Lo prometido es deuda, y más cuándo hay birras de por medio, así que aquí os dejo la segunda entrega del artículo dedicado al libro de Roger Ma y en la que trataremos las secciones IV y V del mismo, las dedicadas a la armas y a las técnicas de combate.

Portada

Selección de armas

La cuarta sección del libro es la segunda más extensa del mismo, sobrepasa las 100 páginas, y en ella se tratan varios aspectos relacionados con las armas que pueden ser empleadas en el combate contra los zombies, desde su clasificación, a consejos de elección pasando por métodos de transporte, personalización y mantenimiento de las mismas y llegando a tratar sobre equipo defensivo y la “protección infantil”, tema este último que nunca había sido tratado específicamente por ninguna obra anterior y que le confiere un gran carácter innovador a la obra de la que estamos tratando.

También digna de reseñar me parece la frase del autor “¿Cuál es el arma personal más efectiva para luchar contra los zombis?…La respuesta es muy sencilla: la mejor es la que tienes a mano cuando se produce un ataque de necrófagos.” …curiosamente semejante a lo que afirma desde hace tiempo nuestro compañero Zombie-hunter 1. ¿Quizás el autor consultó nuestra web para documentarse? ¿O simplemente es sentido común? Más bien es esto último, tal y como demuestran otras frases de esta sección: “un arma es mejor que ninguna” y “un arma es tan buena como la habilidad de su propietario”.

Esta sección comienza haciendo una breve reflexión sobre el hecho que un arma funcione bien contra un ser vivo no quiere decir que también lo haga contra un no-muerto y que vale la pena hacer un desembolso económico importante invirtiendo en armas de calidad antes que en imitaciones o armas de adorno.

A continuación clasifica las armas de combate cuerpo a cuerpo contra zombies en tres categorías:

1) Armas de largo alcance: armas con longitudes comprendidas entre los 1’3 – ≥2 metros y destinadas a combates a distancias no inferiores a 2 metros, clasificadas a su vez en obstruccionistas (sirven para retrasar el ataque / atacante) y destructivas.

Armas largo alcance

2) Armas de medio alcance o melé: armas con longitudes comprendidas entre los 0’6 – 1 metros y destinadas a combates a distancias de 0’5 – 1’2 metros. Considera a las contundentes más adecuadas que las de filo.

Armas medio alcance

3) Armas de proximidad: armas destinadas a combates a distancias inferiores a 0’5 metros. Son compactas, rápidas y accesibles, debiendo ser suficientemente largas y con filo sin sierra.

Armas de proximidad

Dentro de cada categoría realiza la evaluación de diferentes armas en función de su efectividad (rapidez con la que se puede neutralizar a un zombie), durabilidad, habilidad necesaria para blandirla, disponibilidad y precio de compra. Me sorprendió que la katana no fuese incluida dentro de esta evaluación. También evalúa diversas armas improvisadas que pueden ser encontradas en diferentes lugares, desde una granja a una cocina, tales como palas, sartenes o bates de béisbol.

Armas improvisadas

Como consejo final, dentro de la selección del arma, el autor apuesta por “ajustar el arma al combatiente, no el combatiente al arma”.

En esta sección también explican otros aspectos auxiliares, como son las maneras de transportar las armas que se porten, su mantenimiento o su personalización, pero la más extensa es la que dedica a repasar el equipo defensivo. A diferencia de lo que a priori se podría suponer, huye completamente de pesadas armaduras o protecciones y, aunque aconseja llevar alguna (espinilleras, rodilleras y brazales), básicamente se centra en el equipo que evita poder ser infectado por los fluidos del zombie (mascarilla, gafas, guantes, ropa, etc.). Curiosa es la mención que hace de la pinza nasal, utilizada para minimizar el efecto negativo que el olor del zombie tendría sobre el defensor humano.

Equipo defensivo

La última parte de esta sección está dedicada a lo que el autor denomina Protección infantil y que dedica a la evaluación de los diferentes métodos de transporte de los bebés (cochecitos, arneses o bandoleras) y sus diferentes ventajas y desventajas frente a un atacante zombie. Son pocas las páginas que le dedica, pero merece ser mencionado porque creo que es un aspecto en el que a nadie se le había ocurrido reflexionar y que tiene una importancia transcendental: sin niños no hay futuro para la humanidad.

Estrategias y técnicas de combate

Como es lógico por le tema que trata el libro, esta es la sección más extensa del mismo y en ella se explican las características de los diferentes tipos de enfrentamiento que pueden darse y diversas técnicas a emplear para salir airosos de los mismos.

Combates a larga distancia

Así, en los combates a larga distancia, la seguridad del defensor es alta, la habilidad de combate necesaria es media-alta y las probabilidades de resultar infectado las sitúa entre 2-5%. Las técnicas explicadas se centran según el tipo de armas utilizada, siendo casi tan comunes las que se centran en la decapitación del zombie como las que se basan en empalar su cerebro y /o destruirlo directamente. En todos los casos, se trata de ataques directos, desde el frente.

Combates de melé

En los combates de melé, el autor define el “embudo fatal” como la “zona triangular comprendida entre la boca de un necrófago y sus dos manos” y explica que el error más habitual en un luchador no entrenado es el de entrar en él en vez de aprovechar la poca velocidad y coordinación del zombie para atacarlo por el lateral o la espalda (algo que tenemos muy claro aquéllos que nos introdujimos en el mundo del rol con el Señor de los anillos). Para aprovechar precisamente esta desventaja de nuestro adversario, todas las técnicas descritas se basan en ataques que en una fase inicial lo flanquean, asestando los golpes desde el flanco, en lo que el autor a bautizado como “desplataque” o desplazamiento y ataque. Por cierto, se me ha olvidado mencionarlo, en los ataques de melé, el autor establece que la seguridad del defensor es media, al igual que la habilidad necesaria, y que las probabilidades de ser infectado rondan el 10-15 %.

Desplataque flanqueo
Desplataque rodeo
Desplataque ataque

Los combates a corta distancia no son en los que mayor riesgo se corre, a pesar que la seguridad para el defensor es baja, la habilidad necesaria es alta y la probabilidad de resultar infectado es del 30 – 50 % (ya veréis más adelante). Las técnicas descritas se basan en inmovilizar primero la cabeza del zombie para posteriormente atacarle frontal o lateralmente. También describe alguna técnica previa a la inmovilización y que permite zafarse de la presa de la zombie (la famosa pinza zombie que describe en otra sección).

Combates a corta distancia

Si los combates a corta distancia no son los de mayor riesgo, estos no pueden ser otros que los que se realizan desarmados, en los que la seguridad para el defensor es crítica, la habilidad necesaria extremadamente alta y las probabilidades de ser infectado las sitúa en un 90% (y creo que el autor ha sido excesivamente optimista). En este caso las técnicas descritas se basan en la zancadilla y en el ejercicio aplastacráneos que anteriormente había reseñado.

Combate sin armas

La siguiente parte de esta sección la dedica a todos aquéllos factores que pueden afectar negativamente la resolución del combate, como son la oscuridad, el combate nocturno o la climatología.

También las maniobras evasivas tienen su cabida dentro de esta sección de técnicas de combate, centrándose sus explicaciones en la ventaja que supone que los zombies se muevan mucho más lentamente que nosotros. De hecho el autor aplica una fórmula matemática para calcular esta ventaja y explotarla al máximo aprovechando el terreno y habiendo entrenado con anterioridad para recorrer largas distancias.

En los combates contra varios adversarios, los más peligrosos y los que con mayor frecuencia se producirán, el autor define varias técnicas que nos permitirán salir airosos del enfrentamiento y que de nuevo aprovechan las desventajas que presentan los zombies (velocidad y coordinación principalmente). Así estas se basan en flanquear el grupo, dispersarlos o realizar ataques que ralenticen su avance, de tal manera que finalmente te enfrentes a ellos individualmente (de uno en uno). Pese a estas estrategias el autor aconseja no enfrentarse a grupos mayores de 10 individuos y que en caso de grupos mayores “ es mejor realizar una maniobra evasiva”.

Combates contra varios adversarios

Esta sección finaliza tratando de las simulaciones de combates y de su entrenamiento, tanto en grupo como individualmente, proponiendo diversos ejercicios de nombres tan sugestivos como “la rata maltratada”, “el último necrófago” o “la marca del diablo” y con los que se pretende ampliar nuestras capacidades de lucha realizándolas siempre de forma controlada y segura.

Acabada esta última sección, el libro finaliza agradeciendo la ayuda a editores, artistas, equipo médico y de preparación física, especialistas en combate y hombres de armas, así como a otros que prefieren permanecer en el anonimato, y que de una forma u otra han ayudado a hacer realidad este manual …una lista de agradecimientos espectacular.

En resumen, aún temiendo que tras leer este libro más de uno no capte su esencia y se pueda sentir falsamente confiado al enfrentarse en combate cuerpo a cuerpo contra un zombie, ya que conocerá una serie de técnicas para ello, creo debería ser una lectura obligatoria para todo aquél supervivencialista zombie, eso sí, tras haber leído y releído la “Guía de supervivencia zombi”.

Que conste que no tengo ningún tipo de trato ni acuerdo comercial con la editorial Dolmen, sino que esta recomendación la hago de forma completamente imparcial. Aunque si aumentan las ventas y Dolmen lo cree conveniente…es broma.

Podéis encontrarlo en la página oficial de editorial Dolmen o en vuestra frikilibreria habitual.

Y aquí el Zombie Combat Club , la que parece ser la página oficial del libro y de la que he sacado las imágenes que ilustran este artículo.

Espero que disfrutéis con su lectura y que comentéis vuestra opinión.


4 Comments on “Manual de combate Zombi (y II)”

You can track this conversation through its atom feed.

  1. Manual de combate Zombi (I) at The Zombie Survival Society says:

    […] Así pues, hasta la segunda entrega. […]

  2. bad master says:

    ¿Donde me lo puedo bajar? es que no tengo dinero para comprarlo

  3. Pelos says:

    Pues ni idea…aunque en la web oficial que cito en el artículo puedes encontrar parte del contenido del libro…

  4. baadmaster says:

    gracias

Deja un comentario

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>