Rautek 01

Para finalizar con la pequeña introducción a las técnicas básicas de primeros auxilios que nos podrían ser necesarias en caso de Apocalipsis Zombie, así como en otros casos más mundanos y habituales, hoy hablaremos de la maniobra de Rautek.

Es posible que en los anteriores artículos que he publicado en esta categoría de primeros auxilios me haya referido a esta técnica de forma indistinta como arrastre o maniobra de Rautek. Lo correcto ciertamente sería denominarla maniobra, ya que más bien consiste en una serie de manipulaciones del herido para conseguir sacarlo de un coche accidentado con las máximas garantías de no producirle una lesión medular.

Aunque esto no impide que pueda utilizarse como u
n arrastre más, pero por la complejidad de ejecución de la misma y su especifidad, no la hacen tan aconsejable como otros tipos de arrastres/ movilizaciones existentes y que ya hemos visto.
Así que aprenderemos esta técnica de primeros auxilios básicamente para aplicarla como técnica de extricación (liberación, inmovilización y extracción de los supervivientes heridos atrapados en el interior de un vehículo), aunque también explicaremos someramente como utilizarla como un simple arrastre.

Quizás el tener que extraer a un herido del interior de un vehículo durante el Apocalipsis Zombie pueda parecernos algo bastante improbable, pero si nos paramos a pensar en las condiciones de mantenimiento en las que se encontrarán tanto las escasas carreteras como los pocos vehículos que por ellas puedan circular, cuando no tengan que hacerlo totalmente fuera de ellas (off-road), unido a la presencia de otras dificultades para la circulación, tales como vehículos abandonados obstaculizando el paso, presencia de nutridos grupos de zombies o las atenciones no deseadas de humanos hostiles, por citar unas cuantas, hacen mucho más plausible la posibilidad de tener un accidente automovilístico, tanto o más que antes del AZ.

Maniobra de Rautek (extricación)

Esta técnica se aplicará tras haber sufrido el accidente automovilístico y solo cuando el superviviente herido, el que lo rescata/ socorre o ambos corran peligro por la situación en la que se encuentran (situación clínica del superviviente herido, posibilidad de incendio/ explosión/ caída del vehículo accidentado, presencia de zombies o humanos hostiles, etc.), siendo por tanto necesaria para su integridad que no permanezcan en el lugar donde ha ocurrido el siniestro.

Primeramente el superviviente rescatador/ socorrista abre la puerta del vehículo, corta el contacto y suelta cualquier método de retención o fijación con el que el superviviente herido esté fijado al vehículo, asegurándose que no esté atrapado por estructuras o elementos deformados por la colisión o accidente.

A continuación, colocado junto a la baja y ligeramente por detrás, se juntan ambos brazos de la misma cruzados sobre sobre su regazo, con un brazo (el derecho si se está asistiendo a alguien sentado en el lado del conductor o el izquierdo si se asiste a alguien sentado en el lado del copiloto) sujetamos con extremo cuidado su nuca mientras por debajo de la axila más próxima del accidentado pasamos nuestro brazo del mismo lado hasta poder alcanzar y inmovilizar su mentón.

Seguidamente se procede a pasar el brazo con el que asegurábamos la nuca por detrás de la espalda del accidentado hasta llegar a su axila más distal, pasando la mano por debajo de esta y cogiendo la mano contraria del accidentado o, si es posible, las muñecas de ambos brazos y así inmovilizarlos.

Se apoya la propia cabeza y tórax del rescatador contra la cabeza y cuerpo del herido, como si de un abrazo se tratase, inmovilizando más aún la zona cervical, y a continuación se realiza, con sumo cuidado, un movimiento de elevación y giro del paciente de forma que la espalda del herido quede presionada contra el pecho del rescatador y orientada de forma que pueda ser extraído por la puerta abierta del vehículo mediante tracción del mismo.

Una vez fuera del vehículo el herido puede depositarse sobre un medio de extracción que asegure su inmovilización dorsocervical o puede ser arrastrado manteniendo en todo momento la inmovilización mediante la mano que controla el mentón y el contacto con su cabeza y tronco.

De hecho la principal complicación radica en realizar una correcta inmovilización de la columna durante todo el proceso, siendo necesaria mantener durante todo el tiempo de realización de la maniobra una buena fijación del mentón y alineación de la columna mediante el uso de las manos, cara y cuerpo del rescatador / socorrista y evitar realizar movimientos no deseados que pudieran ocasionar lesiones medulares.

