Continuando con la serie de artículos destinados a enseñarnos todo lo necesario para conseguir agua y no morir deshidratados, en el presente artículo vamos a desarrollar las técnicas necesarias para conseguir agua en el supuesto de supervivencia al que nos enfrentamos, un AZ.

Para más adelante, para el cuarto artículo de la serie, dejamos la explicación de los métodos de purificación y conservación del agua en los diferentes supuestos que hemos tratado.

En primer lugar, hemos de tener en cuenta que un AZ se puede dar en una gran variedad de entornos, por lo que no se puede ser exhaustivo a la hora de explicar todos y cada uno de los supuestos en los que nos podríamos encontrar. Por lo tanto hemos de conocer bien las técnicas básicas descritas en los anteriores artículos y ser “creativos” en su aplicación.

Creo que alguien ya señaló acertadamente que estas técnicas básicas son de carácter “silvestre”, lógico si tenemos en cuenta que han sido extraídas de manuales de supervivencia pensados para sobrevivir en la naturaleza. Por lo tanto, parecería que solo serían aplicables en un medio silvestre. A pesar de ello creo conveniente el conocerlas puesto que no sabemos a ciencia cierta en que entorno nos vamos a tener que enfrentar al AZ y, por otra parte, pueden sernos de utilidad en circunstancias que a priori no nos lo pareciese.

Por lo que a obtención de agua en un AZ se refiere, nos vamos a enfrentar a dos entornos claramente diferenciados: entorno humanizado y entorno no humanizado.

Entorno humanizado y no humanizado

Comenzaré por este último, ya que las técnicas descritas en los artículos anteriores (y otras no explicadas según las características concretas del entorno no humanizado) son directamente aplicables, pero con una pequeña contrariedad. Pequeña pero numerosa…la presencia de zombies.

Efectivamente, la presencia de zombies por los alrededores va a limitar en gran medida, o incluso a impedir, la posibilidad de aplicar las técnicas básicas de obtención de agua. Así que para aplicarlas vais a tener que extremar las precauciones y adoptar rigurosas medidas de seguridad. Una vez más, vuestra capacidad de improvisación será la que os ayudará a sobrevivir.

Mucho más usual será que intentéis sobrevivir al AZ en un entorno humanizado.

Seguramente, antes de preocuparos por conseguir agua, vuestra primera preocupación habrá sido la de encontrar refugio. Pues bien, salvo que este refugió sea natural, ya os encontraréis en un entorno humanizado.

Si la elección de este refugio ha sido premeditada, habréis previsto la existencia de una fuente de obtención de agua en él. Por el contrario, de tratarse de un refugio de emergencia, lo primero que debéis hacer, tras aseguraros su seguridad, es la de encontrarla. Conocer vuestro refugio os ayudará a ello y de paso a revisar su integridad como tal.

En caso de no existir dicha fuente de obtención de agua, se ha de valorar la posibilidad, según las circunstancias, de abandonar el refugio para dirigirse a uno nuevo (donde el suministro de agua esté garantizado). Un refugio sin agua es solo un ataúd gigante.

Creo recomendable no esperar a realizar este exhodo a cuando se esté deshidratado, ya que incluso una deshidratación leve reduce notablemente nuestras capacidades físicas.

Entornos humanizados: aislados y no aislados

Los entornos humanizados los podríamos clasificar en dos tipos en función del medio que los rodea: aislados, cuando se encuentran enclavados en un medio no humanizado o silvestre, y no aislados, cuando presentan continuidad con entornos de sus mismas características.

Aunque a priori nos pudiera parecer lo contrario, ya que en la vida normal es al contrario, el entorno humanizado aislado es el que nos ofrece, por lo que a obtención de agua se refiere, mayores posibilidades de supervivencia en un AZ.

Esto se debe a que la necesidad de disponer de agua potable habrá obligado a la instalación de un sistema propio de abastecimiento de agua. Este sistema de abastecimiento puede ser autónomo (pozos, manantiales, captaciones, etc.) o dependiente (red de suministro de agua, depósitos de reserva, aljibes, etc). En el primer de los casos nos habrá tocado la lotería ya que dispondremos de agua de forma casi permanente mientras que en el segundo caso estaremos a merced de la interrupción del suministro de agua o del agotamiento de las reservas de las que disponemos.

El peor de los casos al que nos enfrentaremos es el de los entornos humanizados no aislados (entiéndase entornos urbanos) ya que dependen casi exclusivamente del suministro público de agua para satisfacer sus necesidades.

Suministro público que se verá rápidamente afectado por un AZ.

Encontrando agua en entornos urbanos afectados por un AZ

Actualmente casi ningún edificio, casa o instalación disponen de pozo u otro sistema de captación de agua para su suministro. De hecho, algo que era tan habitual como disponer de depósitos de agua en la parte alta de los inmuebles ha dejado paso a contadores y sistemas de presión en el denominado sistema de “agua directa”.

Este sistema de suministro adolece de que en caso de fallo en el suministro, debido a cualquier circunstancia posible, la interrupción en el mismo es casi inmediata. Además, si no estoy equivocado, se ha prohibido asociar la existencia de depósitos a este sistema de agua directa y en las viviendas que no cuentan con él y todavía disponen de depósitos, se intenta de propiciar el pase al nuevo sistema.

En conclusión, en caso de fallo en el suministro de agua en un entorno urbano, fallo que ocurrirá más tarde o más temprano en un AZ, nunca habrá sido más acertada la expresión “ en caso que nos cierren el grifo”.

En dicho caso hemos de tener en cuenta las siguientes consideraciones:

1) Conocer el lugar en el que nos refugiaremos y determinar sus reservas, fuentes de suministro y de obtención de agua, ya sean las habituales o no. Según estas características trazar un plan de acción para la obtención de agua y determinar los materiales necesarios para ello.

2) En caso de poder preveer la situación, y en ausencia de un suministro propio y autónomo de obtención de agua, disponer de la mayor cantidad de reservas de agua posible, siempre en función del número de supervivientes y del tiempo a permanecer en él.

3) Instalar o preveer un sistema de recolección de aguas pluviales, ya sea mediante canalización de las aguas hacia un depósito o cisterna o mediante la utilización de recipientes recolectores. En este último caso, retirar los recipientes y/o el agua obtenida para evitar su pérdida por evaporación así como el crecimiento de insectos y/o algas.

4) En caso de tener conocimiento del AZ, llenar el máximo número de recipientes (ollas, botellas, bañera, etc.) con agua potable.

5) Seguir los consejos para limitar la deshidratación.

6) Si no se conoce de manera totalmente segura la potabilidad del agua que se ha de consumir, someterla a los métodos de purificación de los que se disponga.

7) Ante la posibilidad de contaminación del suministro de agua, cerrar la llave de entrada o a ser posible, derivarla hacia un depósito auxiliar. En caso de cualquier sospecha de contaminación, y sin poderla purificar, desestimar dicha agua para la ingestión/alimentación y valorar destinarla a tareas secundarias.

8 ) Aun en caso de corte en el suministro, las cañerías de los edificios continuarían disponiendo de agua. Para recuperarla, se ha de abrir la llave o válvula más alta del edificio (para dejar entrar aire) y a continuación bajar al lugar dónde se halle la llave, grifo o válvula más baja y abrirla, recogiendo el agua en un recipiente suficientemente grande.

9) Otras reservas de agua potable en un edificio son los congeladores (hielo), calefactores (calentadores) de agua sanitaria y depósitos del WC. Para recuperar el agua de los calefactores, primero asegurarse que no hay ni gas ni electricidad. Cerrar la llave de entrada y abrir la válvula de drenaje; a continuación abrir un grifo de agua caliente. Según la ubicación de uno u otro (diferentes alturas) el agua saldrá por uno u otro (siempre por el situado más bajo).

10) El agua va para abajo. Inspeccionar, siempre que sea seguro, las zonas bajas de los inmuebles, edificios y otras instalaciones urbanas. En muchas de ellas puede haber agua acumulada por filtraciones, escorrentías o falta de drenaje. Verificar el origen y, en todo caso, someterla a los procesos de purificación necesarios.

11) Las piscinas han sido llenadas con agua proveniente del suministro de agua potable y posteriormente tratada con aditivos y productos químicos. Verificar cuáles han sido dichos productos y actuar en consecuencia. Normalmente el agua de las piscinas suele ser tratada con cloro; para eliminarlo o reducir su concentración, basta con evaporarlo (hirviéndola o dejándola expuesta al sol). Atención con la posible utilización de otros productos químicos de más difícil eliminación.

12) El agua de los sistemas de refrigeración / calefacción suele ser agua potable que, por su utilización de forma continuada en un sistema de circuito cerrado y por la posible adición de aditivos químicos, ha perdido sus cualidades que la hacían apta para el consumo humano. Valorar su posible recuperación y/o destinarla a tareas secundarias.

Bien, seguramente me haya dejado alguna fuente alternativa para la obtención de agua que no conozca o no haya pensado así que, por favor, comentarla.

Y en la próxima entrega lo prometido, la explicación de los métodos de purificación y conservación del agua.

Zombie-hunter 1
“…en un mundo en el que los muertos caminan, la palabra problemas carece de significado…”


8 Comments on “Conseguir agua (3): consideraciones particulares en un AZ”

You can track this conversation through its atom feed.

  1. jasta says:

    muchas gracias zombie-hunter por salvarnos nuestros traseros ante la necesidad tan basica de tener agua

  2. Mariano de Argentina says:

    Este blog se la re banca

  3. Marcos says:

    Fuerza TZSS! Podrían organizar un “concurso” en el que cada uno envíe su propio kit de supervivencia, se vote el mejor, se lo perfeccione y quede como “oficial” o el recomendado por la ZSS…

    Saludos!

  4. Deimos says:

    gracias Zombie Hunter
    gran trabajo el tuyo

  5. Noname says:

    Buen aporte,gracias.
    Desde Zaragoza todo tranquilo….por el momento.

  6. Frigerkiller says:

    Un Apocalipsis por agua es màs factible, asì que estos consejos de que sirven, ¡sirven!, En un apocalipsis por agua tus vecinos comunes y corrientes trataran de matarte a tì y a los tuyos (si se enteran de que tienes agua) para que los suyos sobrevivan un poco màs, definitivamente el fin de la “sociedad humana” como la conocemos està a la vuelta de la esquina, ya sea por guerras,falta de agua, hambrunas y virus como los H1N1 o hasta un puto meteorito que se desvie de su curso por algùn impacto.

    ¿Deberìa Dios darnos un Test con opciòn multiple?
    Ya saben, para que escogieramos como nos gustarìa que nos extinguieramos.

  7. yeya says:

    si y si no tenemos conciencia sera mas rapido de lo que nos imaginamos

  8. hellsatan says:

    ahi algo que no he visto que consideren, LA COMIDA(para consumo humano)en estos casos nos enfretariamos ademas de los zombies peleariamos por comida (entre otros viveres)con los otros sobrevivientes.

Deja un comentario

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>