Menú Cerrar

Raccoon City – Carta del Científico

8 de junio de 1998

Mi queridísima Ada:

Cuando leas esta carta, ya no seré la persona que conociste. Hoy comprobé el resultado de mi análisis y, como sospechaba, ha dado positivo.
Me siento al borde de la locura al pensar en mi inminente final. Daría lo que fuera por no tener que convertirme en uno de ellos.
Por lo que sé, tú no estás infectada. Sinceramente espero que no seas la última persona con vida aquí dentro pero, si así fuera, recoge el material de la sala de audiovisuales.
Activa, después, el sistema de autodestrucción de la sala de generadores y huye de aquí. Haz lo que esté en tus manos para hacer público todo el incidente.
Si las cosas funcionan con normalidad, deberías poder abrir las cerraduras con el sistema de seguridad. He configurado la terminal de la sala pequeña de seguridad para que puedas acceder al sistema con mi nombre y el tuyo contraseña.
Necesitarás una clave más para abrir la cerradura de la puerta del nivel dos del sótano donde se encuentra la sala de audiovisuales.
Como medida de seguridad, la he codificado en una radiografía. Te conozco bien y estoy seguro de que podrás descifrarla sin problemas.
Sólo me queda una cosa más… lo último que te pido. Espero que nunca tengas que verme en este estado, pero si sucediera te ruego que pongas fin a mi sufrimiento. Espero que lo comprendas.

Gracias, Ada.

Siempre tuyo,

John

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *