Menú Cerrar

Categoría: Equipo

Llavero detector de radiaciones

¡Por fin el gadget que todos estábamos esperando! Basta de llaveros inútiles, minipeluches custodiando nuestras llaves, el acceso a nuestras vidas.

Hoy os hablaremos del llavero detector de radiaciones. Este robuesto llavero metálico es muy sensible a las radiaciones, y en el caso de que su portador esté expuesto a radiaciones (rayos X o rayos Gamma) pitará avisándonos de que o salimos de donde estemos pronto, o podremos ser nosotros los próximos zombies.

Visto en No puedo creer que lo hayan inventado.

La furgoneta definitiva

Esta furgoneta está en venta en eBay por 3000$ hasta el dia 4. Fué encargada por el American Institute of Parapsychology para investigar localizaciones encantadas.

Cuando el AZ se lleve a cabo un vehiculo así no será de ninguna utilidad, pero para realizar investigaciones y avanzarnos a ese momento para estar preparados puede ir de coña.

Y qué demonios, mola mucho. Seguro que a amigos como los de Plan de Contingencia también les encanta, o me equivoco?

ZOMBIE OUTBREAK SURVIVAL KIT by Z.E.R.O.

Este kit de supervivencia al estallido zombie ( traducido literalmente) viene empaquetado en una bolsa plástica de color verde un poco mayor que una cuartilla (DIN A-5), es decir, 23×15 cm. Una de las caras, la de la foto anterior, lleva inscrita el nombre y logo de “Zombie Emergency Response Operations” ( que se puede traducir como algo así a Operaciones de Respuesta a la Emergencia Zombie) de donde provienen las siglas con las que se le conoce abreviadamente: Z.E.R.O. . En esta misma cara de la bolsa aparece un anagrama de lo que parece la calavera de un zombie detrás de una barra de prohibición rodeada por la leyenda “shoot’em in the head and they’ll stay dead” ( dispárales en la cabeza y continuaran muertos). Dentro del barrado de prohibición aparece de nuevo lo que quiere decir Z.E.R.O….mirad la foto que para algo la he colgado.

El reverso de la bolsa es diferente, incorpora una solapa del mismo plástico verde, que sirve para abrirla y cerrarla, donde hay inscritas “ZOMBIE OUTBREAK SURVIVAL KIT open only in emergencies only” (no hace falta que lo traduzca, no?). Pero lo importante de este lado es que es trasparente, lo que dejaría ver su interior si no fuese porque a alguién se le ocurrió colocar aquí una especie de “panfleto” que en un inglés correctísimo y de letras enormes te dice que dentro hay todo lo que necesitas para sobrevivir a un ataque zombie (ok listillos, ni dice ataque sino infestación y tampoco dice que este dentro, pero se intuye). Un listado del material que incluye este kit completa lo que se puede ver por esta banda.

Entonces cuando lo abres, solo en caso de emergencia si haces caso de las instrucciones inscritas en inglés, es cuando aparece la trampa: IF YOU’VE OPENED THIS KIT, IT MAY ALREADY BE TOO LATE! ( el mencionado , “si has abierto este kit, puede que sea demasiado tarde!”)…

Joder! Ya lo podían haber avisado antes, no? Creo que eso aumentaría notablemente las oportunidades de sobrevir de su propietario, que al fin y al cabo es para lo que se diseñó…pero tranquilos, para aquellos que se les halla hecho el culillo agua, la empresa que los distribuye ha incluido un texto, en letras más pequeñas eso sí, en las que no solo afirma que si se utiliza adecuadamente este kit te salvará del peligro imminente, sino que además con él los civiles podrán asistir a personal militar, médico y de rescate en caso de ataque zombie. Esta vez si, en letras bién grandes indica que los materiales se encuentran dentro (donde si no?).

Como he dicho antes, en este panfleto hay un listado del material que incluye este kit…antes que tengaís un orgasmo mental, el kit no incluye ni armas, ni comida, ni medicamentos ni refugio, es más un elemento de señalización o prevención que un verdadero “equipo de supervivencia”. Por lo tanto, después de estudiarlo detenidamente, desde la TZSS creemos que este kit sólo es útil en estallidos de clase 1 y 2, relativamente útil en los de clase 3 y de poca utilidad en los de clase 4 (según la clasificación establecida por Max Brooks en su libro the zombie survival guide). De hecho, en el reverso del panfleto, la misma Z.E.R.O. afirma que ha desarrolado este kit para informar i “autorizar” al populacho general, ya que las posibilidades de sobrevivir aumentan cuando la gente esta imformada y coordinada. Así que nada de abrir el kit, sacar una «impaciente» y liarse a tiros con todo muerto que se mueva…

En fin, el contenido del kit (no por el orden que figura en el listado del kit):

1) 1 Cinta plástica de señalización con la inscripción “CAUTION ZOMBIE OUTBREAK ZONE” (Precaución, zona de ataque zombie). Unos 6 metros aproximadamente.