Supongo que así leído y sin saber de qué se trata parece supercomplicado de entender y realizar, máxime teniendo en cuenta cuestiones tales como cuál es el brazo que se ha de utilizar en función del lado del vehículo en el que se encuentre el superviviente accidentado. Pero afortunadamente una imagen con toda la secuencia de la maniobra y su práctica con anterioridad, amén del sentido común en su ejecución, nos mostrará que no es tan difícil de realizar como parece:

Rautek02

Rautek03

Arrastre de Rautek

Básicamente es el arrastre del herido que se realiza utilizando la maniobra de Rautek para inmovilizar y asegurar su zona dorsocervical, mediante el paso de los brazos por debajo de sus axilas, sujetando el mentón con una mano y ejerciendo presión con la cara y el tronco pegados al cuerpo del rescatado y así fijando la posición alineada de la columna lo que evitaría lesiones dorsocervicales. En este sentido podríamos afirmar que se trataría de un arrastre/ tracción por las axilas/ espalda (del que ya hablamos en su momento aquí) pero aplicando además esta particular técnica de inmovilización dorsocervical.

Ya sabemos cómo realizarlo partiendo de un herido sentado, ya que su ejecución es igual que en el caso de realizar una extricación del interior de un vehículo, así que veamos cómo realizarlo en caso de encontrar al herido tumbado en el suelo (por ejemplo, como resultado de una caída). En este caso la principal complicación consistirá en movilizarlo hasta una posición de sentado sin producirle una lesión medular.

Para ello deberemos alinear las extremidades del herido (cerrar piernas y juntar brazos paralelamente al cuerpo) y a continuación nos situaremos arrodillados tras su cabeza. Pondremos una mano bajo la nuca inmovilizando y protegiendo las cervicales y la otra la deslizaremos cuidadosamente por debajo de los hombros. A continuación y con sumo cuidado, ya que es la fase más crítica, levantaremos el cuerpo de la víctima lentamente y evitando movimientos bruscos hasta que quede en posición de sentado (con las piernas extendidas), acompañando o apoyando su espalda en nuestras rodillas o pecho. Llegados a este punto, la ejecución de la maniobra es idéntica a lo descrito anteriormente, ya que el herido estará sentado, aunque con la particularidad que las piernas estarán tendidas estiradas cobre el suelo.

En este caso no he encontrado ninguna imagen que ejemplifique la movilización aquí descrita, ya que todas las que he encontrado se refieren al arrastre/ tracción por las axilas/ espalda sin aplicar ningún tipo de inmovilización dorsocervical, así que en este caso os lo vais a tener que imaginar (hasta he llegado a encontrar imágenes explicativas de extricaciones realizadas mediante este arrastre/ tracción por las axilas/ espalda sin realizar la inmovilización dorsocervical, cosa que no se ha de realizar por el gran riesgo de ocasionar una lesión medular severa).

Y hasta aquí la maniobra de Rautek, que ha dado de hablar más de lo que en un principio me esperaba.

Y para acabar un par de curiosidades. La primera, que en algún libro de referencia la he encontrado nombrada como Reütek y no Rautek. Y la segunda, que buscando imágenes para ilustrar este artículo, especialmente en inglés, he encontrado muchas imágenes de la maniobra de Heimmlich, de la que también hablamos aquí y que nada tiene que ver.

Rautek04

Fuente de las imágenes

La imagen de cabecera corresponde al artículo “En caso de emergencia (5): acciones excepcionales” publicado en la web http://www.circulaseguro.com y que podéis leer clicando aquí.

La primera imagen que ilustra el apartado “Maniobra de Rautek” corresponde al interesantísimo artículo “Movilización e inmovilización espinal y de miembros” de la web AMF y que os aconsejo encarecidamente leer clicando aquí.

La segunda imagen que ilustra el apartado “Maniobra de Rautek” corresponde al artículo “Estricatore – Versus – Rautek” publicado en la web italiana http://associazionerescueacademy.it y que podéis leer clicando aquí.

Y la última imagen corresponde a la web www.inverse.com (artículo que podéis leer clicando aquí).


One Comment on “Maniobra de Rautek”

You can track this conversation through its atom feed.

  1. TonyZ says:

    Primero de todo, me alegra ver contenido nuevo en esta web a pesar del tiempo pasado sin publicar.

    Sobre lo que mencionas del arrastre pasando los brazos por debajo de las axilas del herido, sujetando sus brazos por las muñecas y arrastrándolo desde la espalda sin ningún tipo de sujección en la mandíbula es así precisamente como me enseñaron que se realizaba el arrastre de Rautek, pero nunca nos dijeron que sirviera para sacar a nadie herido del interior de un vehículo y que solo se realizaba cuando tuvieramos la certeza que no tenia lesiones en la espalda.

    Quizás esta sea la diferencia crucial entre la maniobra y el arrastre de Rautek

Deja un comentario

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>