MPBRAZ_3_01

Continuamos con el último artículo sobre el Maximum Point-Blank Range, con el que espero que se despejen todas vuestras dudas, esta vez centrándonos en su aplicación práctica contra los zombies.

Tal y como hemos dicho antes, el objetivo frontal que presenta un zombie es una circunferencia de 12 cm de radio, por lo que serán efectivos los disparos que impacten tanto 6 cm por encima como 6 cm por debajo del punto al que hemos establecido que deberíamos apuntar. Por lo tanto, y este es un factor determinante, el vértice máximo admisible en la trayectoria del proyectil que disparemos con nuestra arma ha de ser igual o inferior a 6 cm.

A partir de aquí solo nos queda coger las tablas balísticas, o utilizar un programa de cálculo especializado, y determinar cuál es la distancia máxima a la que podemos disparar garantizándonos que con indiferencia del lugar exacto dentro del rango en el que se encuentre el zombie, siempre que le apuntemos al punto anteriormente determinado, le impactaremos dentro de su zona vital.

MPBRAZ_3_02

Considerando un comportamiento óptimo, al hablar del MPBRAZ, me refiero teóricamente a esto:

MPBRAZ_3_03

En este esquema (sólo a modo explicativo, ya que no representa un calibre en concreto y no está a escala), se muestra la trayectoria de un proyectil disparado por un arma la cual se ha puesto a cero a una distancia D teniendo en cuenta la aplicación del MPBRAZ. Al poner a cero o centrar esa arma con ese cartucho a esa distancia D se ha conseguido que dentro de todo el rango del MPBRAZ, que va desde la distancia 0 a la distancia E, cualquier zombie al que disparemos apuntando justo algo por encima del entrecejo y que se encuentre dentro de dicho rango, con independencia del punto exacto en el que se encuentre dentro de él, recibirá un impacto en su cerebro (su zona vital).

Así es, como se puede apreciar en el gráfico, según la distancia en la que el zombie se encuentra recibirá los impactos más por debajo (rango 0-B y D-E) o más arriba (rango B-D) del punto apuntado, sólo impactando en este preciso punto si se encuentra en las distancias justas B o D. La distancia F se ha incluido para mostrar que en caso de encontrarse el zombie a esa distancia y a pesar de conseguir un impacto, al localizarse éste por debajo de su zona vital, por lo que no tendría consecuencias vitales para él, no podría considerarse que el MPBRAZ llega hasta ahí.
Cómo expliqué en los anteriores artículos, el MPBR se determinaba a partir de dos variables, el tamaño de la ventana mortal y la tensión o rasancia de la trayectoria del proyectil disparado, disminuyendo el MPBR cuanto menor sea la primera variable y disminuyendo asimismo cuanto más parabólica sea la trayectoria del proyectil disparado. Veamos el porqué:

MPBRAZ_3_04

En este esquema se muestra, para el mismo rango de distancias que en el ejemplo anterior, la trayectoria más parabólica (menos tensa) de un proyectil determinado, el cuál para lograr alcanzar a un objetivo situado a la distancia D, y debido a la caída que presenta, describe una trayectoria en la que alcanza un vértice muy por encima de los 6 cm de desviación vertical admisibles entre el punto de puntería y el punto de impacto: como se aprecia en la distancia C, que corresponde a la distancia del vértice, el proyectil pasa por encima del zombie sin impactar en él. De hecho si miramos la trayectoria veremos que cualquier zombie colocado en cualquier punto situado entre B’ y un poco antes de D no será alcanzado dentro de su zona vital. Por lo tanto, a pesar de que el arma estuviese calibrada e impactase efectivamente sobre un zombie situado a la distancia D, no podríamos hablar de un MPBRAZ ya que no todo zombie situado dentro del rango 0-D sería impactado dentro de su zona vital.

Por tanto, lo que deberíamos hacer en este caso es disminuir la distancia a la que calibremos o pongamos a cero nuestra arma, ya que no podemos aumentar la zona vital del zombie, de forma que la trayectoria que describa nuestro proyectil hasta llegar a ese punto no sea tan parabólica, teniendo un vértice ≤ 6 cm, y así consiguiendo impactos dentro de la ventana mortal del zombie con independencia del punto dentro del MPBRAZ en el que se encuentre:

MPBRAZ_3_05

En este esquema vemos como al disminuir la distancia a la que se centra el arma la trayectoria es menos parabólica, disminuyendo el alcance pero permitiendo impactar en la zona vital de cualquier zombie que se encuentre dentro del rango entre las distancias 0 y un poco más de C, pudiendo hablar entonces de un verdadero MPBRAZ.

Como hemos visto, no pudiendo modificar una de las dos variables que determinaban nuestro MPBRAZ, tenemos que sacrificar voluntariamente alcance (rango menor) en aras de una mayor de efectividad.

Ventajas en la aplicación del MPBRAZ

La principal ventaja de la aplicación del MPBRAZ contra los zombies es la rapidez y efectividad que obtendremos en el tiro antizombie (TAZ).

Una vez determinemos cuál es nuestro rango de tiro MPBRAZ concreto para el arma y cartucho que utilicemos, sabremos cuál es la distancia a la que tendremos que poner a cero el arma, y así finalmente podremos efectuar disparos sobre los zombies que se encuentren dentro de este rango sin tener que realizar correcciones en los elementos de puntería o compensar la caída del proyectil de otra manera. Solo encarar el arma, apuntar al punto determinado y disparar…así de rápido, efectivo y sencillo para nuestra supervivencia.

Obviamente, sabiendo la distancia a la que tenemos puesta a tiro nuestra arma, en caso de ser necesario podríamos efectuar las correcciones necesarias sobre los elementos de puntería para realizar un tiro a mayor distancia, lo cual no aconsejamos por lo ya expuesto en los artículos publicados al respecto sobre la distancia de tiro recomendada contra los zombies (y que puedes leer clickando aquí y aquí). Pero si a pesar de ello continuamos obstinados en realizar nuestro disparo contra un zombie situado fuera de nuestra distancia recomendada de TAZ, siempre y cuando dicha distancia a la que se encuentrase el zombie no fuese mucho más lejos del límite de nuestro MPBRAZ, podremos realizar el disparo con presteza ya que simplemente nos bastará con apuntar a ras de la parte superior de la cabeza, ya que al apuntar más alto compensaremos la mayor caída del proyectil debida a la mayor distancia a la que se encuentra el zombie e impactaremos, con bastante probabilidad, dentro de su zona vital sin necesidad de efectuar correcciones sobre los elementos de puntería.

Otra ventaja de la aplicación del MPBRAZ, en relación con la ya mencionada distancia de TAZ recomendada, radica en que la mayoría de calibres de arma larga tendrán, para el objetivo del tamaño de un cerebro zombie y salvo que tengan una trayectoria muy parabólica, un MPBRAZ dentro de dicha distancia recomendada de TAZ, lo que evitará o dificultará que realicemos tiros fuera de dicha distancia recomendada de tiro antizombie.

Determinar el MPBRAZ y la distancia a la que poner a tiro el arma

Tal y como he mencionado al principio, para establecer tanto el MPBRAZ como la distancia a la que tenemos que poner a tiro nuestra arma podemos utilizar un calculador balístico, lo cual es lo más recomendable por ser más preciso, o hacer uso de las tablas balísticas existentes, las cuáles no suelen ajustarse totalmente a las características de nuestra arma en concreto, salvo que sea exactamente la misma con la que se ha elaborado dicha tabla balística, con lo que posteriormente deberemos ir al campo de tiro a probar y acabar de pulir esas diferencias. Bueno, realmente, aunque lo calculemos con un programa balístico luego tendremos que comprobar a la práctica sus resultados teóricos en el campo de tiro.

Para calcularlo mediante un programa balístico podéis utilizar este, teniendo que proporcionarle únicamente las variables que os pide, las cuáles no son pocas y hacen referencia tanto al tipo de cartucho (tipo, coeficiente balístico, velocidad en boca*), como al arma (velocidad en boca* y altura entre el eje del cañón y el eje de las miras) y al tamaño de la zona vital/ ventana mortal del objetivo. (*La velocidad en boca es una conjunción de las características del cartucho y de la longitud del cañón del arma, de ahí que la haya incluido como característica de ambas)