2) 4 Carteles de señalización de peligro. Vienen con diversas leyendas (todas ellas en inglés), desde “ZOMBIE CONTAINMENT, BITE HAZARD” (contención zombie, peligro de mordisco) a “DANGER, REANIMATED CORPSES” ( de verdad hace falta que lo traduzca??).

3) 1 pegatina visible en la oscuridad con el logo de Z.E.RO..

4) 1 CD-ROM “Electronic Training Supplement”, que incluye tres imágenes para el escritorio del ordenata y un cutre-juego bastante adictivo…

5) 1 póster de información “IN CASE OF ZOMBIE ATTACK” ( en caso de ataque zombie, es curioso, es la primera y única vez que lo llaman ataque y no se refieren este suceso como estallido o brote…).

6) 8 cartas de clasificación zombie. Se establecen 7 tipos de zombies en función de cuatro características: forma de transmision, fuerza, frecuencia de ingesta diaria y nivel de amenaza.

7) 8 cartas Z.E.R.O., donde se explican brevemente sus cuatro pilares fundamentales: seguridad, rescate, I+D y eliminación de los cadáveres.

8) 1 chapa de inentificación Z.E.R.O.. La típica chapa de imperdible con el logo de Z.E.R.O..

9) 1 “BITE KIT” (kit de mordisco). Contiene, a pesar de su dudosa utilidad, una toallita para limpiar y esterilizar la herida (recordemos, el mordisco de un zombie), una tirita y dos bastoncitos de algodón.

10) 8 pegatinas de señalización de peligro. Básicamente lo mismo que los carteles de señalización de peligro, pero más pequeñas, por eso vienen más, y con más variedad de textos. Una de ellas es una especie de “licencia” de exterminador de zombies que habilita al portador para eliminar correctamente los cadáveres según las directrices de Z.E.R.O. (con àcido, nunca por incineración).

11) 2 etiquetas de eliminación de zombies que se han de colocar en los pies de los cadáveres (como en las morgues) donde dice claramente, aunque en inglés, NO INCINERAR! PARA SER DESINTEGRADO POR UNA UNIDAD DE ELIMINACIÓ Z.E.R.O..

Y hasta aquí el contenido del kit. Sólo mencionar que el material gastado, así como kits adicionales , pueden ser adquiridos en la web www.warofthedead.com (la verdad es que aparte de salirme, la página de inicio, no me permite hacer nada más).

Eso es todo amigos!!

nota del traductor (o sea yo, que no sé nada de inglés): parece ser que los yankis tienen predilección por llamar “estallido zombie” o “brote zombie” (zombie outbreak) a lo que aquí llamamos “ataque zombie” o, últimamente gracias al famoso relato on-line, “apocalípsis zombie”. A pesar de ser consciente de la diferencia de términos, he preferido traducir “zombie outbreak” como “ataque zombie” por ser éste el término que habitualmente utilizamos yo y mis amistades cuando nos referimos a este tipo de sucesos….

Cartuchos, más cartuchos….

CLASIFICACIÓN

Existe una gran variedad de cartuchos de escopeta en el mercado que se pueden dividir en tres grandes grupos según su uso:

– Caza.
– Tiro deportivo.
– Militar/policial.

Los dos primeros grupos son legales, mientras que el uso del último está reservado a las FA o FFCCSSE (vamos, que no són de uso civil). La diferencia primordial entre un cartucho de caza y uno deportivo es el tipo de perdigón que carga (los de caza cargan perdigones más blandos y los deportivos perdigones más duros) y las cualidades balísticas que presentan (los deportivos han sido pensados para disparar a media –larga distancia y los de caza a corta-media).

Una primera clasificación de los cartuchos existentes la realizariamos en función de su calibre. Así los cartuchos se numeran según su calibre () del 4 (26’19 mm de ) al 36 (11’75 mm de ). El cartucho más común en el mundo es el denominado del 12, calibre 12 o galga 12, que a pesar de tener un diàmetro de antiaério ligero (20’2 mm) se utiliza para cualquier cosa que os podaís imaginar (que intervenga un arma de fuego, claro). La determinación del nº con el que se denomina al cartucho viene dada por un antiguo sistema de medida consistente en ver cuantas balas (bolas completamente esfèricas) de un determinado diámetro se podian hacer con una libra inglesa de plomo. Vamos, que galga 12 quiere decir que con una libra inglesa de plomo se pueden hacer 12 bolas de 20’2 mm de diámetro.

Dentro de un mismo calibre los cartuchos van numerados con 3 numeros: uno indica el tamaño del perdigón que lleva, otro la cantidad en gramos de plomo que carga y el último indica el tamaño de la recámara para el que sirve. Así, para el calibre que nos interesa, un cartucho marcado como 12/70 34g y nº8 quiere decir que se trata de un cartucho del calibre 12, recamarado para una recámara de 70mm y que carga 34 gramos de perdigones de 2’25 mm de diámetro (unos 513 perdigones).

Pero vayamos por partes como dijo Jack the ripper….

COMPONENTES DE UN CARTUCHO

Un cartucho de escopeta se compone de 6 componentes: vaina, culatín, pistón, pólvora, taco y perdigones.

La vaina es la envuelta exterior que contiene los componentes interiores. Actualmente se fabrica en polietileno de alta densidad, aunque todavia es posible encontrar modelos antiguos fabricados con cartón (los construídos con plástico son mucho más estables, fuertes e impermeables). La vaina puede presentar diversos tipos de cierre, siendo el más común el denominado en estrella, que puede ser de 6 u 8 puntas, aunque existen otros sistemas como tapa plástica, doblez en el extramo de la vaina, etc.

El culatín o culote es la pieza metálica, normalmente latón, situada en el extremo del cartucho y que tiene la función básica de alojar el pistón y reforzar el cartucho allí donde se produce la combustión de la pólvora. Actualmente tambien existen cartuchos con vaina enteramente plástica que pueden llegar a tener una balística igual de buena que uno con culatín metálico. A mayor tamaño de culatín, de mayor calidad es el cartucho y mejor balística presentará. Los tamaños típicos de los diversos culatines son:

– Tipo 1: 10 mm
– Tipo 2: 12 mm
– Tipo 3: 16 mm
– Tipo 4: 25 mm

El pistón o fulminante es el encargador de encender la pólvora al ser golpeado por la aguja percutora, dependiendo la calidad del disparo en gran medida en la características de la relación pistón-pólvora: para conseguir el máximo rendimiento, el pistón debe combinarse con una pólvora adecuada, consiguiendo que el chorro de fuego y la temperatura de la llama quemen la pólvora progresiva y regularmente. Una caracteríatica muy importante de l pistón es su “sensibilidad”, que es el rango de enérgia mecánica que se le ha de aplicar para que funcione y se mide en onzas x pulgada…para que lo entendaís, es la fuerza mínima con la que ha de ser golpeado para que funcione (esto impide que se “accione”accidentalmente al golpear contra el suelo al caer, por ejemplo). El pistón se divide en las siguientes partes:

– Vaina: es la pieza que acoge todo el conjunto que forma el pistón y presenta un orificio por el que sale la llama que quema la pólvora.
– Cápsula: es la parte del pistón sobre la que impacta el percutor y donde está contenida la pasta detonante o iniciadora.
– Yunque: contra la punta de esta pieza roza la pasta detonante oiniciadora al golpear el percutor. De su posicionamiento depende en gran medida la sensibilidad del pistón.
– Pasta detonante o iniciadora: es una mezcla de explosivos sensibles a la percusión, y otras substancias, produciendo su detonación (7000 m/s) y el chorro de fuego capaz de quemar la pólvora de forma uniforme.

