Menú Cerrar

Phantasm

Phantasm

Tras dos realizaciones intrascendentes como son el drama “Jim: the world’s greatest” (1975) y la comedia juvenil “Kenny and company” (1976), el director Don Coscarelli entró por la puerta grande del miedo con una auténtica delicia de serie B del todo inclasificable y totalmente imprescindible. “Phantasm” (1979) es ante todo una rareza, una joya que abarca el terror, la ciencia ficción y la road movie. Todo ello envuelto y servido con unos condimentos de primera: un cementerio donde ocurren cosas extrañas, un siniestro enterrador -el mítico ‘hombre alto”-, un portal dimensional que comunica un mausoleo con un planeta rojo, unas esferas plateadas voladoras y que son capaces de taladrar cerebros, una tribu de zombis enanos con túnicas…


El mayor encanto de “Phantasm” radica precisamente en la dificultad para catalogarla dentro de un género determinado, en su asombrosa capacidad para dejar helado al espectador en la butaca del cine, la inclusión de una trama realmente confusa con una estructura circular y repetitiva, unos extraños personajes que te atrapan y ya no te sueltan, un ambiente de desasosiego obsesivo y enfermizo, que trasciende a unos lineales diálogos, y unas interpretaciones más bien de cartón piedra. Señalar que a medida que avancen las secuelas tanto los diálogos como las interpretaciones irán mejorando.

Destacar la aparición por primera vez de otro mítico icono dentro del cine de terror moderno: el inquietante “hombre alto”. Es verdad que no posee la aureola de inmortalidad y arraigo en la sociedad adolescente como la que tienen otros coetáneos como Freddy, Jason o Michael Myers, pero a diferencia de los anteriores, éste es un malvado más cercano y real con lo que sus acciones son más realistas y por tanto más terroríficas. Jason o Michael no dan pie al susto, pues si caes en sus manos ya estás muerto, no hay segundas oportunidades en la vida de los americanos.

La carrera cinematográfica de Coscarelli más allá de sus fantasmas tiene poca relevancia, pues se limita a una de aventuras de impecable porte “El señor de las bestias” (1982) y su tardía secuela “El señor de las bestias 2”, ya en los años noventa.

Argumento:

Mike, tras perder a sus padres, observa a su hermano Jody mientras éste asiste al entierro de su mejor amigo. Mike le sigue sin él saberlo pues está obsesionado con la idea de que, tras el funeral, abandone la ciudad para siempre. A la salida del cementerio, Mike es testigo de una extraña escena: un hombre alto alza el féretro, lo introduce en un coche fúnebre y desaparece. Mike describe la escena a su hermano que lo tomará por loco. Molesto por su actitud hacia él, vuelve al cementerio de Morningside al anochecer, entra en el mausoleo y allí halla la existencia de unos enanos, que en realidad son muertos revividos y reducidos de tamaño para trabajar como esclavos en otra dimensión, donde la gravedad es mucho mayor que en La Tierra. A su vez se hace con una poderosa esfera que pertenece al misterioso hombre alto, con quién se enfrenta tras ser descubierto.

Datos curiosos:

1.- Contó con un presupuesto estimado de $300,000 y recaudó $11,988,469 (USA).

2.- El rodaje se alargó casi un año porqué la filmación se centraba solamente en los fines de semana, ya que el equipo de filmación, que era alquilado, resultaba mucho más barato durante este espacio de tiempo. Por otro lado, el metraje original duraba más de tres horas, pero Don Coscarelli tuvo que hacer cortes hasta el resultado final emitido en cines.

3.- Los efectos especiales son muy rudimentarios, de hecho la mítica esfera de plata que sobrevuela todo la película fue guiada mediante hilo de pescar. Ésta fue lanzada por detrás de la cámara por un jugador de béisbol para más tarde ser dicho lanzamiento filmado al revés.

4.- El título proviene de textos literarios de Edgar Allan Poe. Se trata pues de una expresión frecuentemente utilizada por Poe en sus escritos.

5.- La génesis de la historia la hallamos en un sueño que tuvo el director en su adolescencia y que sin dudas le marcó. Una noche soñó que corría por un largo pasillo con paredes de mármol y sin fondo mientras una esfera voladora le perseguía y penetraba en su cerebro mediante una afilada aguja.

6.- Aunque parece muy alto, la verdad es que Angus Scrimm utilizaba trajes de tallas menores, así como alzas en los zapatos para dar esa sensación de altura desorbitada.

7.- El film fue catalogado por la censura como X debido a la escena de la esfera. El crítico del Times Charles Champlin llamó a un amigo suyo del comité que intercedió para rebajar la categoría hasta la R.

8.- La madre del director, la novelista Kate Coscarelli, aparece acreditada en la película como decoradora, maquilladora y responsable del vestuario.

9.- Como es habitual dentro del género, “Phantasm” tuvo varias secuelas, todas ellas escritas y dirigidas por Coscarelli. La segunda parte “Phantasm II” (1988), la mejor de todas ellas, retoma el argumento de la primera y aunque carece de la originalidad y el buen hacer de su predecesora nos aporta más información acerca las motivaciones del “hombre alto” para profanar cementerios y avanza en la relación entre Mike y Reggie. Rodada con tres millones de dólares, esta secuela está repleta de tensión gracias al acierto de una fascinante puesta en escena. “Phantasm III. Lord of the Dead” (1993) resulta fallida en todos los sentidos, pues no es más que un refrito de las dos anteriores y repite sin pudor el mismo esquema argumental. “Phantasm IV: Oblivion” (2003) es la última propuesta estrenada. La quinta parte está todavía en post-producción.

Ficha artística:

Año: 1979
Dirección: Don Coscarelli
Producción: Don Coscarelli y Paul Pepperman.
Guión y fotografía: Don Coscarelli
Vestuario, maquillaje y decorados: Kate Coscarelli
Actores: A. Michael Baldwin (Michael ‘Mike’ Pearson), Bill Thornbury (Jody Pearson), Reggie Bannister (Reggie), Lynn Eastman (Sally), David Arntzen (Toby), Angus Scrimm (Tall Man)

Trailer original:

The Narrator

3 Comentarios

  1. zombi

    El Hombre Alto atormentó mi infancia. Creo que es lo que más pesadillas me ha podido llegar a producir nunca. Eso o los zombis.
    Me parece raro, visto ahora, el momento “disciplina Bene Geserit” de mete la mano en la caja y aguanta. Por lo demás, es una película magnífica.

  2. kalzakath

    A mí me daba un miedo bestial de crío, ya de adolescente ví la segunda y tercera parte y la verdad es que mi favorita es la segunda. ¿Vale la pena ver la cuarta?

  3. Pingback:Pasquale Jass

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *