Menú Cerrar

Categoría: Frases

Frase para meditar

«Aunque supieses lo que hacer, no sabrías lo que hacer…»

Escuchada hace poco en una gran película que os recomiendo ver.

No sé si es por su musicalidad, por el juego de tiempos verbales o porque invita a una profunda reflexión sobre lo realmente preparados y dispuestos que estamos a hacer con tal de sobrevivir, pero no ha dejado de dar vueltas en mi cabeza desde que la escuché.

Meditarla con detenimiento.

El evangelio según San Mateo

27:45 Desde el mediodía hasta las tres de la tarde, las tinieblas cubrieron toda la región.

27:46 Hacia las tres de la tarde, Jesús exclamó en alta voz: «Elí, Elí, lemá sabactani», que significa: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?» Salmo 22, 2 Marcos 15, 34

27:47 Algunos de los que se encontraban allí, al oírlo, dijeron: «Está llamando a Elías».

27:48 En seguida, uno de ellos corrió a tomar una esponja, la empapó en vinagre y, poniéndola en la punta de una caña, le dio de beber. Salmo 69, 22 Marcos 15, 36 Lucas 23, 36 Juan 19, 28-29

27:49 Pero los otros le decían: «Espera, veamos si Elías viene a salvarlo».

27:50 Entonces Jesús, clamando otra vez con voz potente, entregó su espíritu.

27:51 Inmediatamente, el velo Éxodo 26, 31-33 2 Crónicas 3, 14 Marcos 15, 38 del Templo se rasgó en dos, de arriba abajo, la tierra tembló, las rocas se partieron

27:52 y las tumbas se abrieron. Muchos cuerpos de santos que habían muerto resucitaron

27:53 y, saliendo de las tumbas después que Jesús resucitó, entraron en la Ciudad santa y se aparecieron a mucha gente.

27:54 El centurión y los hombres que custodiaban a Jesús, al ver el terremoto y todo lo que pasaba, se llenaron de miedo y dijeron: «¡Verdaderamente, este era Hijo de Dios!»

Y no te digo nada y te lo digo todo.

Entrada relacionada: Corpus Domini