Hace un par de meses conocí la existencia de este libro, del cuál tuve dos primeras impresiones totalmente erróneas. La primera, que había sido escrito por un catalán al que le faltaba la tilde en su apellido. La segunda, que no se trataba más que de una copia de la obra de Max Brooks, “Guía de supervivencia zombi”.

Tal y como he dicho, dos impresiones completamente erróneas.

Portada

Así que aquí les dejo el artículo que se merece un libro de tal importancia para la supervivencia zombie.

La primera impresión errónea que tuve con este libro es completamente anecdótica y poco tiene que aportarnos a nuestra preparación para sobrevivir al AZ. En cambio la segunda si que es importante y ha de quedar completamente claro que no se trata de una copia, sino de un libro completamente diferente que profundiza en el combate cuerpo a cuerpo (sin armas de fuego) contra zombies. Obviamente en la “Guía de supervivencia zombi” también se trata el combate cuerpo a cuerpo, pero apenas son 10 páginas las que le dedica, mientras que la totalidad del “Manual de combate Zombi” (300 páginas) versa en esta disciplina y en aspectos relacionados (elección de armas, preparación física, etc.).

Lo compré y lo leí ávidamente, sorprendiéndome su lectura y revelándome conceptos básicos del tema que en él se trataba. Un tema que he de reconocer, siempre había dejado un poco de lado y no lo había preparado con la suficiente profundidad que se merece.

Si tuviera que resumir en una sola frase las enseñanzas de este libro, no podría, porque tres son los conceptos básicos mínimos en los que podría resumir su esencia:

– Lo que incapacita a un ser humano no tiene porqué incapacitar a un zombie.

– Para perder un combate contra un zombie, es suficiente con que nos infecte.

– El combate cuerpo a cuerpo contra zombies es en el que el superviviente se encuentra en mayor desventaja frente a su adversario y en el que corre un mayor peligro.

Advertencia

El libro se estructura en una pequeña introducción y 5 secciones, en las que se alternan el texto técnico con informes de combate, textos en los que se narran experiencias de combate cuerpo a cuerpo vividas por quienes los explican, lo que hace inevitable otra nueva alusión a otra obra del Sr. Brooks, “Guerra Mundial Z”.

El libro ha sido publicado en nuestro país por Dolmen Editorial dentro de su línea editorial Z, que incluye numerosos títulos de temática zombie, y puede ser adquirido en diversos comercios o directamente en la web de la editorial.

Las fotografías que ilustran este artículo son las que publicitan la propia Dolmen Editorial en su web. El texto que aparece en cursiva y entre comillas, son citas textuales del libro.

Introducción

El libro comienza con la narración del autor del primer combate cuerpo a cuerpo contra un zombie que presenció y de cómo este y su trágico desenlace le motivaron a escribir esta obra, intentando de reunir en ella el máximo conocimiento para que cualquier persona común, sin conocimientos en combate, pudiera convertirse en “un guerrero eficiente contra los muertos vivientes” y pudiera defender a sus seres queridos y a él mismo.

Aún así, aconseja eludir al máximo dicho tipo de combates, por el peligro inherente a ellos, pero no por ello dejar de prepararlos, ya que en caso de ataque zombie, las probabilidades de enzarzarse en un combate cuerpo a cuerpo contra un zombie, por diversos motivos, son muy elevadas.

Desinformación y conceptos erróneos

En esta primera sección el autor intenta de esclarecer diversos conceptos erróneos o inexactos que, difundidos por no queda claro quién, han llevado a la muerte a quienes los han creído ciertos. Lo cierto es que no es muy exhaustivo, ya que sólo habla de 7 conceptos, pero creo que cumple con el objetivo de concienciarnos en no tener ideas preconcebidas en lo que al combate cuerpo a cuerpo contra zombies se refiere.

En este sentido, quiero señalar el último del que se habla, el que se centra en desmentir la creencia que “sólo los atletas / artistas marciales / soldados pueden sobrevivir a un ataque de zombis” ya que en su explicación aglutina lo anteriormente dicho con respecto del objetivo de esta sección.

Anatomía

A pesar de la amplia explicación que sugeriría el título de esta sección, en ella el autor se centra en explicar los puntos fuertes, las debilidades y las zonas a atacar.