Si por el contrario usáis una tabla balística, como por ejemplo las facilitadas por el fabricante de la munición que utilizáis, obtendréis un valor aproximado que luego deberéis acabar de pulir en el campo de tiro, ya que difícilmente vuestra arma y la utilizada para elaborar la tabla serán exactamente iguales, especialmente los largos del cañón y la altura de las miras o elementos de puntería. Veamos un ejemplo de esto último:

MPBRAZ_3_06

Esta tabla balística facilitada por el fabricante de la munición está realizada con un arma con un largo de cañón de 610 mm, con lo que se consigue una velocidad del proyectil en boca, es decir, justo cuando abandona el cañón, de 920 m/s y los elementos de puntería se encuentran a una altura de 5 cm (eso se deduce ya que la trayectoria inicial del proyectil es de -5 cm y, por tanto, eso quiere decir que el eje del cañón está 5 cm por debajo del eje de miras). Si nuestra arma fuese completamente igual, podríamos determinar que poniéndola a cero a 150 metros dispondríamos de un MPBRAZ prácticamente de 200 metros ya que a esa distancia la caída es de 6’6 cm, con lo que quedaría 0’6 cm fuera de nuestra ventana mortal, lo que podríamos corregir fácilmente, aprovechando que este cartucho en esta arma alcanza un vértice por debajo de los 6 cm, apuntando en todo caso un poco por encima del punto que en el artículo anterior habíamos determinado como el punto al que debíamos apuntar.

Si por ejemplo el arma que nosotros queremos utilizar dispone de un cañón de 36’8 cm (14.5”), obtendremos una velocidad inicial o en boca inferior, lo que alterará el comportamiento balístico y trayectoria del proyectil con ella disparado a pesar de tratarse del mismo cartucho. Pero partiendo de esta tabla balística, podremos determinar a la práctica cuál es la distancia a la que ponerla a tiro y cuál será nuestro MPBRAZ. Al fin y al cabo, ya que determinamos la distancia recomendada de TAZ de 100-150 metros y nunca por encima de los 200 metros, con un campo de tiro de 200 metros tendremos suficiente para comprobar a la práctica el comportamiento de nuestra arma dentro del rango de TAZ aplicando el MPBRAZ. En este caso en concreto, y a falta de un cronógrafo con el que medir la velocidad del proyectil, simplemente pondríamos a tiro el arma a la distancia que indica la tabla balística y efectuamos varias series de disparos a las diferentes distancias (50, 100, 150 y 200), cotejando los resultados obtenidos con los que figuran en la tabla balística e introduciendo las correcciones necesarias, repitiendo el proceso tantas veces como fuese necesario hasta obtener el MPBRAZ. Así, para este caso en concreto, un arma de 14.5” de cañón impactando 2 cm por encima del blanco a 100 metros, obtuvimos que a 200 metros impactábamos a 9’5 cm por debajo del blanco; por ello corregimos hasta que impactábamos 4 cm por encima a 100 metros y de esta manera obtuvimos que a 200 metros impactábamos a 5’5 cm por debajo del blanco, consiguiendo de esta forma un MPBRAZ algo superior a 200 metros.

MPBRAZ_3_07

El haber mencionado aquí como ejemplo el .222Rem y un arma de cañón de 14,5 pulgadas no es baladí, pero de eso ya hablaré en algún futuro artículo.

Entradas relacionadas

MPBRAZ (1) : introducción al Maximum Point-Blank Range

MPBRAZ (2): ¿Dónde apuntar a un zombie?


2 Comments on “MPBRAZ (3): Maximum Point-Blank Range aplicado contra zombies.”

You can track this conversation through its atom feed.

  1. ToniZ says:

    Ahora sí que me queda más claro el concepto, aunque teniendo que determinar igualmente la distancia a la que se encuentra el zombi, no le veo tanta ventaja con respecto a corregir los elementos de puntería

  2. Pelos says:

    Bueno, a pesar de tener que determinar la distancia sería más rápido porque no tendrías que determinarla con tanta exactitud sino simplemente determinar si se encuentra dentro del rango MPBRAZ, algo que se puede hacer con la práctica rápidamente de forma intuitiva y sin necesidad de telémetros, y de estarlo, no sería necesario corregir los elementos de puntería.

    Tan solo encarar, apuntar y disparar.

Deja un comentario

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>