Menú Cerrar

La matanza de Texas

Poster original de La Matanza de Texas

La sorprendente irrupción de Romero en el panorama audiovisual no sólo le creó una meritoria fama que aun arrastra sino que sirvió como piedra de toque de numerosos nuevos cineastas que bebiendo de sus fuentes dieron el gran salto.

Las óperas primas de futuros artesanos del género como John Carpenter, Wes Craven y Tobe Hooper siguen ese patrón de cine casi sucio, granuloso, semi documental, alejado del cartón piedra, efectivo y efectista, implacable y bizarro, horror sanguinolento, grotesca farsa macabra, pura poesía en movimiento, cine visceral hecho desde las entrañas y con los escasos medios tanto económicos como técnicos existentes en los 70 para un novel sin nombre.

Tobe Hooper fue el primero en despuntar –luego lamentablemente se perdería en proyectos más ambiciosos para los que no estaba capacitado hasta llegar al actual olvido- con el icono por excelencia del cine de terror contemporáneo, la inigualable y luego repetida hasta la saciedad figura del “psycho killer”, que cubierto con la máscara de turno –sin duda mi favorita es la de hockey hielo de Jason Voorhes- y con el arma asesina de turno en ristre no dejaba adolescente con cabeza. Casi sin pretenderlo, en los fotogramas que el director realizó puede perfilarse el embrión de un filón que daría durante los siguientes años millones y millones de dólares a la industria a través de seudo imitaciones, plagios, copias… -la mayoría directas a vídeo- y que vino a llamarse “splatter”, que no es más que el subgénero más bestial del gore. Por méritos propios “La matanza de Texas” se ha convertido en todo un clásico moderno.

Un hito de una dimensión tan descomunal como lo es ya su protagonista principal el matarife “Leatherface” (cara de cuero), miembro de una de las familias más sádicas, retorcidas y devastadoras de la América profunda, no olvidemos que la acción tiene lugar en el estado de Texas.

El filme presenta una atmósfera malsana y enfermiza repleta de colores fuertes y realistas y un sonido directo que mezcla con habilidad ruidos de objetos y palabras. La violencia es gratuita pues llega de pronto y ya no te abandona, una violencia caótica e incontrolable y que funciona de perfecto engranaje entre el terror más clásico y el explotado gore, a pesar que la mayoría de las muertes acontecidas se muestran desde la distancia, sin ensañarse en la parte más sangrienta del acto. Hablaríamos del inicio de las snuff movies, ya que al ser los actores no profesionales sus óbitos son puro “cinema verité”.

Argumento:

Cinco amigos, dos de ellos hermanos la hermosa Sally y el paralítico Franklin, se disponen a pasar un agradable fin de semana en una casa que los padres de los hermanos tienen en el campo.
Tras un incidente acontecido tras recoger a un desquiciado autostopista, que incluso se corta la mano con un cuchillo, llegan finalmente a su idílico destino. Dos de ellos quieren refrescarse por lo que se alejan en busca de un tranquilo lago, pero en su camino hallan una casa, aparentemente abandonada. La curiosidad les puede y penetran en ella sin imaginarse que su morador es un peligroso matarife que con la cara cubierta con la piel de pretéritas víctimas hará de ellos auténtica carne picada.

Su ansiedad no quedará satisfecha y junto a sus orates familiares irán en busca del resto de muchachos convirtiendo la estada en un auténtico viaje al infierno.

Datos curiosos:

1.- Costó alrededor de cien mil dólares. Fue filmada entre el 15 de julio de 1973 y el 14 de agosto de 1973 (siete días a la semana, 16 horas al día).

2.- El personaje de Leatherface, al igual que Norman Bates en “Psicosis” o Buffallo Bill en “El silencio de los corderos”, está basado en la figura real de Ed Gein. Gein, de padre borracho y madre fanática religiosa, se convirtió muy pronto en uno de los más famosos serial killers americanos. Pues además de profanar tumbas, practicar la necrofilia y el canibalismo, colgar a sus víctimas en ganchos y rajar sus cuerpos, se vestía con las pieles humanas de éstos a modo de tribal ritual.

3.- Para el título se barajaron diversos nombres como: ”Leatherface”,Scum of the Earth”, “Head Cheese” o “Chain Saw.

4.- La escena de la cena familiar fue rodada de un tirón. Durante las 36 horas que ésta duró las altas temperaturas provocaron continuos desmayos, aspecto que no hacía sino retrasar el plan de rodaje previsto. Marilyn Burns (Sally) señaló posteriormente que aquello no es que pareciera el infierno, que era el infierno. El motivo de esta decisión radica en el hecho que John Dugan, que interpreta al abuelo, no quería maquillarse continuamente, por lo que exigió maquillarse sólo una vez y aprovechar al máximo esa situación.

5.- Los esqueletos humanos esparcidos por la casa al final de la película eran esqueletos humanos reales. Se usaron de humanos reales porque un esqueleto humano de La India era mucho más barato que un esqueleto de plástico falso.

6.- La película, que se rodó en orden cronológico, se financió gracias a los beneficios que produjo en taquilla la anterior película de la productora Vortex, el mítico film porno “Garganta profunda” (1972).

7.- Gunnar Hansen llevaba tacones de tres pulgadas de alto para dar más sensación de grandeza, aun así corría más rápido que Marilyn Burns, por lo que en la escena de la persecución final por el bosque tenía que hacer cosas al azar como dar bandazos al aire para ralentizar su ritmo.

8.- Tobe Hooper intentó que calificaran su película como “PG” (autorizada a menores si van acompañados) y para ello redujo la violencia y usó un lenguaje apropiado, pero a pesar de las modificaciones, los “calificadores” insistieron que la valoración que se merecía era “R” (sólo mayores de 18 años), lo que mermó en parte el taquillaje.

9.- El film tuvo varias secuelas/remakes/precuelas:
En 1986 el propio Hooper dirigió la segunda parte donde se recuperaba a la familia matarife añadiendo eso sí nuevas caras, como Dennis Hooper, Caroline Williams y Bill Jonhson como “Leatherface.”
En 1990, la tercera parte dirigida por Jeff Burr y con Viggo Mortensen y R.A. Mihailoff como Leatherface en el reparto.
En 1994, la cuarta parte dirigida por Kim Henkel y con Matthew McConaughey, Renée Zellweger y Robert Jacks como Leatherface en el reparto.
En 2003, se hizo un remake del original dirigido por Marcus Nispel y con Jessica Biel y Andrew Bryniarski como Leatherface en el reparto.
En 2006 se hizo una precuela del remake dirigida por Jonathan Liebesman y con Jordana Brewster y Andrew Bryniarski como Leatherface en el reparto.

Ficha artística:

Director: Tobe Hooper
Producción: Vortex/ Henkel/Hooper
Guión: Kim Henkel Y Tobe Hooper
Fotografía: Daniel Pearl
Música: Tobe Hooper y Wayne Bell
Montaje: Sallye Richardson y Larry Carroll
Duración: 84 minutos.
Intérpretes: Marilyn Burns (Sally), Allen Danziger (Jerry), Paul Partain (Franklin), William Vail (Kirk), Teri McMinn (Pam), Gunnar Hansen (Leatherface), John Dugan (Abuelo), John Larroquette (Narrador)

The Narrator

10 Comentarios

  1. taniki

    joooeerr cuantas partes!!! pos ahora así leido yo no tengo ni idea de ke parte he visto… empieza con la persecución de una tia en moto y empieza disparando al coche esa ke parte es? la segunda? traetelas todas hombre y pásalas, así ya las habré visto todas y podré opinar!! :-p kissotes peña (y gracias narrator por tu sabiduría cineasta!!)
    taluek

  2. zombi

    Fantástica, sin duda. Luego ya cuando aparece en las secuelas la dama del lago otorgándole la motosierra definitiva a Leatherface se vuelve un tanto… extraña… por decir algo…
    Tenéis que ver “Bay of blood” (“Bahía de sangre”, 1971), de Mario Bava, película que podríamos decir que inicia el género slasher/psico killer.

    ¡Saludos!

  3. emichatoX

    Increible pelicula deve ser, talvez la vea, amo el ogre jejeje. Muy buen articulo Narrator mis felicitaciones.

    Sigan a si zombiadictos XD

  4. emichatoX

    Increible pelicula deve ser, talvez la vea, amo el gore jejeje. Muy buen articulo Narrator mis felicitaciones.

    Sigan a si zombiadictos XD

  5. jasta

    yo primero el remake y eso me llevo a querer mas y ver la version original (igualmente con “La Noche de los Muertos Vivientes”), sencillamente gore puro, a veces me imagino que Leatherface va a entrar por la puerta de mi habitacion y lo unico que desearia seria tener una escopeta a mano para volarle la jodida cara (como a cualquier asesino sicopata de peliculas, ejemplo Jason aunque es “inmortal”)

  6. Pingback:Las colinas tienen ojos

  7. Slayer

    Aterradora, sin duda. La carencia de banda sonora a lo largo de la película hace que la tensión sea cotinua. Un clásico, y una de las películas más interesantes del género.

    La versión del 2003 no está nada mal, pero no tiene nada que ver con la original. Eso sí; en la del 73 no salía Jessica Biel, que ha sido un indudable aporte al argumento XD…

  8. cinefan

    jaja me encanta esa peliiiii!!!!!!
    yo he visto la del 2003 con jessica y la original con marilyn burns!
    todo un clasico!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *