No aguanto más. Aunque parezca extraño necesito explicarlo. Compartir su recuerdo con los otros me ayudará a superarlo. Será una especie de terapia psicoterapeútica. Voy a compartir aquellos angustiosos momentos, los rememoraré aunque para mí sean traumáticos… Yo era todavía un niño, un tierno e inocente niño, que no conocía el significado de la palabra maldad y que no podía imaginar que existiese alguien de mente tan perturbada como para ser capaz de perpetrar tal acto profanador de la inmaculada inocencia infantil que por aquel entonces poseía. Mi mente ha desterrado al olvido la fecha en la que sucedió “el Hecho”. No me acuerdo del año en concreto, pero si me acuerdo que estaba compartiendo con mi familia (padres, abuelos, tíos, primos y hermano) las celebraciones de las fiestas de Navidad. Sí, fue en esas fechas. Estábamos todos celebrándolo en casa de mis padres, habíamos acabado de cenar y la conversación, entre los mayores, era amena. Los niños disfrutábamos de la programación televisiva cuando sucedió delante de todos, sin previo aviso, asistiendo impotentes a tan macabro espéctaculo… …y toda la culpa fué de él!!

En serio, fue algo que me traumatizó profundamente. Estabamos en la “resopor” cuando mi tía dijo que iban a emitir el último videoclip de Michael Jackson en primicia mundial. Fue entonces cuando los hechos se desencadenaron…

El videoclip comenzó con una parejita de universitarios paseando por el bosque (por que se les había estropeado el coche?), cuando el chico se lleva las manos al estómago y se retuerce de dolor, gimiendo, delante de la angustiada chica que le pregunta algo así como que te sucede pero en inglés…entonces el chico se levanta convertido en hombre lobo, o engendro del demonio semejante, y aparece un primer plano de su cara con esos horribles ojos dorados ávidos de sangre…

En ese momento di un tremendo bote del susto, pero no fue esa la mayor de las traiciones perpetradas aquél día….la siguiente escena que se vió fue la de un sonriente Michael Jackson, que por aquél entonces era negro, sentado en el cine al lado de una chica, con el brazo por encima de ella, disfrutando de la película que estaban viendo (la del novio hombre lobo que perseguía a la chica). La chica no parecía estar pasándolo tan bién pues estaba inclinada en la butaca, casi en posición fetal y con las manos tapándose la cara (para no ver la peli). Era normal que la tía se levantase (no la mía, la del videoclip), se discutiese con el sonriente Michael Jackson (que, insisto, por aquél entonces era negro) y se pirase mosqueada del cine. Michael Jackson duda por un momento entre ir corriendo a buscarla o quedarse viendo la peli, pero al final vence el amor…

Poco después le dá alcance, justo delante de un pequeño “descampadado” cubierto de césped, se discuten en inglés (la tía se quería pirar), Michael Jackson, que por aquél entonces era negro, se disculpa, le ofrece una sonrisita picarona, le pasa el brazo por el hombro y se la lleva paseando muy contenta porque su “amorcito” ha venido a buscarla como un perrito faldero (entiéndase calzonazos) y va a acompañarla a casa para asegurarse que ningún hombre lobo, como el de la peli que estaban viendo, se la coma por el camino…

A estas alturas del videoclip, aunque acojonado, yo ya me había relajado. Y ya sabéis lo que sucede cuando se baja la guardia, que te las comes dobladas. Y así fue…

La pantalla queda desierta cuando los dos protagonistas salen de ella caminando cogiditos de la mano. Entonces tan sólo queda en pantalla el “descampadado” del fondo, cubierto por una tenue niebla que poco a poco empieza a disgregarse, dejando ver una serie de cruces de piedra, losas y lápidas…..vamos, que el pequeño “descampadado” testigo de la romántica reconciliación entre la chica y el sonriente Michael Jackson, que por aquél entonces era negro, era en realidad un tenebroso cementerio. La cámara avanza lentamente hacía él al mismo tiempo que la niebla se desvanece. La pantalla queda inundada de hierba, lápidas y flores mustias. Todo esto bajo el más sepulcral de los silencios. Entonces sucede…

Cementerio Thriller

Se ve un primer plano en el que la pantalla queda dividida en tres trozos. Uno inferior horizontal ocupado por la hierba que, formando un manto, recubre toda la superficie del olvidado cementerio. Los otros dos trozos se lo dividen parte de una lápida hecha de una piedra gris y la propia oscuridad de la noche. El silencio que dominaba la acción del videoclip se rompe cuando una difunta mano desgarra el mantillo de césped y la capa de tierra, surgiendo de dentro de la tumba. El plano pasa a una visión general del “descampado-cementerio” en la que se aprecia que el ocupante de la tumba anterior no ha sido el único que se ha sentido conmovido por la enternecedora escena de amor que momentos antes se ha desarrollado. La pantalla se llena de tumbas que parecen inflarse como un bizcocho y que acaban por abrirse dejando salir a sus variopintos ocupantes (escalofrios me produce recordar la que iba ataviada de novia) que torpemente, muy torpemente, se van incorporando a pesar de sus miembros putrefactos y del entumecimiento producido por estar décadas de hacinamiento dentro de un estrecho ataúd. Los primeros acordes de la canción empiezan a sonar tímidamente, ganando potencia poco a poco (se me pone la piel de gallina al recordarlos).

Vienen a por ti…( eso es lo que pensé).

La chica y Michael Jackson, que por aquél entonces era negro, van caminando tranquilamente por lo que parecen unas calles de una zona industrial semi abandonada (no se ven viviendas, sino almacenes, etc). La chica, que posee la ventaja de sentidos aumentados (nivel 2), se dá cuenta que hay “algo” que les va siguiendo (más bien unos cuantos “algos” aunque de momento lo ignora) así que se asusta y se lo dice a su acompañante. Éste sonríe y se lo toma a coña en principio, pero al final acaba saliendo corriendo al igual que ella (que parecía ser la capitana del equipo femenino de atletismo), quizás porque escucha algo o lo ve, no lo sé.

La cuestión es que a pesar de todos sus esfuerzos por escapar, los difuntos ocupantes del cementerio consiguen darles alcance y rodearles. Y eso que eran torpes, lentos y se movían descoordinadamente porque si no…Aquí es cuando se produce la mayor de las traiciones de toda la historia de los videoclips. Una vez rodeados Michael Jackson, que por aquél entonces era negro, se interpone entre la asustada chica y la legión de no-muertos, como escudo protector. Michael sonríe a la chica, la deja y se acerca to chulo él al grupo perseguidor. Entonces sucede la traición. El cantante y protagonista del videoclip se gira, vuelve a sonreír burlonamente, hace un movimiento de dancing y aparece transformado en zombie!!

Michael Jackson zombie

Michael Jackson, que por aquél entonces era negro, aparece con el rostro semi putrefacto, la tez pálida (pero no tan blanco como ahora) y con la vestimenta que portaba (un conjunto de pantalón y cazadora ochenteros, mezcla entre los trajes de los visitantes de “V” y un chandal de mercadillo, pero en cuero rojo brillante) hecho jirones. Los no-muertos parecen recobrar no tan solo la coordinación que no disponían al surgir de sus tumbas, sino también una capacidad innata para bailar. Así, con Michael Jackson, que por aquél entonces estaba pálido pero no tanto como ahora, a la cabeza empiezan a ejecutar una estrafalaria coreografía al ritmo de los acordes y letra de la canción “Thriller”.
En este punto y ante tal espantoso espectáculo, a la chica no le queda más remedio que salir corriendo (yo ese día no, pero otro tiempo después, apague la tele de puro acojone mientras estábamos comiendo toda la family, lo que me valió la bronca de mi padre, en parte porque hice todo lo posible para que no se volviera a encender hasta que hubiese acabado el videoclip).

A partir de aquí ya no puedo explicar mucho más. En parte porque ya no continué viendo el videoclip, en parte porque mi memoria a querido borrar su recuerdo. Mucho tiempo después ví el videoclip entero y por eso conozco el final, que ya que he empezado, acabaré explicándo….

La chica empieza a huir por las calles del desierto barrio-polígono industrial perseguida por las ordas de los no-muertos bailarines encabezadas por Michael Jackson, que por aquél entonces estaba pálido pero no tanto como ahora, que a pesar de ir ejecutando la coreografía de Teen-wolf parecen conseguir darle alcance. La histérica chica consigue refugiarse en un abandonado local, con las ventanas tapiadas con tablones, y atranca la puerta quedándose encerrada dentro del mismo. La puertas y las ventanas empiezan a ser golpeadas y en breve cederán… la chica lo sabe y lo único que se le ocurre hacer para salvar su vida es quedarse acurrucada hecha un ovillo, en posición fetal, tirada en un rincón del suelo. Así que sucede lo que tenía que suceder, los no-muertos destrozan las ventanas y la puerta y penetran en el interior del pequeño local, abalanzándose sobre ella. Imprevistamente la única mano que se cierne sobre la chica es la de un sonriente Michael Jackson sin estar transformado en zombie, pero que por aquél entonces era negro,. Le dice algo amable en inglés, la ayuda a levantar y la saca del almacén dando la espalda a los espectadores. Justo cuando van a pasar por la puerta del local, Michael se gira hacia los televidentes, sonriendo y con los ojos dorados. El videoclip termina con esta imagen congelada en la pantalla.

Puede parecer exagerado, pero la verdad es que estos hechos fueron muy traumáticos para mí, me marcaron profundamente. Suficiente con decir que no fui capaz de ver el videoclip al completo hasta muchos, muchos años después a pesar que ya me había aficionado a las películas de miedo-terror gracias a esos míticos espacios televisivos como “Noche de lobos” y “Klactu, barata nickó” (o como se escriba). Y la anécdota de la vez que apague la tele mientras comíamos porque estaban mostrando el maldito videoclip, el negarme a volverla a encender, el intentar de convencer a mi padre para que no lo hiciera y la bronca son reales. Creo que esto ejemplifica como destesté a los zombies profundamente hasta que, años después, tuve una segunda experiencia con los zombies, con la película “el dia de los muertos vivientes” de Romero. Aunque receloso, esta si fue una buena esperiencia, aunque eso es otra historia…

Moraleja, si la primera vez no va bién, no te desanimes que ya verás como te acabará gustando…


7 Comments on “Mi primera vez…”

You can track this conversation through its atom feed.

  1. Manny says:

    La música era pegadiza. Pero para ser un videoclip caspico de zombies, no estaba mal para esos tiepos.

    [ Manny Lt. LoneWolf ]

  2. DrZ says:

    Para ser un video cáspico de zombies dice… se nota que eres joven chavalote… Me lo bajé de internet hace un par de años para hacer un revival, y me sigue pareciendo un video cojonudo. Marcó y nos enseñó muchas, muchas cosas:

    – Niños, no os acerquéis a Michael Jackson o se os comerá
    – Hace tiempo, era negro
    – Antes salía con mujeres en los videoclips. Algunos años despues, lo hacía con niños.
    – El resto de conclusiones os las dejo a vuestra merced.

  3. kimate says:

    Que maaaalos soys!

  4. taniki says:

    aixs pos a mi de peke me molaba el videoclip, me tapaba los ojos y eso pero miraba por entre ellos… me enkanto el jove, y sobretodo las camisetas, sara me pide a gritos una pero no se si estará suficientemente preparada, psicologicamente klaro, no se xabales eso esta en vuestras manos sabias………….
    taluek

  5. Wendeling says:

    Si no recuerdas el día, fue el de año nuevo, el videoclip se estreno en esos programas casposos después de las uvas, en la primera cadena (entonces cuasi única)… yo tb estaba “allí”, aunque creo que era algo mayor, porque me gustó el video, pero no me asustó nada (eso sería porque ya me había tragado una buena dosis de pelis sobre zombis de los 50).

    Besos de una maia.

  6. ivan says:

    EL otros tiempo fue negro ………………………….. :O

  7. ingrid says:

    michael sin duda es un demonio solo a el se le ocurre sacar esostipòs de videos

Deja un comentario

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>