La pólvora es el propulsor fundamental de los perdigones mediante los gases que se producen con su deflagración (3000 m/s) y existen dos tipos, de simple o boble base, en función de su potencial energético. Debido a su formulación, componentes, formas y usos, la variedad de pólvoras es enorme, se necesitaria más de un artículo para explicar con un cierto detalle este apasionante mundo, así que señalaré brevemente sus características:

– Progresividad, que es la velocidad de quemado. Las pólvoras rápidas aumentan y disminuyen muy rápidamente la presión en el conjunto recámara-cañón, mientras que las progresivas mantienen la presión uniformemente hasta que los perdigones abandonan el cañón. Si es demasiado progresiva quema despacio o no lo hace totalmente, no transmitiendo toda la energia y dejando restos en el cañón.
– Relación entre la presión de la cámara y la velocidad de los perdigones. La mejor pólvora es aquella que con una menor presión en la recámara es capaz de dar una mayor velocidad a los perdigones.
– Estabilidad, es el tiempo que tarda en ser peligrosa, o sea, inestable.

El taco es una pieza de plástico (también hay de cartón, corcho y fieltro) con una triple función, aprovechar al máximo la presión ejercida por los gases (sellando perfectamente el cañón), acompañar los perdigones durante su recorrido por el cañón (evitando su deformación) y amortiguar el retroceso del arma (absorviendo parte del impulso al doblarse la unión de sus dos copas). Se divide en tres partes, el vaso contenedor (donde van los perdigones), muelle o amortiguación (unión entre el vaso y la cazoleta) y la cazoleta. La dispersión de los perdigones depende en parte del taco. Así vasos cortos provocan una mayor dispersión. Los tacos de fieltro dispersan más que uno normal, pero no tanto como uno que contenga algun tipo de objeto en el centro del vaso.

Los perdigones son los proyectiles que dispara la escopeta y pueden ser de bismuto, acero o plomo, estos últimos con una pequeña proporción de antimonio para darles mayor o menor dureza. Así según la proporción que contenga de estos elementos se clasifican en normales, endurecidos, extraduros y magnum. Cuanto más duro sea un perdigón más lejos se puede tirar con él y mayor agrupación se consigue, pero menor capacidad de deformación, y por tanto de hacer daño, tiene(pero más huesos rompe…). Precisamente la dureza es una de las dos características que definen a un perdigón; la otra es su esfericidad. Ambas afectan a la uniformidad y dispersión del plomeo así como a su comportamiento balístico (tal y como he dicho antes). El tamaño del plomo viene expresado por un número, en una escala que va de varios ceros, para las postas, hasta el 12. Cuanro mayor sea el nº menor es el plomo. Como cierta vez leí, se considera que un buen cartucho es aquel capaz de agrupar los perdigones con un choke de ***:

– a 20 metros 15cm en cuadro
– a 30 metros 25cm en cuadro
– de 40 a 50 metros 35cm en cuadro

Las postas es todo proyectil con un peso superior a 1’5 gramos y alojado en un cartucho en un número superior a uno (es decir, hay como mínimo 2). Normalmente son esféricas, aunque ultimamente se han diseñado proyectiles prefragmentados en 4, 5 o más piezas que encajan perfectamente dentro del cartucho y que al ser disparo se dispersan (postas no esfèricas). Las postas son las reinas indiscutibles de la potencia de fuego a corta distancia: 9 proyectiles de 9mm viajando a una velocidad de 410 m/s y que a 20 metros de distancia cubren un cuadrado de 40 cm de lado, y 1 m² a 45 metros con full choke, pueden hacer mucho más que asustar….

Los cartuchos también pueden ir cargados con un solo proyectil, es decir con una bala, aunque es mucho menos precisa y con mucho menos alcance que la dispara por un rifle, sobretodo si se tiene en cuenta que las escopetas no suelen disponer de los elementos básicos de puntería necesarios para disparar con ella. Básicamente es un trozo de plomo, entre 28-32 gramos normalmente, que vuela a unos 425 m/s de una forma medianamente precisa. Según los fabricantes de munición el alcance efectivo de éstas es de 75 metros, pero siendo realistas se puede acertar a un blanco grande a 40-50 metros con un poco de suerte. Existen varios tipos de bala según su forma :

– Brenneke: el proyectil tiene la mayor parte de su peso en la parte delantera del mismo, de forma que mantiene su trayectoría hasta que pierde mucha velocidad (sobre unos 40 metros). Puede presentar estrías externas que la hacen girar (como en el tipo slug).
– Stendebach o hueca: tiene unas laminillas interiores que la “estabilizan” haciéndola girar (es bastante imprecisa).
– Slug: disponen de varios alerones exteriores que provocan que la bala gire de forma helicoidal (tal y como hace el rayado del cañón de un rifle).

Hay otros tipos de balas que aprovechan los diseños militares para cañones militares y que consiguen un alcance eficaz de hasta 100 metros. Así mismo también existen versiones de uso restringido (militar/policial) mucho más refinadas y que, según su fabricante, son capaces de perforar protecciones balísticas de clase II y III a distancias que oscilan entre los 35-50 metros (dependiendo del tipo concreto de bala).

Por último, entre muchas otras cargas que puede llevar un cartucho (balas de goma maciza, chevrotines, perdigones de plástico, etc) mencionare los flechettes, pequeñas flechas metálicas que tuvieron una gran difusión en Vietnam y que actualmente solo son usadas como medio antidisturbios por el ejército israelí.

Elección del cartucho adecuado (algunos consejos prácticos)

El tipo de cartucho a emplear va a depender de diversos factores que se han de analizar para cada caso en particular. En principio, debido a su poca precisión en comparación con las armas rayadas, no es aconsejable escoger un cartucho cargado con bala para la faena que nos atañe. Resultan mucho más interesantes los cartuchos cargados con perdigones o postas pues nos confieren una mayor posibilidad de impactar en el blanco que disparando un único proyectil. En caso de no seguir mi consejo, sobretodo no lo dispareís con una escopeta con full choke, es menos aconsejable todavía….

Así a distancias medias-largas sería aconsejable utilizar un cartucho del nº4 hasta el nº0 y en segundo lugar los cartuchos de tiro al plato, que suelen ser del 7 o 7’5. Para distancias cortas-medias lo mejor son las postas. Pero como lo más normal va a ser no tener tiempo para ponerse a decidir cuál es el cartucho más indicado para cada ocasión, aconsejo las postas. Aún así que cada uno practique y decida cuál es el más indicado.

Resumiendo un poco, la distancia efectiva de disparo depende del gramaje del cartucho, de la carga de pólvora, de la velocidad inicial y del arma que se dispare (longitud del cañón y choke que lleva). A mayor gramaje y diámetro del perdigón, mayor distancia efectiva de disparo. Claro que para ello se necesita mayor carga de pólvora, para proporcionarle una buena velocidad inicial, lo que provoca mayor presión en la recámara del arma y mayor retroceso (principio de acción-reacción: a mayor carga de perdigones, gramaje, y mayor la velocidad de éstos, mayor es el retroceso del arma).A menor longitud delcañón menor alcance y mayor retroceso. Los cartuchos dispersantes tan sólo son efectivos en disparos a menos de 18 metros.Una buena forma de memorizar todo esto es tener en cuenta que no se aconseja tirar con cartuchos con perdigón a partir del nº8 más allá de 40 metros.

También pensando en el cartucho ideal para vuestra arma teneís que tener en cuenta que si se trata de un arma semiautomática, los cartuchos ideales son aquellos con una presión mayor o igual a 500 kg/cm². En caso contrario vuestra arma podría fallar pues su mecanismo de recarga funciona normalmente a partir de estas presiones. Y seguro que fallaría en el momento menos indicado….(otro motivo más para escoger una escopeta de corredera).

En fin, creo que esto es todo. Como decía Super-ratón, no olviden armarse y superabastecerse de cartuchos….bueno, bién bién no era así, pero como despedida vale.

Como escoger compañera de baile

La luna allí colgada en lo más alto del cielo provoca que las sombras de los edificios se proyecten amenazadoramente sobre la calzada, como si se abalanzasen para cogerte…como si fuesen algunas de esos seres con los que te acabas de enfrentar…

La memoria es siempre constructiva, tiende a hacer que cualquier vivencia sea recordada de forma más bondadosa a como en realidad se vivió. No te has enfrentado, saliste por patas. Qué ibas a hacer?

La memoria juega malas pasadas, a veces. Otras simplemente se bloquea para proteger…el ver la silueta amenazante de los edificios de las afueras de la ciudad te ha hecho volver en sí, recordar el porque estás aquí. Y girar la cabeza y comprobar que ella está allí, mirándote fijamente, te ha corroborado lo real que es la pesadilla que estás viviendo. Poco a poco has sido consciente de lo sucedido, de lo que tu cabeza se ha apresurado a desterrar a un oscuro rincón para permitirte seguir con vida. Poco a poco aparecen recuerdos inconexos que rápidamente se ordenan como viñetas de un cómic. Todo ha sido real, sino que hace ella allí en el asiento del copiloto?

Todo fue muy rápido. Cuando todavía dudabas si levantar las manos, si realmente alguién tenía autoridad sobre los acontecimientos macabros que estaban sucediendo, cuando inocentemente pensaste que la habías jodido por robar en la tienda, entonces el destino te enseñó que solo jugaba…Unos ruidos de la tienda alertaron a los polis, que pensaron que algún “cómplice” tuyo se había entretenido. Así que por avaricioso, pensaron que lo pillarían con las manos en la masa. Sería una buena mención para su expediente, o eso pensaría el que se adelantó y se introdujo en la tienda desatendiendo los avisos de precaución de su compañero. De valientes hay en todos los sitios, sobretodo en los cementerios…aunque quizás ya no queden tantos allí. No pudiste articular palabra, pero tampoco hubiese servido de nada. Tampoco hiciste demasiado caso de las órdenes del que se había quedado contigo, que te conminaba a dejar todo en el suelo y darte la vuelta. Se oyeron más ruidos dentro de la tienda, un quién va y una orden de detenerse…para cuando se oyeron las dos detonaciones, tus manos estaban apoyadas contra el coche patrulla y estabas con las piernas separadas. Pero se detuvo el cacheo ante el giro de la situación. Escuchabas una lejana voz en off, la del poli, que te preguntaba quién coño había allí adentro y si estaba armado. Empezó a llamar a su compañero a gritos, mientras te sujetaba como podía y buscaba algo en su cinturón: iba ha esposarte.

Sería el fin. Sabías lo que había ahí adentro, o almenos lo podías imaginar. Sabías que chillando lo único que conseguiría es atraerlo hacía afuero. A eso y a cualquier otro que hubiese a 1 kilómetro a la redonda. TIPOS DE ESCOPETAS

Comercialmente existen una amplia variedad de modelos y clases de escopetas para uso deportivo (las escopetas para uso militar/policial suelen ser adaptaciones de estos modelos si bien últimamente se están desarrollando modelos específicos). De todas ellas tan sólo centraremos nuestra atención en dos tipos, la escopeta semiautomática y la escopeta de repetición. Empezaremos por la última.

La de arriba es el tipo de escopeta de repetición (arma de fuego que se recarga después de cada disparo mediante un mecanismo accionado por el tirador que introduce en el cañón un cartucho colocado previamente en el depósito de municiones) más común del mundo, las mal llamadas “pajilleras” y oficialmente designadas como “de bombeo” o “corredera”. Existen otros mecanismos de recarga como el cerrojo (aunque sea algo bastante inusual para una escopeta) o la palanca, pero el modelo más difundido es este, así que por algo será…Actualmente existen algunos modelos que funcionan como un gran revólver de doble acción, pero solo para usos militares/policiales.

Este otro tipo es la denominada semiautomática (arma de fuego que después de cada disparo se recarga automáticamente y con la que sólo es posible efectuar un disparo al accionar el disparador cada vez). Dispone de un mecanismo, accionado por los gases producidos en el disparo, para recargarla.

Una “pajillera” es un arma sencilla, ya que su accionamiento es totalmente mecánico, y por lo tanto fiable (se puede accionar aún sumergida en el barro) y es la principal ventaja que presenta frente a una semiautomática, que requiere un mayor entretenimiento y es susceptible a atascos producidos por la suciedad y el polvo. Así mismo suelen ser bastante más compactas que la “semi” ya que su cajón de mecanismos es más sencillo y pequeño. La última ventaja a destacar es que el nº de cartuchos que puede alojar su cargador no está limitado normativamente: la capacidad está limitada a la longitud del cañón, ya que el cargador tubular suele ser del mismo tamaño que éste (así la capacidad máxima comercializada es de 7 cartuchos + 1 en la recámara frente a los 4+1 de las semi). Pero presentan dos desventajas frente a las semi: las pajilleras necesitan ambas manos para ser accionadas y el movimiento de accionar el mecanismo de recarga provoca que se desencare el objetivo, lo que no la hace tan efectiva para tiro rápido como la semi. Otra desventaja que tiene y que mencionaré a modo de anécdota, ya que para nuestro uso no nos ha de afectar, es que es difícil de accionarla en posición de disparo “cuerpo a tierra”. Lo peor de ambas, el defecto realmente importante, es que no disponen de ningún tipo de cargador extraíble, todos son tubulares, lo cual aumenta el tiempo de recarga del mismo (se puede hacer eterno meter uno a uno los 7 cartuchos que cogen en la escopeta cuando un zombie te está royendo el tobillo…). Peor aún, este tipo de cargadores, los tubulares, suelen ser susceptibles de producir interrupciones si reciben algún golpe y se abollan (se deforman).

Resumiéndolo para que os quede claro:

Ventajas:

– Pajilleras:

1. Fiabilidad .
2. Capacidad del cargador.
3. Manejabilidad (compactas).
4. Precio más asequible.

– Semiautomáticas:

1. 1 sola mano.
2. Tiro rápido.

Desventajas:

– Pajilleras:

1. Tipo cargador.
2. Movimiento de recarga.
3. Necesitan ambas manos.

– Semiautomáticas:

1.Tipo de cargador.
2. Capacidad del cargador (2 ó 4).
3. Interrupciones (1 cada 250 disparos).
4. Menor manejabilidad.
5. Mayor precio

Ahora que ya sabéis el tipo de escopeta que tenéis que comprar, os daré una breve descripción de las partes de una escopeta.

CLASE DE ANATOMIA (partes de la escopeta)

– Cañón: se considera que para las escopetas semi y las de repetición la longitud ideal del cañón ha de ser de entre los 60 y 71 cm. La longitud no afecta de forma significativa a la balística del arma, pero sí a la puntería y a la manejabilidad (a más longitud se facilita la puntería pero se disminuye la manejabilidad). Cuanto más corto sea un cañón más rápidamente se dispersará el disparo, pero más incontrolables será el arma (mayor retroceso). Los hay de diferentes tipos (forjados en frío o en caliente), materiales (aleaciones de acero con Cr, Ni o Mb) y diferentes calidades (como mínimo han de aguantar presiones de 900kg/cm²). Existen cañones estriados pero que solo son útiles para disparos a menos de 15 metros.
– Choke o gollete: se trata de una pieza que influye, junto a la longitud del cañón, en la dispersión del disparo, es decir, afecta en la velocidad con la que se abre el haz de perdigones según la distancia recorrida por los mismos. El choke o gollete es una pieza metálica, fija o intercambiable, situada en la bocacha del arma (extremo del cañón) que sirve para obturar en mayor o menor grado, dependiendo del estrechamiento paulatino que presente, al obertura del cañón. Cuanta mayor obturación más rápida es la dispersión del tiro. Los chokes o golletes vienen marcados con unas escalas , normalmente con señales *; cuantas más estrellas (*), menor obturación.
– Culata: es la pieza fundamental que permite el encare del arma y tendría que ser adaptada al tirador, es decir, hecha a la medida de este. La normal para las escopetas semi y repetidoras es la culata tipo “pistolet” que no hay que confundir con el pistolet que presentan algunos modelos (como el de los fusiles de asalto). Las hay de diversos materiales, siendo el más frecuente la madera de nogal, aunque últimamente las fibras y materiales sintéticos están en alza.
– Solista de ventilación: es la pieza de metal situada encima del cañón y que sirve como principal elemento para apuntar el arma. Pocos modelos disponen de alzas (algún modelo destinado a uso militar/policial)

CARTUCHERÍA

Debido a la amplia gama existente, este apartado requiere un artículo a parte, así que aquí sólo haré una breve reseña.

Los cartuchos utilizables para escopetas del 12 se pueden dividir en dos grupos básicos. Los normales (70 mm de longitud) y los magnum (76 mm de longitud). Las armas con recámara para cartuchos pueden utilizar ambos tipos mientras que con un arma con recámara para cartuchos de 70 mm de longitud tan solo puede disparar de este tipo. Los cartuchos vienen numerados con un nº que indica el tamaño de los perdigones que aloja. Cuanto mayor sea el nº, menor es el perdigón: sí la escala va del nº 12 ( 1’25 mm) hasta 0 (4’25 mm) o más 0 (00, 000, …etc). También existen cartuchos cargados con balas pensados para ser disparados con la escopeta a distancias efectivas de 35-50 metros.

MOSSBERG 500 PERSUADER

Calibre: 12/76 Largo total: 95’8 cm Cañón: 47 cm Culata: 36’83 cm Recámara: 76 mm Capacidad: 5+1 Peso: 3’178 g (cargada).
Descripción general: Escopeta de bombeo, seguro en cajón de mecanismos y martillo interno .Sin banda y con punto de mira. Aleación anodizado negro con culata de polímero.
Observaciones: Que decir de ella salvo que fue mi primer amor…. compacta, manejable y segura, la mossberg serie 500 es una de las escopetas de bombeo de diseño más fiable y precio económico. El cerrojo dispone de dos extractores (lo que asegura la extracción del cartucho), el mecanismo de corredera está conectado por dos barras y el elevador es de tipo hueco (lo que permite solventar problemas de cartuchos atascados). El seguro está colocado en la parte superior trasera del cajón de mecanismos, lo que permite su rápido accionamento con la misma mano que dispara.

MOSSBERG M500 BULLPUP

Calibre: 12/76 Largo total: 72’4 cm Cañón: 47 cm Culata: 9 cm Recámara: 76 mm Capacidad: 5+1 Peso: 3’178 g (cargada).
Descripción general: Escopeta de bombeo, seguro integrado en el pistolet y martillo interno . Configuración bullpup con asa de transporte y alza integrada. Aleación/ polímero negro.
Observaciones: Un arma que parece sacada de alguna película, pero real. Adaptación de la M500 con no sé que propósito, me imagino militar/policial, dándole una configuración bullpup, consiguiendo una escopeta mucho más compacta y manejable. Dispone de un sistema de amortiguación pero aun así el retroceso es considerable. El cargador tubular queda fuertemente protegido por la extructura que lo envuelve, lo que la hace menos vulnerable a los golpes. Otra peculiaridad es su pistolet con el seguro integrado en él, lo que tan sólo permite que el arma se dispare cuando el tirador la sujeta positivamente. Mencionar que la falta de cargadores extraíbles no me permite coronarla como la escopeta ideal (legal) con la que dar la bienvenida a los nomuertos, pero va ha a ser lo más parecido que vaís a encontrar en el mercado…

870 EXPRESS HOME DEFENSE

Calibre: 12/76 Largo total: 97’78 cm Cañón: 47 cm Culata: 35’36 cm Recámara: 76 mm Capacidad: 4+1 Peso: 3’291 g (cargada).
Descripción general: Escopeta de bombeo, seguro en el guardamonte y martillo interno .Sin banda y con punto de mira . Aleación anodizado negro con culata de polímero.
Observaciones: otro ejemplo clásico de escopeta de bombeo de otra marca conocida. Creo que algo inferior a la Mossberg y sobretodo más cara. Su denominación ya hace referencia para lo que ha sido diseñada…
Existe una versión con el cargador prolongado y 7 cartuchos, más 1 en la recámara, de capacidad.

870 SPS MARINE MAGNUM

Calibre: 12/76 Largo total: 97’79 cm Cañón: 47 cm Culata: 36’51 cm Recámara: 76 mm Capacidad: 5+1 Peso: 3’405 g (cargada).
Descripción general: Escopeta de bombeo, seguro en el guardamonte y martillo interno .Sin banda y con punto de mira . Aleación niquelada con culata de polímero negro.
Observaciones: variación de la escopeta anterior con acabados niquelados que le permiten aguantar mejor la corrosión (la mossberg también tiene variantes similares) pero que la hacen muy visible.

BERETTA 1201f

Calibre: 12/76 Largo total: 133 cm Cañón: 71 cm Culata: 36’8 cm Recámara: 76 mm Capacidad: 2+1 Peso: 3’13 g (vacía).
Descripción general: Escopeta semiautomática, seguro en el guardamonte y martillo interno .Con banda de ventilación . Aleación anodizado negro y culata de polímero negro.
Observaciones: la versión sencilla del arma del video de entrenamiento….ya pensareís como correr con sus 133 cm a través de cualquier espacio que no sea un prado despejado…

BERETTA 1201fp

Calibre: 12/76 Largo total: 106 cm Cañón: 52 cm Culata: 36’8 cm Recámara: 76 mm Capacidad: 5+1 Peso: 2’85 g (vacía).
Descripción general: Escopeta semiautomática, seguro en el guardamonte y martillo interno .Sin banda de ventilación y con alza abierta . Aleación anodizado y culata de polímero negro/ gris oscuro.
Observaciones: esta es la versión compacta de la escopeta anterior y aún así es mucho más grande que las otras escopetas de bombeo mostradas. Es la única de todas que presenta alzas, lo que permite una rudimentaria puntería en caso de disparar con cartucho de bala. Algo muy importante es que para utilizar este arma legalmente se tendría que limitar la capacidad de su cargador a tan sólo 4 cartuchos modificándola en un armero autorizado para ello; en caso contrario es un arma ilegal.