Respecto de los primeros, el autor resalta la boca/dientes, los dedos/presa, la resistencia, la percepción sensorial, la durabilidad, el olor y la ferocidad. De todos ellos quiero destacar dos que normalmente pasan desapercibidos y son infravalorados, las manos y el hedor de los zombies. Las manos porque son consideradas secundarias en el ataque del zombie, olvidando su gran poder potencial de infección, ya que un solo arañazo es suficiente para contagiar a un humano que, a pesar de haber eliminado al zombie, habría perdido por tanto el combate. El hedor, porque pocas personas son conscientes de su capacidad incapacitante, salvo aquéllas que en algún momento han estado en contacto con cadáveres putrefactos, debido a que puede provocar “náuseas, mareos, vómitos y epífora”. Aquí también habría que añadir el efecto psicológico que la apariencia física del reanimado, unida a su hedor, provocaría en su adversario humano, posiblemente incapacitándolo de igual modo.

Respecto de las debilidades hace mención a la inteligencia, a la coordinación, a la estructura del esqueleto y a la velocidad. Bajo el ambiguo enunciado de estructura del esqueleto, el autor señala algo que todos sabemos pero que merece ser repetido ya que muchas veces es obviado: el único método demostrado de detener el avance de un asaltante no muerto es destruir suficientemente su cerebro. A continuación hace una disertación sobre que se considera destrucción suficiente del cerebro, concluyendo que ésta se produce cuando “se atraviesa la sustancia gris y se llega a la sustancia blanca”. Otra debilidad a destacar, por el gráfico que se acompaña, es el de la velocidad en la que se concluye que “el avance medio de un zombi es de unos trece minutos por kilómetro”. Quizás en este momento no se aprecie la importancia de esta debilidad en el combate contra los zombies, ya que para nuestro objetivo de vencerlos en combate sea más importante su falta de coordinación, pero más adelante la desvelará al volver a hablar de ella en la sección estrategias y técnicas de combate …bueno, no puedo esperar, su importancia no radica en ser un factor que ayude a ganar un combate, sino en evitarlo. Y un combate evitado, es un combate ganado (esta es una conclusión propia formada después de leer el libro).

Debilidades. inteligencia

Finalmente en esta sección se explican las diferentes zonas de un zombie a atacar, dividiéndolas según su importancia en objetivos primarios o aquéllos que son letales o neutralizantes permanentes para el zombie (están constituidos por el cráneo y sus diferentes partes en función del tipo de arma o ataque que se utilice), secundarios o no letales ni neutralizantes permanentes pero que reducen el peligro del ataque (cuello y mandíbula) y los terciarios o ralentizantes del ataque (rótula y tendón de Aquiles). Este último apartado concluye haciendo alusión a los objetivos a evitar (cuerpo, manos y genitales) así como los factores externos que pueden condicionar el combate contra el no-muerto (edad, vestuario, estado de descomposición y características concretas de la cabeza del zombie al que nos enfrentemos).

Condicionamiento y preparación

Esta es una sección muy interesante ya que trata sobre dos aspectos que normalmente son muy descuidados por quién se prepara para sobrevivir al AZ, la preparación física y psicológica. La primera fué potenciada por la peli “Zombieland” y sus famosos consejos, pero de la segunda muy poco se había hablado, almenos hasta ahora.

En un primer momento el autor establece una autoevaluación física del combatiente, basada en sus diferentes características, ventajas y desventajas, para encuadrarlo dentro de una de las tres categorías de combatientes que ha desarrollado: ectocombatiente, mesocombatiente y endocombatiente (o para que nos entendamos, delgado, fuerte y gordito). A partir de esta autoevaluación física, el futuro superviviente encuadrado ya en una de las categorías de combatiente anteriormente citadas, será consciente de las características que debe potenciar mediante la preparación física.

Ésta se centrará en potenciar 4 características o rasgos físicos, fuerza, resistencia, coordinación (llamada puntería en el libro) y agilidad, mediante el ejercicio físico hasta conseguir un nivel básico de forma física establecido en el libro como “completar la siguiente secuencia sin sentirse especialmente cansado: recorrer 8 kilómetros en una hora, 30 flexiones estándar o 50 flexiones sencillas, 5 levantamientos o 10 levantamientos con ayuda y 50 mariposas”.

A partir de aquí establece una rutina de entrenamiento para potenciar los músculos que intervienen principalmente durante un combate con un zombie (deltoides, pectorales, dorsal ancho, cuadriceps, corva, abdominales, oblicuos y corazón) basada en la realización de una serie de ejercicios físicos y de combate. De estos últimos quiero señalar el denominado “aplastacráneos”, por su originalidad, sencillez y porque nunca se me había ocurrido realizar un ejercicio así.

Como punto final de la preparación física, el autor hace una breve reseña a la dieta, animando a los lectores a llevar una dieta saludable y sin excesos, almenos en tiempos de paz.

Para finalizar esta tercera sección, el autor explica varios conceptos a tener en cuenta respecto a la preparación psicológica para estar preparados para enfrentarnos a los zombies. A pesar de la importancia del factor psicológico, el autor apenas le dedica dos páginas, por lo que no profundiza suficientemente en el tema y se limita prácticamente a dar tres consejos básicos: ignorar la apariencia física, concentrarse en eliminar la amenaza y no mirarle a los ojos.

El libro tiene dos secciones más, la de selección de armas y la de estrategias y técnicas de combate, las cuáles prefiero comentarlas en una segunda entrega de este artículo, debido a que por la importancia que tienen, de hacerlo en una sóla entrega, la extensión del mismo sería tal que lo convertiría en un artículo enfarragoso y de difícil comprensión.

Así pues, hasta la segunda entrega.


9 Comments on “Manual de combate Zombi (I)”

You can track this conversation through its atom feed.

  1. Pop Culture says:

    Muy buen articulo…

    Un saludo!!

  2. kevin says:

    muy bueno…..

  3. Frank says:

    Me parecio muy buen articulo, me gustaria poder leer este libro ya que parece enfocarse en lo que realmente un zombie puede llegar a ser y como combatirlo de una manera eficiente.

    La parte del ejercicio fisico fue la que mas me gusto por ser muy cierta, muchos de los relatos, peliculas y libros nos narran metodos de acavar con un zombie como si todo el mundo fuera Rambo o el Terminator y en relacion a las armas ponen cosas como busca una AK-47 con lanzagranadas, una escopeta con balas para elefante y un lanzamisiles como los que usamos en HALO. Estas cosas son casi imposibles de conseguir y digo casi para dejar un 1% de provabilidad de que seas el tio mas suertudo del mundo y encuentres un HUMMER lleno de armas.

    Espero con ansias que este libro llegue a las librerias de latinoamerica

  4. "A" says:

    muy buen articulo!!!! yo se todo sobre ellos soy de la patagonia y ya combati 3 veses contra ellos su puntos deviles son la cabesa en especial la frente,el cuello la mandibula,la columna vertebral al romperla no puden caminar mas es lo primero que deven atacar yo soy de santa cruz en argentina y ya pase x esto y quiero que sepan defenderse son iguales que en la pelicula el amanecer de los muertos vienen en bandas no es que van a encontrar uno solo sino que hay miles yo me camufle en una banda que venia hacia el norte y empese a matar a todos con mis amigos somos vampiros esto es verdad los vampiros temos muchas agilidades x eso pudimos contra todos ellos! agamme caso enserio le digo soy vampira y tambiem existen los hombres lobos! encerio refugiense el su casas,busquen comida y asegurence en sus casa no salgan nosotros nos encargaremos de esto!!! por primera ves nos uniremos todos los vampiros y hombres lobos del mundo para salvar a la humanidad no es broma lo juro!

  5. DoctorZ says:

    No es mal argumento para una nueva peli de “Crepúsculo”: Luna muerta… XD

  6. Pelos says:

    Jejeje…no des ideas a ver si van a continuar con la saga…:P

  7. bad master says:

    ¿Donde me lo puedo bajar? es que no tengo dinero para comprarmelo

  8. sedz says:

    yo ya melo lei, muy bueno, me ha aclelado muchas dudas y dado muchas ideas

  9. Entrenamiento HIIT para el AZ at The Zombie Survival Society says:

    […] nota final comentar que Roger Ma, en su libro Manual de Combate Zombi, ya proponía un entreno similar pero más reducido en cuanto a número de repeticiones y tiempo […]

Deja un comentario

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>