Menú Cerrar

Tapiar ventanas durante el Apocalipsis Zombie (2)

01 Zombies en la ventana

Bueno, si en el anterior artículo no tuvimos tiempo ni espacio más que para explicar 4 conceptos básicos del tapiado, centrándonos básicamente en su planificación, ahora vamos a meternos en el meollo del asunto y centrarnos en los pormenores que conlleva el tapiado adecuado de ventanas durante el Apocalipsis Zombie.

¿Por fuera o por dentro?

No es lo mismo tapiar la ventana por dentro del habitáculo que hacerlo por fuera, tanto por practicidad, como por seguridad y por resistencia obtenida, teniendo cada caso sus ventajas y sus inconvenientes. En todo caso el tapiado ha de apoyar sobre el marco de la ventana, jamás sobre las hojas que lo componen, para obtener la mayor resistencia estructural posible.

02 tapiado por dentro o por fuera

Los zombies se encontrarán a priori fuera del edificio las ventanas del cuál queremos tapiar, por lo que hacerlo desde fuera tiene la ventaja que los materiales que utilicemos para tapiarlas protegerán las propias ventanas y ofrecerán mayor resistencia al embate de los zombies al estar colocados en sentido contrario a su empuje, con lo que se repartirá la fuerza ejercida sobre toda la estructura y resultando por tanto muy difíciles de ser removidos por los propios zombies, ya que para ello se requeriría de un movimiento de tirón hacia sí mismos, en el que se haría menor fuerza que al empujar (puesto que no se puede utilizar tan eficazmente el peso e inercia del cuerpo) y que, en todo caso, se vería entorpecido por el resto de zombies que avanzarían empujando hacia el edificio.

03 Empuje grupo zombie fuera

Como desventajas, el tapiado desde fuera expone más al grupo que lo realice, pudiendo llegar a ser según las circunstancias imposible de realizar por su peligrosidad y en todo caso teniendo que destinar a mayor parte del personal a controlar la seguridad del entorno. También puede suceder que, en función de la morfología de la ventana, el tapiado combe o incluso ceda o se rompa al empuje de los zombies en los puntos más alejados del marco de la ventana, al quedar sobre un espacio vacío (tranquil@s, ya veremos cómo solucionarlo).

Por otra parte el tapiar las ventanas desde dentro aporta una mayor seguridad y discreción al grupo que lo realiza, pudiendo destinar más personal a realizarlo y menos a vigilar (aunque siempre se tiene que vigilar), pero por otra parte el tapiado resultará menos resistente al estar fijado en el sentido del empuje de la masa zombie, siendo más fácil que ceda y requiriendo, por tanto, un apuntalamiento que le aporte mayor resistencia.

04 Empuje grupo zombie dentro

Para entender fácilmente todo esto que estoy explicando sobre colocar el tapiado a favor o en contra del sentido del empuje de los zombies, pensad en las puertas de emergencia anti-avalanchas: se abren en el sentido en el que se mueve la masa que se quiere evacuar precisamente para facilitar su salida. Pues con los zombies tenemos que hacer precisamente lo contrario. Por ello, aparte de lo ya explicado de realizar el tapiado por dentro o por fuera, deberemos de tener presente si los elementos que conforman la ventana (hojas, postigos o persianas) abren en un sentido u en otro, incluso si lo hacen en el plano horizontal o vertical, para afianzarlos convenientemente mediante pasadores, tornillos, cuñas, clavos, apuntalado (especialmente para las hojas de las ventanas que se abren hacia adentro) o de cualquier otro modo que nos ingeniemos para evitar que se abran de la forma que normalmente lo hacen.

Sentido y orientación del tapiado

Normalmente al colocar los tablones para tapiar una ventana tendemos a colocarlos, si lo hacemos de una forma medio decente, no cómo salen en las pelis distribuidos aleatoriamente e incluso superponiéndose, orientándolos horizontalmente. Desconozco el motivo por el que así se realiza, pero teniendo en cuenta que los zombies al empujar también colocarán sus brazos en ese sentido, muy posiblemente queden ambas manos sobre un mismo tablón o listón, que será el que recibirá todo el empuje y peso del zombie, siendo por tanto más fácil que ceda o se parta.

Por el contrario, si colocamos los listones o tablones del tapiado orientados verticalmente, cada mano quedará sobre uno diferente, repartiéndose por tanto la fuerza ejercida por el zombie más eficazmente entre toda la estructura del tapiado.

05 Comparativa zombie empujando

Si no me creéis haced la prueba, empujad sin pensarlo con todas vuestras fuerzas contra una pared…con toda seguridad habréis colocado los brazos horizontalmente a la altura de vuestro pecho y abiertos más o menos la anchura de vuestros hombros, más o menos de forma simétrica al eje central de vuestro cuerpo, y no asimétricamente uno a una altura o anchura y el otro a otra.

Sea como sea la orientación vertical u horizontal de vuestro tapiado, o incluso si lo realizáis con una sola pieza, es deseable que el mismo se afiance o refuerce estructuralmente mediante varios tablones o listones colocados transversalmente, e incluso alguno en diagonal, afianzando los mismos también a la propia estructura de la ventana (en el marco de la misma, no en las hojas que la componen) mediante cuñas, escuadras clavadas o atornilladas e incluso apuntalándolo si es necesario. Todo ello redundará en su resistencia y, por ende, en vuestra protección. Muy importante es tener en cuenta que dichos refuerzos no queden al alcance de los zombies de tal manera que puedan utilizarlos para agarrarse al tapiado y desmontarlo, por lo que deberán colocarse hacia dentro del habitáculo a proteger.

06 Cuñas y postigos

Tal y como podéis ver la estructura que formaran los tablones o tablas que utilicemos para tapiar la ventana serán muy parecidas a las que se utilizan para construir los postigos, con las únicas salvedades que normalmente estos son aproximadamente tan anchos como la mitad de la ventana, ya que se construyen para tapar la ventana mediante dos hojas (dos elementos por ventana), mientras que nosotros lo haremos un poco más anchos que la ventana para poder tapiarla con una sola hoja por ventana (un elemento por ventana) y en que los refuerzos no llegarán hasta los laterales, sino que dejarán un espacio suficiente para que la estructura principal del tapiado (los tablones o tablas que lo componen) apoye plenamente en el marco de la ventana. Esto es de vital importancia, ya que en caso contrario los refuerzos apoyarían sobre el marco de la ventana creando unos espacios vacíos que los zombies podrían aprovechar como eficaces asideros de los ayudarse para arrancar el tapiado.

07 Croquis tapiado
[Croquis del tapiado por fuera (no a escala): la vista A corresponde a la vista frontal, la que verían los zombies, la B a la lateral, la C a la trasera y la D a la superior. Nótese la presencia de refuerzos y de las cuñas con las que afianzar perpendicularmente el tapiado a la ventana.]

Como estas estructuras de tapiado pueden construirse con anterioridad al brote zombie, os aconsejamos que así lo hagáis y las tengáis a mano para cuando los primeros no muertos empiecen a aparecer. En caso de no ser así, y que el ataque zombie os pille por sorpresa, lo que sí os aconsejamos es que las construyáis al amparo del edificio donde estéis refugiados y solo salgáis al exterior, una vez las tengáis todas montadas, para afianzarlas en su sitio (en caso de poder salir, siempre las podréis utilizar colocándolas por dentro). De no ser posible por la acuciante necesidad de asegurar las ventanas, lo mejor es salir a colocar las tablas o tablones que conformarían el cuerpo principal del tapiado y a posteriori, desde dentro, colocar los refuerzos y fijaciones.

Cómo clavar los clavos

Obviamente todo el mundo pensará que con un martillo…es una buena respuesta, pero mejor hacerlo con una pistola de clavos ya que así lo haréis con menor esfuerzo y mayor rapidez, exponiéndoos menos al peligro. Pero no me refería a la forma material de hacerlo sino en su distribución.

Recordar, aunque resulte una obviedad, que los clavos que utilicemos han de ser lo suficientemente largos como para atravesar los tablones o listones de nuestro tapiado y clavarse en el marco o estructura de la ventana, siendo deseable que entre ½ – ¾ de su longitud, una vez atravesado el tapiado, queden clavados en el marco de la ventana. La única excepción a esta regla serían los clavos a utilizar en los refuerzos, que pueden ser más cortos que los anteriores siempre y cuando atraviesen el refuerzo y se claven en el tapiado o viceversa.

En el caso que los clavos traspasen la estructura, tanto la del marco de la ventana, como la del cuerpo principal del tapiado o la de los refuerzos, sobresaliendo sus puntas, lo más aconsejable es golpearlos para doblarlos y embutirlos en la madera, tanto por motivos de seguridad, evitar heridas y desgarrones, como para aumentar la resistencia y robustez del conjunto.

Sobre la distribución de los clavos, se han de colocar de forma uniforme, tanto en número como en distancia, especialmente respecto del margen de las tablas o tablones para evitar que las mismas se resquebrajen y, por tanto, pierdan fuerza estructural. Por ello intentaremos clavarlos en la parte más centrada que podamos y, en todo caso, alejándonos de los lados de la tabla o tablón que estemos utilizando una distancia mínima del doble del diámetro del clavo que estemos utilizando.

En principio, y en función del tipo y tamaño de los materiales que compongan nuestro tapiado, daremos prioridad a distribuir uniformemente los clavos por todo el tapiado antes que concentrarlos en unos pocos puntos. A posteriori podremos reforzar estos puntos de clavado con otros clavos para darles más resistencia, especialmente en las esquinas y puntos intermedios de las tablas o tablones que utilicemos. Así, utilizaremos dos clavos por extremo del tablón o de la tabla del tapiado, salvo que sean muy estrechos y con uno sea suficiente, colocando cada uno en una esquina del mismo.

08 Distribución clavos
[Distribución de los clavos (no a escala): en la mitad superior se observa la distribución primaria de los clavos, siendo la misma la mínima aconsejable; en la mitad inferior se observa la distribución final aconsejable por ser más reforzada y la que mayor robustez otorga.]

Para clavar varios clavos en un mismo sitio, utilizaremos el siguiente patrón o distribución, pudiendo ser éste tanto en sentido horizontal como vertical, y teniendo en cuenta que el más aconsejable sería el denominado “estándar de 5 clavos”:

09Patrones clavar clavos

También es muy importante, especialmente si el tapiado se realiza por la parte interior del edificio, utilizar cuñas, escuadras u otros listones de madera para afianzar el tapiado perpendicularmente a la dirección en la que ha de resistir el embate de los zombies.

Relleno de intersticios, asegurado de vidrios y otras consideraciones

Con lo expuesto hasta el momento ya tenéis suficiente para realizar un correcto tapiado de vuestras ventanas, pero si lo vuestro es esforzaros al máximo para enfrentaros al Apocalipsis Zombie lejos de la mediocridad del superviviente convencional que hemos visto en tantas películas, prestad atención a los siguientes consejos con los que obtendréis todo lo necesario para obtener la matrícula de honor en el tapiado de ventanas durante el Apocalipsis Zombie.

Los espacios vacíos entre las diferentes estructuras que forman una ventana (hojas de la ventana, persiana, postigos, contraventanas, etc.) así como los que quedan entre el tapiado o protección que apliquemos y la misma son puntos débiles estructuralmente hablando. Ello se debe a que estos intersticios son espacios vacíos en los que los diferentes materiales y estructuras pueden combar, ceder e incluso llegar a romperse. Pensad que cuando queréis romper un tablón de madera o una rama, lo que hacéis es colocarlo de manera que la mayor parte no apoye sobre nada, especialmente la central, que es donde se golpea y se parte. Pues estos intersticios actuarían de igual manera, aunque a menor escala y siempre dependiendo de la robustez del material y estructura de la propia ventana. Por ello es conveniente rellenarlo de cualquier material de forma que no queden estos espacios vacíos, sino que exista una continuidad entre las diferentes capas y elementos de tal forma que la fuerza de empuje que se realice en una se reparta y disipe por toda la estructura. De poder ser, estas capas intermedias deberían ser de materiales blandos pero compactos, tales como mantas, toallas, planchas de lana de roca, capas de cartón, sacos terreros, colchones finos, telas o cortinas enrolladas, ropa, etc., de tal forma que absorban y amortigüen parte del esfuerzo al que se verá sometido el tapiado. Obviamente está operación de rellenado deberá de realizarse de forma coordinada con el tapiado, de tal forma que no lo obstaculice y que pueda llevarse a cabo sin tener que desmontarlo.

También de forma coordinada con el tapiado se deberán asegurar los vidrios de las ventanas mediante cinta americana (lo más recomendable) u otros tipos de cintas adhesivas, tal y como se hace cuando se preparan para soportar la acometida de un tifón o huracán.

10 Cinta adhesiva ventanas

Otro aspecto a tener en consideración es, a poder ser, no dejar resquicios, salientes o entrantes, que los zombies puedan aprovechar para meter sus dedos y traccionar o estirar. Aunque es un movimiento que creemos es improbable que un zombie vaya a realizar, ya que requiere de cierta capacidad de raciocinio, y que en todo caso se vería dificultada por la propia masa zombie que empujaría en el sentido contrario, no podemos desestimarla y por tanto debemos dificultársela todo lo posible.

11 Esquema capas tapiado

Finalmente, el último aspecto que tendremos en cuenta es el de la realización de pequeñas aperturas practicables en el tapiado que, pudiéndose abrir o cerrar a voluntad, no comprometan la robustez estructural de la ventana tapiada y sirvan para diferentes propósitos tales como son la ventilación, entrada de luz natural, punto de observación y/o vigilancia, tronera para el uso de armas y, en general, cualquier uso para el que nos sea necesario tener una apertura hacía el exterior. En general es aconsejable realizarlas en la parte superior de las ventanas, a pesar que tengamos que subirnos a alguna estructura para abrirlas o utilizarlas, ya que esta será la posición en la que quedarán más alejadas de las pútridas manos de los zombies, y también realizarlas del menor tamaño posible, acorde con el uso que se les vaya a dar y de forma que cumplan con su misión, o en localizaciones donde queden fácilmente disimuladas, como en las esquinas, para que no sean fácilmente detectables.

Bueno, hasta aquí este breve, aunque finalmente más extenso de lo que me esperaba, compendio de consejos sobre cómo tapiar adecuadamente una ventana para que aguante el asalto de los zombies durante el Apocalipsis Zombie. Como veis, en general se trata de usar el ingenio y aprovechar los materiales de los que dispongamos a mano, que normalmente serán escasos y no los que querríamos tener. Estoy seguro que me he dejado otros medios y métodos para tapiar o asegurar ventanas, como atornillar sus hojas al marco de la misma, así que no dudéis en aportarlos en los comentarios.

12 Buenos ejemplos

13 Malos ejemplos

Artículos relacionados

Tapiar ventanas durante el Apocalipsis Zombie (1)

Cómo sobrevivir en un piso (1)

Cómo sobrevivir en un piso (2)

Cómo sobrevivir en un piso (3)

2 Comentarios

  1. Superviviente_Z

    Gran colofón para un tema tan interesante, aunque me he quedado con ganas de una explicación más detallada de las troneras en el tapiado.

    Por otra parte, sobre la orientación vertical del tapiado, aunque entiendo y acepto la argumentación que se expone, creo que es mejor hacerlo horizontalmente por dos motivos: es más fácil y natural ir colocando uno encima del otro (ya clavado) sujetándolo con una mano mientras se clava con la otra y además es la orientación que tradicionalmente han tenido las trancas que se han utilizado para asegurar puertas y ventanas.

  2. Pelos

    Si bien es cierto que tradicionalmente alamudes y trancas se han colocado horizontalmente para trabar las puertas y ventanas, creo que esto es así pues era más fácil y efectivo colocar los soportes o realizar los huecos que los contenían de esta forma, favoreciendo también su puesta o retirada. De hecho creo que simplemente se realizó así por practicidad, no porque fuese más efectivo pasarlo horizontalmente que verticalmente (hay muchas cerrojos que afianzan puertas en los extremos verticalmente arriba y abajo.

    Por otra parte verás que la mayoría de puertas y contraventanas han sido fabricadas mayoritariamente con lamas verticales (cuando no alternando capas en uno y otro sentido). Al fin y al cabo tampoco creo que tenga mayor o menor resitencia estructural siempre y cuando cuenten con los refuerzos adecuados y apoyen sobre sus respectivos marcos.

    De todas formas, en el dibujo de ejemplo he puesto un solo zombie, pero piensa en lo que sucedería con varios zombies embistiendo contra la ventana: a pesar de ser de diferentes alturas, toda su fuerza se centraría en uno o dos tablones, en el caso de la disposición horizontal, mientras que en el caso de la disposición vertical, la fuerza quedaría repartida entre más tablones.

    En todo caso, el secreto de un buen tapiado es reforzarlo y que apoye bien sobre el marco de la ventana a proteger.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *