relacionado con ellos, la denominada como SEAL Team 3 y que consiste en ponerse cada uno de los rescatadores a un lado del herido, quedando éste entre ambos, y pasar cada uno de sus brazos por encima de los hombros de cada uno de los rescatadores. Por su parte los rescatadores sujetan con un brazo (el que está más alejado del herido) el brazo que el herido les ha pasado por el hombro, mientras que con el otro (el más cercano al herido) agarran del cinturón o pantalón del herido, a poder ser cruzando los brazos de ambos rescatadores, y así ayudando al porte al traccionar también de ahí.

SEAL Team 3 carry

SEAL Team 3 carry

También existe una variante de este porte en el que los rescatadores en vez de agarrar del cinturón pasan cada uno su brazo por debajo de la pierna más cercana, levantando al herido y transportándolo en una posición sentada.

06 sillita de la reina

Como he mencionado anteriormente, el realizar el porte/ acarreo entre dos rescatadores facilita su realización y aumenta la velocidad de desplazamiento, pero presenta un inconveniente muy importante: ambos rescatadores tienen sus manos ocupadas, por lo que quedan indefensos ante cualquier ataque. Por tanto este porte/ acarreo sólo debería utilizarse cuando estuviera garantizada una mínima seguridad y, en todo caso, debería plantearse si no sería más conveniente que el porte/ acarreo fuese realizado por un solo rescatador, de tal manera ambos rescatadores se fueran alternando y así siempre hubiese uno alerta y presto a reaccionar. De hecho, en caso de Apocalipsis Zombie y teniendo en cuenta sus particularidades, os aconsejamos encarecidamente que actuéis de esta manera.

Camillas

Las camillas han sido quizás el método de extracción del campo de batalla más habitual de todos los tiempos. Tanto que incluso se crearon cuerpos de camilleros especializados que eran los encargados de realizar tales tareas.

07 camilleros

Su generalización se debió a la relativa comodidad y facilidad con la que se podía llevar a un herido en ellas, lo que representaba una gran ventaja, pero así mismo presentaban una gran desventaja ya que, aparte de necesitar de la intervención de un mínimo de dos personas, se requería de tenerlas de antemano o se tenían que improvisar.

Las camillas son muy útiles cuando se ha de recorrer una distancia relativamente grande, además que permiten hacerlo con una mayor velocidad que con las otras técnicas, transportando al herido con mayores garantías y comodidades, evitándole sufrimientos innecesarios y disminuyendo notablemente el riesgo de sufrir complicaciones médicas derivadas de su porte (desplazamiento de fracturas, aflojamiento de torniquete, golpes con el terreno, contaminación de las heridas, etc.). Por el contrario, al requerir del concurso de mayor número de rescatadores, de 2 a 4, éstos son muy vulnerables al estar completamente comprometidos con el porte del herido.

08 rescate montaña

En caso de Apocalipsis Zombie el portar una camilla, aparte de no ser siempre posible, resultaría engorroso, a pesar de los avances que en este sentido se han realizado, con lo que mayoritariamente tocaría improvisarlas con los materiales de circunstancias con los que contásemos en ese momento, así que sería interesante repasar las páginas que multitud de manuales de supervivencia le han dedicado a ello.

Sobre las camillas “comerciales” existen tres tipos básicos (de arriba a abajo en las siguientes imágenes): las rígidas, en las que la estructura de la misma y la superficie en la que se porta el herido es rígida, las semirrígidas, en las que la estructura es rígida pero la superficie en la que se porta el herido no, y las “flexibles” (denominadas quick litter en inglés, literalmente camilla rápida, yo me he tomado la libertad de denominarlas como flexibles por sus características, de ahí el encomillado), en las que carecen de cualquier estructura que les dé rigidez. Las flexibles pueden ser enrollables y/o plegables mientras que las de los otros tipos pueden ser desmontables y/o plegables. Las diferencias entre unas y otras, refiriéndonos las ventajas y desventajas de su uso, son notables: aparte del peso, las flexibles son más cómodas de transportar cuando no se utilizan como tal pero ofrecen menos comodidades y garantías de transporte del herido, mientras que las otras, por el contrario, son más aparatosas y engorrosas de transportar cuando no se utilizan, pero ofrecen las mayores comodidades y garantías de transporte del herido.

09 camilla rigida

10 camilla semirigida plegable

11 camilla flexible

Cuando se portan, aun cuando se traten de camillas flexibles que son menos voluminosas, pesadas y pueden portarse en general mejor, pesan y ocupan espacio que quizás podría ser destinado al porte de otro material o equipo más importante o necesario. Es por ello que debería sopesarse concienzudamente si llevarlas o no en nuestras partidas de reconocimiento y/o recolección.
En todo caso, mejor escoger una camilla enrollable en caso de tener que portarla uno mismo encima, es decir cargando con ella a pie, dejando las plegables, semirrígidas o rígidas para su uso en los refugios o en los vehículos (si se dispone de ellos).

En el caso de ser 4 rescatadores, aun cuando lo más fácil y sencillo sería que los 4 se dedicasen al porte de la camilla, uno en cada esquina, debido a las características inherentes del Apocalipsis Zombie y a la gran vulnerabilidad a la que se verían expuestos, creo que es más aconsejable que el porte de la camilla se realizara solo por dos rescatadores mientras que los otros dos se dedicarían a mantener la seguridad del grupo, alternándose en sus funciones para así no fatigarse en demasía. Y en el caso de ser solo 2 rescatadores manejando la camilla, yo apostaría por intentar utilizar algún tipo de arnés o correa que permitieran portarla pero disponiendo de los brazos libres para poder emplearlos en otras tareas (algo también aplicable en caso de ser 4 rescatadores).

12 2 rescatadores camilla

13 4 rescatadores camilla

Y ya por último y a modo de colofón un consejo muy poco conocido sobre cómo portar un herido en camilla que no he visto en ninguno de los múltiples manuales de supervivencia que he leído o consultado: para transportar al herido de la forma más estable posible, evitando balanceos y movimientos innecesarios, los camilleros o portadores han de llevar el paso cambiado, es decir, cuando uno avance el pie derecho el otro deberá avanzar el pie izquierdo y así sucesivamente. Este consejo, que es como antiguamente lo hacían los camilleros de los ejércitos, está referido para dos camilleros; en caso de ser 4 supongo que el paso cambiado debería mantenerse como mínimo entre los que estuvieran delante y los que estuvieran atrás, e intuyo que entre los situados entre un lado y el otro, para así dar mayor estabilidad al porte de la camilla (es decir, el delantero derecho llevaría el mismo paso que el trasero izquierdo y lo llevarían cambiado con respecto al delantero izquierdo y el trasero derecho, que a su vez llevarían el mismo paso entre ellos).


2 Comments on “Extracción del superviviente herido (2)”

You can track this conversation through its atom feed.

  1. TonyZ says:

    Pues la verdad es que hay que tener mucho aguante para poder cargar con un compañero herido mientras se huye de los zombies.

    ¿Y qué tal para transportarlo más facilmente que una especie de parihuela a la que le añadimos unas ruedas en el extremo?

    Eso nos permitiría movernos con más rapidez y con menos esfuerzo.

  2. Pelos says:

    Publicado como colaboración en Zombie Freaks España el 28/11/2017: http://zombiefreaksespaña.com/extraccion-del-superviviente-herido-2/

Deja un comentario

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>