Hace poco veía un twitter de @tododezombie en el que decía que “¡para sobrevivir a un apocalipsis hay que acostumbrarse a comer cualquier cosa que pueda ser alimento!”.

01_alimento con gusanos

A pesar que su twit estaba orientado hacia la ingesta de insectos para sobrevivir, me recordó que había dejado inconclusa esta interesante entrada sobre el consumo de alimentos caducados durante el Apocalipsis Zombie…así que continuemos!!

Productos prácticamente imperecederos
A pesar de lo que figuren en las fechas de caducidad o de consumo preferente inscritas en los recipientes o envoltorios que los contienen, hay una serie de productos que pueden considerarse prácticamente imperecederos, o que pueden ser aptos para su consumo durante años a pesar de sobrepasar con creces dichas fechas y que, por tanto, vale la pena conocer ya sea tanto para tenerlos presentes para surtir nuestra despensa de supervivencia como para buscarlos preferentemente en nuestras partidas de avituallamiento.

A lo largo de la historia humana el almacenar alimentos ha sido primordial para la supervivencia de la especie, especialmente para sobrevivir a los crudos meses de invierno, por lo que disponer de despensas en nuestros hogares ha sido algo habitual hasta relativamente hace poco, cuando en nuestra sociedad de consumo se ha substituido la necesidad de almacenamiento por la posibilidad de adquirirlo al momento. Con la llegada de los zombies, esta posibilidad se verá truncada, por lo que haríamos muy bien de investigar con anterioridad a este advenimiento sobre los productos alimenticios que tradicionalmente se han guardado, así como la forma en la que se almacenaban, en la zona geográfica en la que vivamos.

02_despensa prepper

Con independencia de ello, el auge de la moda Preparacionista (Prepper) así como una mayor consciencia en el despilfarro de productos alimenticios y la donación a Bancos de Alimentos nos permiten tener una idea bastante precisa de que alimentos son prácticamente imperecederos y nos aportarían una gran cantidad de nutrientes:

Azúcar: manténgase en un lugar seco, con temperatura suave y fuera del alcance de hormigas. El azúcar se ha utilizado tradicionalmente para conservar productos (mermeladas, almíbares y siropes).

Miel: su alto contenido en azúcar evita que microbios y bacterias la echen a perder, aunque con el paso del tiempo puede cristalizarse y/o cambiar su color. Para descristalizarla es suficiente con ponerla a baño maría durante unos minutos, pero teniendo en cuenta no sobrepasar los 40º C o degradaremos sus propiedades (por este motivo mucha gente es contraria a la miel pasteurizada). Como dato que siempre me ha sorprendido, en las tumbas egipcias se han encontrado vasijas que contenían miel con más de 3000 años de antigüedad y que todavía era completamente apta para el consumo humano….

Sal: tradicionalmente utilizada como conservante (salmueras y secados) ya que elimina la dañina humedad que causa, entre otros motivos, el deterioro de los productos alimenticios.

Vinagre: otro producto tradicionalmente utilizado como método para conservar los alimentos (escabeches), tanto el procedente del vino como el de manzana no se deterioran y además pueden ser utilizados como productos de limpieza (disolvente orgánico y quitagrasas) y para preparar una refrescante Posca, bebida muy apreciada durante la época Romana.

Arroz blanco: por lo visto el arroz integral, al conservar su envuelta conserva también unos aceites esenciales que lo echan a perder y no es adecuado para guardar (o así lo explica una de las fuentes que he consultado, aunque como nota práctica yo he consumido arroz integral hasta casi 4 años después de su fecha de caducidad y estando el envase abierto desde el principio). Conservar en un lugar seco, apartado de la luz solar y de los insectos / roedores. El arroz es una excelente fuente de carbohidratos y un complemento perfecto para el siguiente grupo de alimentos imperecederos del que hablaremos.

Legumbres secas: alubias, garbanzos, habas, lentejas, etc. Pueden conservarse hasta 30 años si se han secado y conservado correctamente (a poder ser envasadas al vacío y sin exponerlas a la luz). La mayoría contienen una elevada cantidad de proteína, algo difícil de encontrar fuera de la carne, y pueden triturarse para utilizarse como harina. A modo anecdótico, una vez me comentaron que podríamos sobrevivir comiendo solo arroz y lentejas, ya que cubrirían sobradamente nuestras necesidades de carbohidratos y proteínas (aunque faltarían otros nutrientes).

03_legumbres secas

Pasta seca: ¿a quién no le gustan los macarrones o los espaguetis? La pasta seca es fácil de almacenar y conservar (nuevamente lejos de la humedad, la luz solar y los insectos / roedores) y es una gran fuente de carbohidratos.

Cubitos/ concentrados de sopa deshidratada: constituidos por vegetales y productos animales deshidratados y grandes cantidades de sal, estos preparados/ concentrados de sopa pueden dar mucho juego en nuestras comidas post-apocalípticas siempre y cuando las mantengamos lejos de la humedad. En conjunción con el anterior grupo de alimentos preferentes tenemos los preparados de ramen, muy socorridos tanto entre supervivientes como entre solteros, que debido a su proceso de deshidratación pueden llegar a consumirse mucho tiempo después de su caducidad siempre y cuando los mantengamos alejados de la humedad (hasta 10 años después según algunas fuentes).

Café y cacao instantáneo: otro grupo de productos deshidratados que convenientemente almacenados (en un lugar seco, con una temperatura estable, fuera del alcance de la luz solar y de los insectos/roedores) pueden durar más que nosotros en el Apocalipsis Zombie. Más que por su valor nutritivo estos productos nos resultarían útiles por su poder revigorizante, especialmente anímico, antes o después de una dura jornada de supervivencia.

Bebidas alcohólicas: aunque nutritivamente no nos sirvan de mucho, lo cierto es que nos podrán servir de “consuelo espiritual” o como artículo de intercambio o trueque. Sería aconsejable buscar las de mayor graduación alcohólica, ya que debido precisamente a la mayor proporción de alcohol que contiene se conservarán mejor. Nuevamente es aconsejable mantenerlas alejadas de la humedad, luz directa y temperaturas extremas.

Harinas de maíz o trigo: otra grupo de alimentos que convenientemente almacenados (lugar seco, con temperatura estable, fuera del alcance de la luz directa y de los roedores/insectos) puede durar mucho más de lo que indica su fecha de caducidad/ consumo preferente y que son una gran fuente de carbohidratos en forma de gachas, panes, tortas, galletas, pasteles, etc. De poder ser y disponiendo de un molino, sería mejor guardar el producto en grano sin moler, ya que las harinas son más propensas a deteriorarse debido a la humedad.

Levadura en polvo: necesaria para la realización de pan y otros productos que preparemos con la harina, salvo que recurramos a la utilización de masa madre, puede utilizarse mucho más allá del vencimiento de su fecha de caducidad/ consumo preferente.

Bicarbonato de sodio: aparte de su utilidad más común, ardores de estómago y digestiones pesadas, también puede utilizarse como dentífrico, para la preparación de masas horneables, preparación de bebidas refrescantes, etc.

Embutidos curados: jamones, chorizos, salchichones, cecina, etc. se pueden conservan inalterados durante grandes periodos de tiempo (años) gracias al proceso de salado, desecado y curado que han sufrido, siendo muy aconsejables como fuente de proteína de origen animal en nuestra despensa post-apocalíptica zombie.

04_embutidos

Salsa de soja: debido a su alto contenido en sodio se conservará durante años a pesar que irá perdiendo o modificando su sabor. Muy indicada para aderezar nuestras monótonas comidas supervivencialistas.

Comida enlatada: la comida enlatada también puede ser consumida después de su fecha de caducidad/ consumo preferente pero prestando especial atención en que no muestre ninguna evidencia de estar en mal estado: latas abultadas, parcialmente abiertas, perforadas u oxidadas, con presencia de moho en su interior o que desprendan mal olor al abrirlas. En todo caso, se recomienda aplicar la técnica de la prueba de comestibilidad durante el Apocalipsis Zombie mostrada en la anterior entrega de esta misma serie de artículos.

Y como colofón, recordad que la mayoría de productos alimenticios cuyo consumo no nos es recomendable en nuestra cómoda vida actual por su elevado contenido en sal o azúcar serán, paradójicamente, los que mejor se conservarán, precisamente por ello, durante un Apocalipsis Zombie.

Artículos relacionados

Alimentos caducados (1)

Alimentos caducados (3): Pruebas prácticas


2 Comments on “Alimentos caducados (2): Productos prácticamente imperecederos”

You can track this conversation through its atom feed.

  1. Supervivente_Z says:

    Impresionante lo de la miel egipcia, un dato que desconocía. Hace tiempo leí que un B-24 extraviado en el desierto de Líbia durante la WWII y que fue encontrado 16 años después todavía tenía intacto un termo con café que uno de los integrantes de la partida de “rescate” se atrevió a catar a pesar del tiempo que había transcurrido…obviamente no tenía ninguna necesidad, así que imagina lo que podríamos llegar a hacer en caso de zombies.

  2. Pelos says:

    Pues había leído sobre la historia del “Lady be Good”, si es que se trata del mismo B-24 extraviado en Libia, pero desconocía la anécdota del café…me la apunto para sacarle los colores a algún enteraillo de la 2GM 😉

Deja un comentario

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>